En busca de un nuevo sistema tarifario para el transporte público

facebook En busca de un nuevo sistema tarifario para el transporte público13twitter En busca de un nuevo sistema tarifario para el transporte público17google En busca de un nuevo sistema tarifario para el transporte público3linkedin En busca de un nuevo sistema tarifario para el transporte público0buffer En busca de un nuevo sistema tarifario para el transporte público

transportes 520x349 En busca de un nuevo sistema tarifario para el transporte público

El miércoles tomó posesión el nuevo consejero de transportes de la Comunidad de Madrid, y entre sus retos para los próximos meses está el de una posible reforma del sistema tarifario de nuestro transporte público. El actual data de mediados de los años 80, cuando se creó el Consorcio de Transportes y con él el abono transportes, las zonas tarifarias, etcétera. Es un sistema que ha traído sencillez y muchas ventajas, pero es demasiado rígido y ha llegado la hora de mejorarlo. ¿Cómo? Propongamos algunas ideas.

Sistema integrado

Un sistema tarifario integrado significa dos cosas. Por un lado, que los billetes del transporte público valen para todos los medios. Hay que olvidarse de tener un billete para el cercanías, otro para el metro y otro para el autobús. Tendríamos un solo billete para el transporte público que nos permitiría movernos en cualquier medio por las zonas elegidas.

En un sistema integrado pagamos por los viajes que hacemos y no por las etapas de las que constan en los billetes de 10 viajes: si para ir al trabajo tengo que coger dos autobuses y una línea de metro, pagaría un solo viaje como mi compañero que vive a la misma distancia que yo pero tiene la suerte de tener línea directa. Apostamos por un sistema que permita, tras una cancelación, el uso de los diferentes medios de transporte durante un tiempo determinado, sin volver a cobrar.

Esto quiere decir que desde que valido por primera vez mi tarjeta y se me cobra una cantidad determinada, durante la próxima hora y media (o cualquier otro tiempo que se establezca, dependiendo también de las zonas a atravesar) el resto de validaciones son gratis. Generalmente esto tiene excepciones para que realmente se utilicen en un solo viaje y no en uno de ida y vuelta rápida.

Por supuesto, este sistema integrado puede seguir teniendo billetes de tarifa plana para usuarios intensivos, como el abono mensual o anual. De hecho, los abonos turísticos deberían cambiar su nombre para ser abono diario, abono semanal, etc. Además, un nuevo sistema debería permitir que los abonos mensuales no fuesen ligados necesariamente a los meses naturales, sino a un periodo de 30 días cualquiera.

Pagar por las zonas que vas a utilizar, ni más, ni menos

Un nuevo sistema debe ser más flexible y adaptarse a las necesidades de los madrileños. Nuestra comunidad ya no es aquella capital rodeada de ciudades dormitorio cuyos habitantes abandonaban cada mañana para acudir al trabajo. Hoy en día hay quien sale de la ciudad, quien entra y quien se mueve transversalmente entre localidades.

Aunque la puesta en marcha de los abonos interzonales fue un paso, no es suficiente. Tienen que existir abonos mensuales y cualquier otro tipo de billete que nos permita movernos por las zonas que queramos, sean una, dos, tres… incluyan la zona A o no. Los bonobuses interurbanos ya lo permiten, ¿por qué los abonos no?

Nuevas zonas

mapa atm 520x246 En busca de un nuevo sistema tarifario para el transporte público

Zonas tarifarias en Barcelona


La solución para que el sistema tenga en cuenta la distancia recorrida por el viajero sin obligarle a contar kilómetros como hace unas décadas son las zonas tarifarias. Fueron una de las novedades que se introdujo en los 80 y han calado entre la gente. Sólo hay que tener en cuenta qué zonas vamos a atravesar al comprar nuestro billete.

Tal vez una forma de mejorarlas sería hacerlas más pequeñas. En Barcelona, por ejemplo, también cuenta con coronas concéntricas como Madrid, pero cada una de ellas está dividida de forma radial, consiguiendo zonas más pequeñas. De esta manera se pueden ajustar los precios: un habitante de Alcorcón pagaría menos si sólo quiere moverse por su ciudad, sin obligarle a que compre un billete que también le permitiría ir a Leganés.

Tarjetas sin contacto recargables

Lo ideal es que este nuevo sistema de tarifas vaya acompañado de la tan cacareada tarjeta sin contacto, que lleva casi 10 años “en pruebas”. Un sistema de tarjeta sin contacto permite que cada madrileño tuviese su propia tarjeta personal que pudiera cargar con el título de transporte que más le interese: un abono mensual, anual o ninguno de ellos y pagar por viaje.

La tarjeta sin contacto permitiría muchas ventajas que hemos repasado en ocasiones anteriores, como recuperar el saldo en caso de pérdida o aumentar la velocidad de validación.

