Carriles bici en contrasentido en Paris

 

Nuestros vecinos lo tienen claro: las bicicletas deben tener la máxima preferencia en calzada y deben buscar el camino más simple.

Es norma general en muchas ciudades de Francia, e incluso está recogido en su Código de Circulación, en calles de un solo carril se permite la circulación de bicicletas en contrasentido, yendo pegado a la derecha de la calzada.

En nuestro país, algunas ciudades lo han implementado mediante ordenanzas y kilos de pintura ¿no sería más lógico que se incluyese en el Código de Circulación como generalidad en este tipo de calles?

Cuéntanos qué opinas en Twitter (@ecomovilidad o @ecomovilidadMAD), en Facebook o en nuestro recientemente estrenado grupo de LinkedIn.

Sobre el autor
Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos con 2 másteres de especialización en transportes: Movilidad Urbana (UPM/URJC) y Supply Chain Design & Management (ParisTech ENPC). Ha trabajado en una de las principales consultoras especializadas en movilidad de España; y mejorando la distribución de mercancías en el último km para la líder francesa de transporte express. Además es socio-fundador de APTeMUS y coordinador en España y Francia de Y4PT. Puedes ver su perfil en LinkedIn.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 thoughts on “Carriles bici en contrasentido en Paris

  1. A mi me parece una idea muy acertada. Desde mi experiencia habiendo vivido en Gante (Bélgica), ciudad repleta de bicicletas con poco que envidiar en este sentido a sitios como Amsterdam. En Gante se puede circular en este tipo de calles a contrasentido en el 95% de los casos (junto a la señal vertical de dirección prohibida aparece una señal blanca con una bicicleta pintada en la que se indica (uitgezonderd = excepto). Esto hace que se abarate muchísimo el hecho de dar espacios de circulación a la bicicleta y también permite que el tráfico motorizado reduzca su velocidad.
    En Bélgica esto es una práctica muy habitual y que funciona y considero que países como Bélgica o Países Bajos deben ser nuestros modelos a seguir cuando no a imitar.

  2. Si la calle no tiene mucha pendiente y hay espacio suficiente para coches y bicis y la señalizión es clara, me parece una solución muy buena.

    Incluso en Bélgica, sin embargo, no parece ser una norma general.

    Se indica expresamente en las señales al principio de la calle y normalmente también en el suelo, con señales de diferentes tipos según el municipio y según el tipo de pavimiento.
    Pueden ser lineas continuas pintadas o en piedra y además marcas de bicis.

    Pero en calles con muy poca circulación solamente se indica con paneles indicando la excepción, como se puede ver en España por ejemplo en Valladolid.

    En Madrid sería un buen sitio para probar si funciona la calle Pilar de Zaragoza en el barrio de la Guindalera desde la Plaza de San Cayetano casi hasta Avenida de América.

    Esta calle semipeatonalizada, ahora muy bonita y tranquila, tiene varios tramos con sentido único opuesto (para no ser utilizada como calle de paso por los coches) y mucho espacio lateralmente para los peatones.

    Con una clara señalización sería una buena alternativa a la calle Cartagena para los ciclistas.

  3. Yo es que he visto cómo atropellan (sin consecuencias físicas) y 2 o 3 sustos a peatones en calle Carretas, donde a contramano se va en bajada, y la gente ni siquiera piensa que no les van a ver venir y van rápido. Por eso digo que hay que marcar el uso a contramano de la vía para ganar legitimidad. Luego está qué se hace una vez se acaba la calle a contramano. Los coches no esperan ver vehículos como la bicicleta saliendo de esa calle, porque solo la ven de una dirección. Se vuelve peligroso. Encima, si pensamos que en vez de una bicicleta por minuto vamos a encontrarnos con 15, vemos que esta medida no es válida y se queda en un apaño y como tal, su uso debe de ser puntual mientras no se puedan poner en marcha mejores alternativas.

  4. Adri, entiendo que esta noticia se refiere a abrir un carril a contrasentido solo para bicis en calles donde sí que se permite el paso de automóviles, que nada tiene que ver con que las calles peatonales y ciclables (paso prohibido a vehículos) puedan ser bidireccionales, en cuyo caso estoy de acuerdo contigo.

