El progresivo deterioro de Cercanías Madrid

facebook El progresivo deterioro de Cercanías Madrid11twitter El progresivo deterioro de Cercanías Madrid19google El progresivo deterioro de Cercanías Madrid2linkedin El progresivo deterioro de Cercanías Madrid0buffer El progresivo deterioro de Cercanías Madrid

cerca 520x390 El progresivo deterioro de Cercanías Madrid

De unos meses a esta parte los usuarios de cercanías venimos percibiendo un progresivo deterioro del servicio a todos los niveles: operativo, comercial e incluso higiénico. Una situación que en lo referente a los horarios se está volviendo cada día más insostenible. Trenes que circulan con adelanto, otros con retraso, otros que directamente no circulan, mallas que no se cumplen….

Horarios que no se cumplen

En las últimas semanas estamos recibiendo cada día más quejas de los usuarios de la red por ese asunto. Particularmente graves son los problemas tanto en el Pasillo Verde como en la línea de Alcalá. En el Pasillo Verde desde hace semanas no se cumple ningún horario: todos los trenes circulan con un ligero adelanto lo que en una linea con amplios intervalos como esta puede suponer esperas en las estaciones cercanas a los 20 minutos en función de la hora del día.

En la línea de Alcalá el problema es el recurrente incumplimiento de la malla de trenes: Fuera de la hora punta ir a la estación suponiendo que el tren que deseas tomar y que está grafiado en el horario a una hora determinada vaya a circular a esa hora es una lotería. Hay días que viene con adelanto y consecuentemente lo pierdes. Otros circula con un retraso de un par de minutos y te impide realizar la conexión con otras líneas en Atocha y en función de la hora es probable que directamente ni circule.

Teóricamente el intervalo entre tren y tren para el tramo Alcalá de Henares – Chamartín, de 13.24 a 21.02, es de 8 minutos algo que se cumple relativamente sobre la tabla de trenes diseñada, siendo el mayor desvío 2 minutos. La realidad es que la conjunción de adelantos de determinados trenes y retrasos de otros hace frecuente que las esperas superen los 11-12 minutos algo inasumible en una línea que absorbe la demanda de todo el este de la comunidad. Este descabalamiento de la malla hace que los trenes que van con adelanto se adelanten más (al encontrar menos viajeros en las estaciones y en consecuencia reducir sus tiempos de parada comercial) y los retrasados sigan retrasándose conforme avanzan al encontrarse aglomeraciones de viajeros en las paradas.

Trenes de diversos tamaños

Con la progresiva recepción de trenes civia, más largos, teóricamente se avanza hacia un mejor reparto de los viajeros a lo largo de todo el andén y menores aglomeraciones por su mayor capacidad. Teóricamente. Y decimos teóricamente porque tal cual se esta gestionando la recepción de este nuevo material genera más inconvenientes que ventajas. En la actualidad, un día laborable normal nos encontramos por el Túnel de Recoletos trenes de los siguientes tamaños:

100 metros y 10 puertas, en los trenes de la línea C-1 (civia en composición simple)

150 metros y 18 puertas en las 446 y 447

150 metros y 12 puertas en los trenes de 2 pisos (serie 450)

200 metros y 20 puertas (civias en doble de la C-10 y C-7)

Además, excepcionalmente algunos servicios se sirven con trenes de 75 metros y 9 puertas.

Como vemos la variedad de tamaños de trenes y de posiciones de las puertas es enorme. Esto redunda en más retrasos puesto que de una manera relativamente frecuente quedan viajeros esperando en zonas del andén a las que no llega el tren lo que supone carreras para estos y un aumento de los tiempos de viaje al tener que ir esperando en cada estación a estos viajeros “descolocados”. La solución es sencilla, adecuar los puntos de parada del tren tal y como se hacía antiguamente en la C-4, con diferentes puntos de parada en función de la longitud del tren estudiando en cada caso y para cada tamaño donde queda mejor posicionada la unidad respecto a los accesos de la estación.

Problemas de mantenimiento en las instalaciones

Cada vez es más habitual al llegar a una estación encontrarnos con que las escaleras mecánicas no funcionan, con que las maquinas de vending están averiadas o con que los tornos desmagnetizan los billetes. Se ha hecho en los últimos tiempos una gran inversión en mejora de las instalaciones pero no apreciamos una similar en los equipos de mantenimiento que se encargan de corregir estos pequeños pero molestos desperfectos. Un ejemplo paradigmático de esta desidia son los megaplanos de Sol, anclados en la red de 2008 y en el que no aparece ni el acceso al aeropuerto de Barajas ni la nueva estructuración de la red con los cambios en las líneas que pasan precisamente por ahí

Otro ejemplo son los baños de las unidades. Es cada vez más habitual encontrárselos cerrados, en particular en los Civia lo que supone infinitamente más problemas que encontrarse un baño cerrado en un 450 donde hay otros baños a lo largo del tren. Con la ampliación de la C-3 a El Escorial estos trenes han pasado a hacer trayectos casi “regionales” y es particularmente necesario extremar el cuidado de instalaciones como esta a fin de no hacer más pesado de lo que ya es un viaje de casi 2 horas en asientos de plástico.

facebook El progresivo deterioro de Cercanías Madrid11twitter El progresivo deterioro de Cercanías Madrid19google El progresivo deterioro de Cercanías Madrid2linkedin El progresivo deterioro de Cercanías Madrid0buffer El progresivo deterioro de Cercanías Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

11 thoughts on “El progresivo deterioro de Cercanías Madrid

  1. ayer a las 22:50 llegamos a la estacion del norte en valencia, y cual fue nuestra sorpresa que el ultimo tren que pasaba por benifaio habia sido a las 22:35, no llevabamos coche, tuvimos que coger un taxi, que nos costo 32 euros, me parece muy fuerte en toda una estacion como es la de Valencia, no hubiera nadie que te asesore, simplemente un vigilante, esto es tercermundista a quien corresponda habiamos sacado ida y vuelta, por maquina.