Respecto al pago por viaje, lo que se hace en muchas redes de transporte es que estas tarjetas funcionen como el prepago de los móviles. Es decir, que en ella tendríamos un saldo determinado de euros y en cada viaje se nos iría descontando su precio, dependiendo de la zona o de la tarifa, y también del tipo de usuario que seamos (joven, jubilado…). De esta manera, cuando se actualizan las tarifas anualmente no habría que ir a cambiar los billetes a ninguna parte ni pagar la diferencia: sencillamente, a partir de cierto día el precio que se descontaría de nuestro saldo sería diferente.

Además, este tipo de sistemas permiten ofrecer promociones para premiar al usuario frecuente, como actualmente sucede con el metrobús. Por ejemplo, “Durante la Semana de la Movilidad, al recargar 10 euros te regalamos 5 más” o “Si recargas más de 30 euros al mes, 10 gratis”. También podrían establecerse sistemas de recarga automática y puntos en los que podríamos consultar nuestro saldo: máquinas en las estaciones, a través de internet o incluso desde nuestro móvil.

facebook En busca de un nuevo sistema tarifario para el transporte público13twitter En busca de un nuevo sistema tarifario para el transporte público17google En busca de un nuevo sistema tarifario para el transporte público3linkedin En busca de un nuevo sistema tarifario para el transporte público0buffer En busca de un nuevo sistema tarifario para el transporte público

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

26 thoughts on “En busca de un nuevo sistema tarifario para el transporte público

  1. Estoy de acuerdo que todo lo gratuito está infravalorado, lo que es necesario es conseguir una tarifa atrayente que podamos utilizar sin tener que estar constantemente pensando en los transbordos y demás.

  2. Yo creo que la mejor opción sería hacer gratuito el transporte público básico (metro, autobús, tranvía, tren de cercanías, etc. por supuesto no el taxi). Sería lo más sencillo. Y serviría para disuadir parcialmente del uso del molesto automóvil privado.

    1. Experiencias previas de gratuidad en algunos países han resultado ser un completo fiasco. La gente no valora lo que es gratis. Por otra parte, cargar el 100% de los costes del transporte sobre las cuentas publicas provocaría que el transporte fuera eso, “el básico imprescindible”, y la calidad del servicio empeoraría.

      Hoy en día ya hay una gran diferencia de precio entre utilizar el vehículo privado y el transporte público. Poca gente rechaza el transporte público alegando que sea caro, y luego usa el coche. El objetivo es conseguir un sistema tarifario justo, que no penalice los transbordos y sea flexible para el usuario. Hacerlo gratuito, como digo, no soluciona nada.

      1. ¿Completo fiasco en qué sentido? ¿Crees que la gratuidad aumentaría la demanda de transporte público? ¡Pues si es así, sería estupendo!

        Además, hay gente que se aprovecha del transporte público y no lo paga. Me refiero a los automovilistas, los cuales pueden circular precisamente parasitando el espacio que queda libre precisamente gracias al transporte público. Si todo el mundo usase el coche, los atascos serían mucho peores. Los automovilistas se benefician y mucho, del transporte público de los demás.

        En cuanto a lo de la gratuidad, el automóvil tiene un privilegio inaudito: es el único objeto que se puede almacenar gratis en la calle (excepto en unas zonas, donde el precio es pequeño).

  3. Existe la posibilidad de tener que validar el billete para “entrar” en la parada de autobús. Pero esto, claro, obligaría a cambiar todas nuestras paradas. Y en muchísimas calles, simplemente, no podría hacerse…

        1. Creo que con la tarjeta de contacto la validación ya sería suficientemente rápida y el que hoy se cuela al lado del conductor saltaría 3 veces el torniquete de la parada.

  4. La petición de sistema tarifario es nada más y nada menos que la que ya funciona en la mayoría de ciudades… Salvo Madrid. En Barcelona funciona (transbordo, integración Renfe, FGC, Metro, Bus…, abono de 30 días desde la primera utilización…), salvo la tarjeta inteligente, todo eso está en Barcelona… bueno, y en tantos sitios (París, Londres…). En Madrid se sigue con el cachocartón del abono por meses “enero, febrero…”. Todo un retraso.

  5. La misma mierda de siempre, pero le cambiamos el collar al perro. El sistema tarifario esta bien como está no hay que hacer una mayor segmentación de zonas.

  6. No comprendo como podeis poner por ejemplo la ATM de barcelona, las tarifas son un lio, el servicio es caro y malo.

    Para ir a peor casi que prefiero que nos dejen como estamos.

    Algo que nadie dice (al menos yo no lo veo) es que los actuales bonobuses de 10 viajes tenian que ser un titulo de 10 viajes del consorcio que tambien valiese para cercanias, y si me apurais quitaria el metrobus y lo sustituiria por un bono de 10 zona A.

    un saludo

    1. Pues nadie lo dirá, pero lo pone en el primer párrafo, justo debajo de “Sistema Integrado”. Esa es la principal propuesta de todas las que recoge el artículo.

      De la ATM sólo ponemos como ejemplo la subdivisión de las coronas en corredores. Y la T-10, que no deja de ser un billete de 10 viajes integrado en todos los modos.