    1. Me refiero a todo tipo de calles de un carril, no sólo peatonales. Que un coche se cruce con una bici en sentido contrario es fácil y seguro. Que se crucen dos coches, no tanto. ¿Por qué tienen que seguir las bicicletas una ordenación que no les incumbe? Yo ya circulo a contramano en la práctica, y si viene un coche de frente me paro y le dejo pasar. Y nunca he tenido problemas.

      La vía exclusiva a contramano sólo la veo necesaria en calles de un carril con mucho tráfico, como Mayor. Pero para cualquier calle pequeña bastaría añadir la señal vertical al principio y final de cada calle, sin tanta marca vial.

  5. Si buscamos el origen, las calles no tienen sentido, tan sólo marcan una alineación, una dirección.

    Debido a la llegada de automóviles, las calles se tuvieron que dotar de un sentido de circulación para evitar que dos coches que se cruzan se taponasen si no cabían. Por tanto, no tiene sentido que peatones o bicicletas se guíen por sentidos de circulación creados por y para los automóviles.

    Las calles residenciales con doble sentido para bicicletas son muy comunes en Bélgica o Alemania, donde cuesta ver una señal de prohibido sin la leyenda «excepto bicis». Y con datos en la mano, su accidentalidad no es mayor por esta característica, ya que ambos vehículos se ven venir de frente. Lejos de ser un riesgo, son una herramienta útil y lógica para pacificar el tráfico.

  6. ¿no sería más lógico que se incluyese en el Código de Circulación como generalidad en este tipo de calles?
    Gran pregunta de Alfonso Letón !
    Mejor que podríamos preguntar a nuestros vecinos del norte, donde vienen usando la Bici urbana desde hace décadas, y nos sacan ventajas, y experiencia.
    Mi opinión, de 50 años de Bici urbana en Madrid. Todos debemos respetar, y en esta vías que se permite el doble sentido en Bici; MÁS. Tanto las Bicis, como peatones, y resto de vehículos. A velocidad máxima de 20, ó 30.
    En estos carriles el más peligroso es el peatón, que no acaba de verlo claro algunas veces, sobre todo aquí en Madrid, donde no están acostumbrados a las Bicis.

  7. Como norma general no lo veo adecuado. Si multiplicamos por 15 el número de desplazamientos en bicicleta nos damos cuenta de que esta medida es un apaño mientras nos sale algo mejor, pero que lo que de verdad tendría sentido es crear un carril específico a contramano para bicicletas como el que se ha hecho en calle mayor en Madrid (y aún así, a éste le falta medio metro para ser lo que debe ser en una ciudad que de verdad apueste por la bici).
    Además, en barrios residenciales te encuentras con que en ocasiones se utilizan calles a contrasentido cuando la paralela es perfectamente ciclable y están bien comunicadas la una con la otra. Con lo que no veo conveniente permitir circular a contrasentido por ahorrar 30 segundos de desplazamiento y la visibilidad de la bici es la misma o mayor, ya que no te hace tener que ir esquivando coches a contrasentido, se facilitan las intersecciones y no dependes de que el peatón tenga que estar pensando en tí para mirar a los dos lados al cruzar la calle.

  8. El contrasentido, las «aceras-bici» y otras soluciones inventivas lo único que están diciendo es que la bici no es un vehículo normal, sino una excepción. Y las cosas no son ni deberían ser así.

    1. Que se permita circular a las bicicletas en contrasentido sólo hace que aumente los trayectos potenciales que pueden realizar.

      Hay que tener en cuenta que esta medida no invalida que las bicicletas circulen en el mismo sentido que los vehículos, sino que lo añade. Se le da, por tanto, mucha más visibilidad a la bicicleta, se destaca su carácter versátil y se acostumbra a los vehículos a una presencia mucho más distribuida y, por tanto, a considerarla dentro de las pautas de movilidad de la ciudad.

      Evidentemente, esto no invalida que se apliquen otras medidas tendentes a disminuir la presencia del vehículo privado en las calles 🙂

  9. He vivido en París y la circulación de bicis contrasentido no es nada intuitiva y no es especialmente segura. A ver, desengañémonos: la mejor manera de que las bicis circulen por las ciudades es por los carriles normales de circulación, ocupando el centro del carril respetando las normas de tráfico para todos y siendo respetado a la vez por los demás vehículos. Y esto se puede acompañar de alguna otra medida como puede ser el carril bus+bici de tamaño ampliado, que en París ha dado excelentes resultados.