Pal de parada

¿A quién beneficia el transporte público?

facebook ¿A quién beneficia el transporte público?0twitter ¿A quién beneficia el transporte público?0google ¿A quién beneficia el transporte público?0linkedin ¿A quién beneficia el transporte público?0buffer ¿A quién beneficia el transporte público?

 

Trambaix entrant a Cornellà Centre2 500x252 ¿A quién beneficia el transporte público?

A sus usuarios

Los usuarios del transporte público disfrutan de una manera económica y rápida de moverse, con una calidad de servicio muy alta y una implantación en prácticamente todos los municipios del área metropolitana de Barcelona.

A la sociedad

El transporte público es parte fundamental de una sociedad justa y con igualdad de oportunidades. Garantiza el derecho a la movilidad de todos los ciudadanos, sin que tengan que disponer de permiso de conducción y recursos económicos para contar con su propio coche o moverse en taxi.

A quienes se mueven en coche

Quienes no optan por el transporte público también se ven beneficiados por él. Y es que los millones de personas que utilizan metro, trenes y autobuses descongestionan las calles. Como podemos comprobar cuando hay alguna huelga de transportes, Barcelona sería inhabitable por sus enormes atascos si no existiera una red de transporte público.

Pal de parada2 500x375 ¿A quién beneficia el transporte público?

Al medio ambiente

El cambio climático es una realidad, y también lo es la acumulación de partículas y contaminantes cancerígenos en el aire que respiramos, que después se filtra en la tierra donde crecen los alimentos que comemos. Si no existiera el transporte público, la boina de suciedad que se forma cada pocos meses en nuestra ciudad sería permanente. La situación actual es muy grave: imagínatela de forma permanente.

A la salud

La contaminación no solo afecta a la naturaleza. Cada año miles de personas mueren por enfermedades derivadas de la contaminación automovilística. No cabe duda de que esta cifra se multiplicaría si hubiera muchos más coches circulando por la ciudad. Además, el transporte público tiene un índice de siniestralidad infinitamente menor que el de los coches, por lo que optar por viajar en él supone menos heridos y muertos.

Captura de pantalla 2012 05 26 a las 18.37.53 300x155 ¿A quién beneficia el transporte público?

A la economía

El transporte público proporciona innumerables beneficios económicos para nosotros mismos y para nuestra administración. Para las familias, supone la forma más barata de moverse por la ciudad (por lo que cuesta un seguro para coche y la gasolina, podemos comprar billetes todo el año). Para las administraciones es un importantísimo ahorro de dinero, porque al aprovechar mejor los recursos públicos se evita la construcción y mantenimiento de costosas infraestructuras para absorber la muy superior demanda de espacio para el vehículo privado. Además, prácticamente el 100% del petróleo que consumen los coches se importa desde el extranjero, desequilibrando nuestra balanza comercial. También los atascos tienen un coste económico en tiempo de producción perdido, deterioro ambiental y urbano y accidentes, que supone el 1% del PIB de la Unión Europea y que para España se calcula en unos 15.000 millones de euros al año.

Indirectamente, al ayudar a reducir la contaminación y los accidentes se ahorra dinero en sanidad y en sanciones a nuestro país aún mayores por contaminación.

¿Hay que primar el transporte público?

Generalmente esta pregunta acaba apareciendo en los debates sobre movilidad sostenible tarde o temprano. ¿Hay que dedicar dinero público al transporte público? La respuesta es radicalmente sí. Como hemos visto, la movilidad sostenible beneficia incluso a quienes no optan por ella: los conductores tienen tráfico más fluido, todos los ciudadanos disfrutamos de una ciudad más sana y segura, gastamos menos en impuestos y se ocupa menos espacio público propiedad de todos. Sin embargo, el uso del coche solo beneficia a quien lo usa, pero somos todos quienes padecemos sus externalidades negativas en forma de contaminación, ruido, uso de espacio público y accidentes.

Por eso, atendiendo al principio que marca que el dinero de todos debe gastarse en lo que beneficie al bien común, el transporte público debe estar subvencionado, lo cual garantiza que siga siendo un servicio accesible a todos, cohesionador de la sociedad y democratizador.

facebook ¿A quién beneficia el transporte público?0twitter ¿A quién beneficia el transporte público?0google ¿A quién beneficia el transporte público?0linkedin ¿A quién beneficia el transporte público?0buffer ¿A quién beneficia el transporte público?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>