Feeders (Cables en el centro de la catenaria) en la estación de Nueva Numancia.  Foto: CAM

Curiosidades: Metro y la energía eléctrica

facebook Curiosidades: Metro y la energía eléctrica0twitter Curiosidades: Metro y la energía eléctrica28google Curiosidades: Metro y la energía eléctrica0linkedin Curiosidades: Metro y la energía eléctrica0buffer Curiosidades: Metro y la energía eléctrica

¿Quién no se ha preguntado alguna vez para que sirven todos esos cables que se ven por los túneles del metro? En los momentos de aburrimiento cuando viajamos por la red, prácticamente cualquiera. Hoy trataremos de saciar esa curiosidad.

En los primeros años, cuando se puso en marcha la red, Metro generaba su propia electricidad, ya que el suministro eléctrico madrileño era muy poco fiable como para alimentar al metro. Por ello la compañía construyó su propia central eléctrica en el barrio de Pacífico, que en los años 20 era la periferia de la ciudad. Hoy podemos visitarla como museo dentro del proyecto Andén Cero. Estaba compuesta por dos enormes motores de barco que generaban la tensión necesaria para mover trenes y viajeros. Tal fue el papel de esta central que en la época de la Guerra Civil se llegó a usar para suministrar electricidad a la ciudad de Madrid.

motores2 antes 520x402 Curiosidades: Metro y la energía eléctrica

Nave de Motores de Pacífico. Foto: Ayuntamiento de Madrid

Con los años, conforme el suministro fue alcanzando los niveles de fiabilidad necesarios, la central fue perdiendo importancia y la red de metro pasó a depender de las infraestructuras de las compañías suministradoras que tenemos en la ciudad. Esto generó problemas nuevos: Las compañías eléctricas utilizan electricidad a 15.000 voltios en corriente alterna, pero la red de metro utiliza corriente contínua. ¿Cómo se transforma?

A través de una gran red de subestaciones dispersa por la red. Esos cables rojos que se ven por las paredes de los túneles son líneas de 15000 voltios que interconectan las subestaciones de la red para que en caso de fallo del suministro del proveedor (Gas Natural Fenosa o Iberdrola) poder aportar energía a esa subestación desde otra cercana que si este recibiendo tensión por parte del suministrador. Es por tanto un sistema redundante.

s1 520x339 Curiosidades: Metro y la energía eléctrica

Interior de una subestación. Foto: Electrén

Esa energía obtenida en media tensión pasa por la subestación rectificadora, que estabiliza la tensión y la reduce al voltaje de operación de la línea (1500 o 600 voltios, en función de la línea) y en todos los casos la convierte de alterna a continua. Esta energía ya sí es útil para poder desplazar los trenes.

sc001738632 520x292 Curiosidades: Metro y la energía eléctrica

Feeders (Cables en el centro de la catenaria) en la estación de Nueva Numancia. Foto: Comunidad de Madrid

De la subestación salen los feeders, que llevan la alimentación a la catenaria. Estos feeders son cables que tienen una sección variable, en función de la tensión y de la distancia a recorrer por la caída de tensión que se produce con la distancia. Antes de llegar a los tramos de catenaria pasan por los seccionadores (interruptores) correspondientes. Si el seccionador esta desarmado, el tramo de catenaria en cuestión está sin tensión, si esta armado está en tensión y el tren puede circular.

Seccionador Curiosidades: Metro y la energía eléctrica

Seccionador en la Red de Cercanías. Estación de Chamartín

De la catenaria la electricidad llega al tren, que la capta por el pantógrafo. Desde el pantógrafo pasa por el disyuntor extra-rápido del tren (algo parecido a un interruptor diferencial como el que tenemos en nuestros domicilios) y de ahí pasa por los diferentes equipos del tren, que la convierten a las tensiones necesarias para hacer funcionar los sistemas del mismo y los equipos de tracción. Una vez “usada” la alimentación, es llevada a tierra a través de las ruedas del tren y de los carriles, los cuales están puestos a tierra a intervalos regulares.

Las líneas de cercanías funcionan exactamente igual, con la diferencia de que en lugar de convertir la energía a 600 o a 1500 voltios (750 en Metro Ligero) la convierten a 3.000 voltios que es la corriente estándar en las líneas de ancho ibérico. Además, en la red de Adif no existe interconexión de subestaciones: cada una va conectada directamente a uno o a, preferentemente, dos suministradores. El AVE usa un sistema algo diferente aunque eso es harina de otro costal.

facebook Curiosidades: Metro y la energía eléctrica0twitter Curiosidades: Metro y la energía eléctrica28google Curiosidades: Metro y la energía eléctrica0linkedin Curiosidades: Metro y la energía eléctrica0buffer Curiosidades: Metro y la energía eléctrica
Sobre el autor
Licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración. Máster en Gobierno y Gestión Pública con especialización en políticas públicas de transporte y movilidad. Actualmente cursa estudios de doctorado con tesis sobre la Red Transeuropea de Ferrocarriles de Alta Velocidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

4 thoughts on “Curiosidades: Metro y la energía eléctrica

  1. Entonces, si las vías se usan como conductoras a tierra de la electricidad del tren, ¿habría peligro de electrocutarse si se tocan las ruedas o las vías del tren en funcionamiento? ¿O la electricidad sigue siendo conducida a tierra igualmente?

    1. No, no hay peligro si tocas una rueda o las vias, pues ya están a tierra, es decir: sin potencial. El peligro es si tocaras la catenaria con respecto a la rueda (una mano en una catenaria y la otra en la rueda: toda la tensión estaria en tu cuerpo tu cuerpo con una fuerte corriente de paso…)
      Más peligroso es el Metro de barcelona… con su carril eléctrico!!!

      1. El tercer carril aereo eléctrico no es más peligroso que la catenaria flexible.

        No es cierto que el Metro de Barcelona sea más peligroso (en este tema). El peligro es exactamente el mismo independientemente si es catenaria flexible o rígida. Hay que trepar necesariamente para tocar dicha catenaria.

        1. Creo que Emilio se refiere al tercer carril en el piso, no al tercer carril aéreo o catenaria rígida. En Madrid también tenemos catenaria rígida y el peligro es el mismo.

          Barcelona tuvo tramos alimentados por tercer carril hasta hace muy pocos años que se cambiaron a línea aérea rígida.