  2. A mí lo que me parece una vergüenza (y no lo habéis apuntado) es el funcionamiento del túnel de Sol, en hora punta en sentido Atocha. Tienes suerte si no se para al menos 4 veces entre Sol y Atocha, inflando muchísimo los tiempos de viaje, que llegan a ser el doble que por Recoletos. Entiendo que los trenes de C3, C4, media y larga distancia tienen que ir todos por dos vías hasta Villaverde Bajo, pero líneas como la C5 tienen una malla todavía más ajustada, también con trenes de media y larga distancia y no se ven tan afectados.

  3. Yo por suerte, al realizar el trayecto Nuevos Ministerios – Atocha, no sufro problemas de retrasos, pero si es cierto que he observado falta de mantenimiento en los Civia. Sorprende lo de las pantallas apagadas, y megafonía off. Nunca me había encontrado con esta situación en Cercanías, donde a lo mejor algún día las 446/447 llevaban apagada la megafonía pero las pantallas de LED’s siempre informaban.

    Pero el mayor problema que he visto y que puede llegar a resultar peligroso, lo he visto en la C7. El tren que pasa a eso de las 8.00 por Nuevos Ministerio hacia Atocha, a veces es una 447 en doble, a veces un Civia doble (50 metros más de tren). Pues ya van dos veces que en Atocha el maquinistas se deja coche y medio dentro del túnel, y esta semana en Nuevos Ministerios dos puertas del último coche también quedaron dentro del túnel…
    Una situación bastante peligrosa, especialmente si algún invidente tratase de bajarse por esas puertas.

    Un saludo.

  4. Cercanías es un desastre. Nunca cumplen los horarios. ¿para qué los publican?estoy harta de perder el tiempo. Cada dos por tres un tren que tarda 10-15 minutos, todo atestado. y luego dos seguidos detrás. Esto en la línea de Alcalá. Dan un servicio pésimo.Ya he puesto varias hojas de reclamaciones y responden desde el servicio de postventa muy amables pero no hacen nada. Las frecuencias no se cumplen, es un completo desastre.

  5. Eso sin hablar de la lamentable calidad que tienen los billetes de 10 viajes ahora. Antes eran mucho más resistentes, pero los actuales, rara vez no tengo que cambiarlos cuando ya me quedan pocos viajes, con lo que por ese motivo he perdido ya un par de trenes.

  6. Y eso por no hablar de la información al viajero: teleindicadores en los trenes que, o están apagados o dicen “sin servicio” en un tren que circula con viajeros; pantallas en el interior de los civia que no dan la información correcta en el 90% de las veces (y respecto a la C4 no estoy exagerando), megafonía que tampoco funciona o que cuando funciona da anuncios de trenes turísticos y demás pisando el aviso de la siguiente estación; y teleindicadores en las estaciones que anuncian el destino contrario o que mienten al dar los minutos que faltan para el siguiente tren (en Atocha, desde hace un par de semanas, los trenes a Parla llegan a la estación cuando según el indicador faltan 3 minutos)

    No he conocido una sola ciudad en el mundo que descuide así la información al viajero. ¿Cómo se las apañan los turistas que vienen a Madrid?

    1. Quien dice la C4 dice cualquier línea que equipe civias. El mantenimiento interior de estos trenes es pésimo, sobre todo en los monitores de información al viajero (tengo entendido que estos errores son producidos por fallos en el disco duro de la unidad). Lo de la megafonía es muy raro encontrar un civia que no la tenga. Si tiene los teleindicadores apagados por fuera da por sentado que vas a viajar en una unidad “muda”. También es verdad que hay veces que aparecen trenes con servicio de viajeros pero indicando “SIN SERVICIO”. Y volviendo a la megafonía, en la C5 se oye de pena no, lo siguiente.

  7. Lo del pasillo verde es de risa, no corresponden los horarios, no aparece información en los paneles y de repente aparece un tren…

    Cercanías debería coger el funcionamiento de los S-Bahn en Berlín y comprobar que se pueden tener líneas de cercanías que pasan cada 2 minutos por todas las estaciones de la zona A y entonces de verdad se convierte en una alternativa válida al metro y al autobús

    1. Vaya ejemplo que pones. Justamente Berlin que el año pasado tuvo que retirar la mitad del material rodante por falta de mantenimiento y a día de hoy siguen sin haber vuelto a plena capacidad?

  8. La Línea C3 cada día acumula grandes retrasos. Tengo varios justificantes (los solicito no sólo para enseñarlos en el trabajo, sino para poner una denuncia a Renfe en un futuro no muy lejano)
    A parte de los 20 minutos entre tren y tren, hay veces que tengo que esperar 20 minutos más o estando dentro del tren, que el trayecto en lugar de 40 minutos dure 60.
    Tengo un justificante de diciembre que el tren llegó 60 minutos tarde a la estación de Nuevos Ministerios.
    No sé cómo no me han echado del trabajo aún…