Carta en favor del transporte público frente al terrorismo

Son días difíciles, lo sé, los medios de comunicación no hablan de otra cosa… miedo… la amenaza parece cada vez mayor y los objetivos son los lugares con mucha gente… enoclofobia… cambiaré mis hábitos, dejaré el transporte público y usaré el cocheERROR

En primer lugar el corazón: si cambio mis hábitos habrán comenzado a vencerme.

En segundo lugar la razón: las probabilidades de morir en un accidente de tráfico son 38 veces más altas que morir en un atentado (en 2014 murieron en el mundo 32.729 por atentados terroristas y 1,24 millones por accidentes de circulación).

Y en tercer lugar el resto: una movilidad basada en el vehículo privado tiene unas externalidades enormes que deberemos pagar entre todos: congestión, consumo del espacio público, accidentes, inequidad, contaminación, cambio climático, más muertes… y para cerrar el círculo más dependencia del petróleo que origina el terrorismo y las guerras en bucle sin fin.

Es lo poco que podemos hacer estos días tristes como individuos para defender los valores de libertad y fraternidad, luchando por un mundo más sostenible, saludable y en paz.

Sobre el autor
Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos con 2 másteres de especialización en transportes: Movilidad Urbana (UPM/URJC) y Supply Chain Design & Management (ParisTech ENPC). Ha trabajado en una de las principales consultoras especializadas en movilidad de España; y mejorando la distribución de mercancías en el último km para la líder francesa de transporte express. Además es socio-fundador de APTeMUS y coordinador en España y Francia de Y4PT. Puedes ver su perfil en LinkedIn.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *