castellana

Carsharing y coche compartido: dando un uso sostenible al coche

facebook Carsharing y coche compartido: dando un uso sostenible al coche0twitter Carsharing y coche compartido: dando un uso sostenible al coche0google Carsharing y coche compartido: dando un uso sostenible al coche2linkedin Carsharing y coche compartido: dando un uso sostenible al coche0buffer Carsharing y coche compartido: dando un uso sostenible al coche

En ecomovilidad.net estamos convencidos de que sobran coches en nuestras ciudades. Es una cuestión de espacio, contaminación acústica y atmosférica y accidentalidad. Pero también sabemos que en ocasiones el coche es necesario, de modo que el vehículo privado no debe convertirse en un enemigo sino en un medio más que tenga la importancia que merece (mucho menor que la actual) en la ciudad de acuerdo a sus ventajas y las externalidades que produce. Por eso hoy queremos presentar dos formas complementarias de utilizar el coche minimizando sus efectos negativos sobre la ciudad: el carsharing y el coche compartido.

Carsharing: tener coche sólo cuando lo necesitemos… sin poseerlo

fotonoticia 20110915185824 500 300x242 Carsharing y coche compartido: dando un uso sostenible al cocheEn una ciudad como Madrid, la mayoría de la gente no necesita coche para sus tareas cotidianas, como ir al trabajo, a estudiar o a actividades de ocio. Pero siempre hay ocasiones en las que surge la necesidad: tener que llevar a unos familiares al aeropuerto, trasladar unos muebles, hacer una compra grande, ir a algún sitio sin transporte público… Muchos deciden comprarse un coche para utilizarlo en estas ocasiones, ocupando espacio público en la calle para una máquina que pasa días y días sin uso y pagando seguro, mantenimiento y otros costes fijos.

El carsharing es una forma de reducir el número de coches en la ciudad: en vez de que miles de personas tengan un coche cada una para usarlo una vez a la semana, con el carsharing hay una flota más reducida que pueden utilizar cuando lo necesiten. De este modo, la gente ahorra en los gastos del coche (hasta 5000 euros al año, según la empresa Respiro) y en la ciudad hay menos coches. Además, al ser una flota más pequeña es más fácil mantenerla al día en tecnologías que reduzcan las emisiones.

Su funcionamiento es muy sencillo. Sólo tenemos que hacernos socios de una empresa de carsharing, que nos entregará un carnet de miembro. Cuando necesitemos utilizar un coche, podemos reservarlo (llamando por teléfono, a través de internet, con una aplicación en el móvil) e ir a recogerlo a uno de los garajes que la empresa tiene repartidos por la ciudad. Allí el coche se abrirá automáticamente al pasar nuestra tarjeta de socio por su lector. Los coches de carsharing pueden circular por áreas de prioridad residencial y el combustible va incluido: si necesitamos repostar, pagamos con una tarjeta que el coche lleva en la guantera.

El pago es por hora de uso (con tarifas desde 3,5 euros) o por jornada (desde 39 euros), pudiendo utilizarlo entre media hora y una semana. Para ser socio, nos solicitan tener carnet de conducir con al menos dos años de antigüedad. Algunas de las empresas que se dedican a ello en nuestra ciudad son BlueMove Carsharing o Respiro, que ofrece un descuento del 50% en la cuota anual a los usuarios de abono transporte.

Coche compartido: misma ruta, mismo horario… ¿diferente coche?

Captura de pantalla 2011 11 07 a las 09.57.26 300x272 Carsharing y coche compartido: dando un uso sostenible al cocheEn los últimos años, muchas empresas se han trasladado a las afueras, donde el terreno es más barato, obligando a sus miles de empleados a salir de la ciudad para acudir a su trabajo. No es extraño ver atascos cada mañana en las carreteras. Filas de cientos de coches con una persona sola en su interior. ¿Cuántos de esos conductores serán compañeros de trabajo y hacen una ruta casi idéntica para ir al mismo lugar? Si dos personas compartiesen coche, habría uno menos en el atasco. En eso se basan los sistemas de coche compartido: poner en contacto a dos personas que hacen el mismo camino para que viajen juntas cada mañana.

Por supuesto, esto es mucho más fácil en grandes empresas o universidades en las que al acudir tanta gente no es complicado encontrar dos, tres o más personas con el mismo origen. Compartir coche tiene muchas ventajas, porque al bajar el número de coches los atascos se reducen, así como la contaminación y los ruidos. Para los viajeros supone además un ahorro de dinero (pagan la mitad en gasolina) y tiempo (al reducirse el atasco). Y por qué no, ayuda a socializar con los compañeros de trabajo o estudio en un entorno menos estricto.

Los sistemas de coche compartido pueden ser de todo tipo. Puede ser un corcho en el pasillo en el que cada uno cuelgue su ofrecimiento o demanda de plazas y la zona desde la que viaja, un departamento de la empresa o universidad que se ocupe de poner en contacto a los trabajadores o una web dedicada a ello como Amovens, Comuto o Conduzco.es.

Las webs de coche compartido también se pueden utilizar para que unas vacaciones nos salgan más baratas, porque en ellas podemos encontrar alguien que vaya a hacer el mismo recorrido de ciudad a ciudad que nosotros.

facebook Carsharing y coche compartido: dando un uso sostenible al coche0twitter Carsharing y coche compartido: dando un uso sostenible al coche0google Carsharing y coche compartido: dando un uso sostenible al coche2linkedin Carsharing y coche compartido: dando un uso sostenible al coche0buffer Carsharing y coche compartido: dando un uso sostenible al coche
Sobre el autor
Licenciado en Comunicación Audiovisual, redactor y coordinador de proyectos en redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

11 thoughts on “Carsharing y coche compartido: dando un uso sostenible al coche

  1. Evidentemente todo requiere un esfuerzo. No todo el mundo tiene el mismo horario, pero tendremos que ceder un poco entre todos e intentar organizarnos ;) Si un día no se puede compartir coche no pasa nada, pero si los otros cuatro si, pues genial

    1. Lo que ocurre es que cuando existe un compromiso y un pago a cuenta de ese servicio, no valen esfuerzos porque implícitamente estas obligado a transportar a la otra persona.
      Si un día “no puedo porque voy al médico” otro “porque me apetece tomarme una caña (sin alcohol) con mis compañeros de trabajo porque ha sido un día muy duro…” cosas que pueden ocurrir, al final el sistema de coche compartido tampoco sirve, y es por esa razón es por la que se ven tantos coches con una sola persona.

      1. En Bluemove en nuestro producto de sistemas de carsharing cerrado para empresas, ofrecemos la opción “vuelta a casa garantizada” para los usuarios de carpooling. De manera que los usuarios que se retrasen en la vuelta a casa puedan usar un coche de carsharing. El coste para la empresa o para el trabajador es muy bajo porque da igual que el coche esté aparcado en el aparcamiento de la empresa o en el de la casa del trabajador.

  2. Lo del Carsharing está muy bien, porque hasta permite seguir fardando de coche ante los compañeros de curro (tremenda frivolidad). Pero requiere planificación, la gran asignatura pendiente del español medio.

  3. Felicitamos la iniciativa de los blogs y todo el entorno 2.0 por promover iniciativas sostenibles. El carsharing es, actualmente, la mejor opción para ahorrar recursos y disminuir el la contaminación y el tráfico sin sacrificar la comodidad y la libertad que ofrecen el coche propio.

  4. El carsharing es una buena solución cuando se necesita un vehiculo de forma puntual.

    Es una lástima que la oferta de vehículos de la empresa que hace mención el artículo solo incluya un modelo hibrido, el resto son propulsados por combustibles “convencionales”. Y otra cosa que lo hace menos competitivo económicamente hablando es el pago de la cuota anual, que situándose en 50€ la cliente se piense en utilizar esta opción o un taxi.

    Para un uso continuado de un vehiculo el carsharing no resulta rentable pues resta libertad en los desplazamientos y supone una perdida de tiempo considerable si el cliente no tiene una base próxima a tu domicilio donde dejar el vehiculo.

    1. Evidentemente nunca va a proporcionar la misma ‘libertad’ que el propio coche. Pero da otras libertades. P.ej. ya no te tienes que comer el coco como pagar la próxima averia.
      Luego, cuando el sistema ya está mas difundio, pues hasta tienen un coche en cada ciudad a la que llegas.
      Que necesitas un coches pequeño – toma un Smart. Que vas al Ikea – coge una furgoneta. Que quieres lugar un poco – alquila el descapotable.

      Es cosa de abrir horizontes para ver que hay otras libertades.

  5. Me comentan en una empresa de estudios de tráfico que el coche compartido funciona poco por esa cultura española de “echar horas sin sentido” que hace que sepas a qué horas entra, pero no a qué hora sales.

    En empresas donde el aparcamiento no es problema, hay una variante, que es llevarse todos su coche el lunes, y compartir a la salida si ves que coincides con un compañero que sale a la misma hora que tú, que también coincidiréis el martes a la mañana. El otro coche se queda a dormir en la empresa.
    El viernes todos recogen el coche de vuelta.

    1. Ese es mi problema, a mi me encantaría compartir coche cuando voy a la uni (por lo aburrido del trayecto y sobre todo, por lo caro que es!), estoy seguro que muchísima gente hace un trayecto muy parecido al mío… (no me importaría desviarme un par de km…) sin embargo yo nunca entro a la misma hora y nunca se a que hora salgo hasta que salgo…

      Salu2!!