  7. Una buena lista de ideas magníficas que, aunque bastante obvias para cualquiera que viaje más o menos frecuentemente en transporte público, probablemente nadie escuche

    Se limitarán a hacer modificaciones estéticas (tarjeta de contacto por fin) pero ningún cambio en todos los demás aspectos que necesitan mejorar y que están aquí muy bien expuestos

  8. Las ideas que están expuestas en esta entrada son muy buenas, pero … ¿son una lista vuestra “a los Reyes Magos” o tenéis constsncia de que estas posibilidades se están barajando realmnete? P

    or que algo que me sucede con internet es ilusionarme con las grandes ideas que puede tener la gente para mejorar las cosas y como se supone que este medio permite hace llegar esas ideas a los de arriba, que al final pasan y eligen la decision más facilona, “comoda” e insuficiente, (y eso si es que al menos aciertan en la direccion correcta).

    1. La entradilla lo deja claro: “Propongamos algunas ideas”. Es decir, son propuestas nuestras, basadas generalmente en ejemplos ya consolidados de otras ciudades.

      Si el Consorcio las quiere utilizar o no, eso ya depende de ellos. ¡Esperemos que tomen nota! De momento el hermetismo con este asunto de las tarifas es total, y aunque se filtrase algo, supongo que no autorizarían a nadie para contarlo.

  9. Pues yo casi que preferiría volver a los km para los sencillos y dejar las zonas (de forma mucho más flexible que ahora) para los abonos…

    Recuerdo cuando solía coger el regional en Fuenlabrada… y por ello tenía abono, por lo que desde Atocha me compraba un billete “Puerta de Atocha-Fuenlabrada” en Media Distancia… y salía por casi la mitad que un billete de cercanías para el mismo trayecto porque cobraban por km.

    Salu2!!

  10. Cada vez que tocan el sistema tarifario es para subir el precio. El bolsillo de los usuarios tiene un límite, y cada vez más bajo.

    Tengo miedo que esto sirva de excusa para una subida de precios salvaje.

    El problemas es que los políticos que fijan los precios, no son usuarios de la red de transporte. (Y además no suelen tener problemas de dinero).

    Antonio

    1. Lo que está claro, que cualquier cambio tiene a gente que le beneficia y a otros a los que perjudica. Lo que está claro que al final todos solo van a ver a los perjudicados ;-)

  11. Sólo hay una cosa con la que no estoy del todo de acuerdo, y es con seguir con el sistema de zonas.
    Yo soy partidario de apostar por una única zona. El objetivo (además de simplificar el funcionamiento) es “atraer” a los usuarios de larga distancia que son los que más “facilidades” tienen para usar su coche en lugar del transporte público.

    1. Coincido en la apreciación. No veo claro que al “commuter” de larga distancia se le encarezca el transporte público hasta no hacerlo competitivo con el coche.

      Por lo demás, excelente propuesta.

  12. Si todo el dinero que se gasta en pruebas de tarjetas, canceladoras y chorradas de estas se gastara en tener más revisores y unas multas más altas por viajar sin billete ganábamos:

    -Rapidez: no tenemos que cancelar billete cada vez que entramos, ni en el bus, ni en el tren ni en ningún sitio
    -Espacio: no tienes canceladoras ni salidas
    -Puestos de trabajo: más revisores que estén por la red de metro, bus y cercanías comprobando que la gente tiene el billete correcto, al que no tenga, multa de 40 euros, así de sencillo (con descuento si se paga en el acto, parecido a las de tráfico)

    Así además no tienes que preocuparte tanto por las zonas ni por los transbordos entre diferentes modos de transporte

    1. Muy bueno lo tuyo. Tu no has vivido en un sito donde eso se practica y no te has podido percatar de cuanta gente “normal” se “olvida” de pagar/cancelar su billete y todos se preguntan? Y estos imbeciles por que no ponen torniquetes?
      ;-)

      1. SI se ponen canceladoras visibles y se avisa del cambio, la gente no tiene por qué “olvidarse”, sobre todo el turista

        Y para las nuevas generaciones es muy simple, cada vez que cojan el transporte público, hacer que validen el billete (si tienen que validarlo, que la cuestión es que si casi todo el mundo tiene abono mensual solo tienes que validarlo cuando lo compras…)

        1. Enrique, lo de “olvidarse” está puesto entre comillas porque evidentemente la gente no es que se olvide, es que pasa de pagar.

          Precisamente ayer la junta de los consorcios de transporte alemanes ha sugerido subir las multas a 120€ porque desde hace años los viajeros sin billete van en aumento. Según ellos ya son el 3,5% y por propia experiencia creo que son más.

          Cuando vas en Metro o autobus en Múnich, rara vez que no pillen a alguien (si no es medio autobus) cuando controlan.

          El problema es que con torniquete, solo se lo saltan aquellos que les da igual lo que los demás piensen de ellos. Sin barrera de repente muchisima gente “normal” lo hace, ya que nadie puede saber si tienes abono o no.