Cómo conseguir un transporte más sostenible

Hace unas semanas comenzábamos una serie especial de artículos sobre la COP21. En este último artículo, damos algunas posibles soluciones para alcanzar una mayor sostenibilidad en el transporte.

Planificación y ordenación del territorio

  • Ciudades más densas. En vez de apostar por ciudades bajas y extensas, se deben buscar densidades que ofrezcan al tranporte público altas demandas potenciales y lo hagan viable económicamente. El estilo urbanístico anglosajón, en contraposición al mediterráneo, de casas bajas unifamiliares conduce al coche.
  • Desconcentración de actividades. Se debe acabar la moda de las «ciudades» universitarias, de las justicias, de los bancos, del golf, etc. Esto aleja la perspectiva de ciudad como lugar de intercambio, interrelación y progreso de diferentes actividades y personas. Lo ideal es la mezcla de usos, de gente, de sociedad.
  • Evitar actuaciones sectoriales. Para ver el territorio como un conjunto que se interrelaciona, y no solo el barrio o el municipio que afortunadamente no está encerrado en sí mismo.
  • Incorporar el transporte público como exigencia para nueva urbanización. Existen muchos ejemplos exitosos en los que nuevos desarrollos urbanísticos han tenido como protagonista el transporte público, los «fingers» de Copenhague, los Docklands de Londres, etc.

Potenciación del transporte público

  • Progresiva incorporación de sistemas ferroviarios. Son los modos más eficientes ya que son los que más capacidad tienen y menos impactos negativos ya que son eléctricos. Las redes de Cercanías tienen mucho margen de mejora todavía.
  • Prioridad al transporte público frente al coche. Por equidad, por su impacto ecológico, por capacidad de la vía, por evitar la actual discriminación de espacio público, por justicia, el transporte colectivo tiene que ser prioritario en nuestras calles.
  • Incorporación de nuevas tecnologías. Existe un gran camino tecnológico que recorrer para mejorar la eficiencia y la calidad del transporte público. El usuario tiene que estar orgulloso de su autobús, metro, tranvía, etc.
  • Flotas verdes. Para reducir las externalidades medioambientales de las redes de transporte y hacerlas más eficientes, especialmente los autobuses urbanos.

Uso eficiente de los modos motorizados

  • Aumentar la ocupación del coche. No hay nada más ineficiente que pasear 1500 kilos de chatarra para mover a 80 kg. Compartir viaje en coche (car-pooling) y el coche en multipropiedad (car-sharing) es la mejor forma de optimizar los recursos, en línea con el boom de la economía coloaborativa.
  • Gestionar el aparcamiento en origen y destino. Es la forma más eficaz para controlar desplazamientos en coche. Si no se puede aparcar, no se vendrá en coche. Además se debe acabar con la injusticia de usar el espacio público para aparcamiento en calzada.
  • Implementar una jerarquía viaria y áreas tranquilas. Los coches se deben adaptar a ciertas circunstancias urbanas. No se deberían crear autopistas urbanas de 4 carriles más 2 laterales que incitan a la velocidad y al riesgo para otros usuarios de la vía.
  • Tasas de congestión. Es la forma más radical de reducir el uso del coche implantada en algunos lugares como Londres o Estocolmo. Pero existen pseudopeajes urbanos que tienen tanto o más exito que estos como las APRs de Madrid o el control de accesos al centro de Huesca.

Fomento de los modos “blandos”

peatones_carrera-de-la-virgen

  • Peatonalización. El peatón debe recuperar la calle. El espacio público debería pertenecer a las personas y no a las máquinas, por muy bonitas que sean y muchos cv tengan.
  • Accesibilidad universal. Todos somos peatones y todos somos personas de movilidad reducida alguna vez en nuestra vida. Diseñando ciudades para ellos, nos beneficiaremos todos.
  • Sistemas de bicicletas públicas. Son un medio y no un fin de la movilidad. Deben servir de catalizador para la incorporación de la bicicleta privada en nuestros trayectos cotidianos.
  • Facilidades para las bicicletas. Aparcamientos, infraestructura en calzada, duchas en el trabajo, ordenanzas favorables, y un largo etcétera de incentivos a la movilidad ciclista, que es la más eficiente energéticamente.

Gestión de la movilidad

 

  • Creación de consorcios públicos de transporte. Son piezas claves en la gestión de la movilidad de una forma integral de las ciudades y áreas metropolitanas.
  • Internalización de los costes asociados a cada modo de transporte. Es importante que el usuario y la sociedad conozcan las consecuencias de su forma de moverse, que usar el coche no es solo rellenar el depósito cada ciertos días. Todas las externalidades del transporte deberían estar reflejadas en la medida de lo posible en el coste económico y de esa forma, hacernos corresponsables de nuestras decisiones de movilidad. La repercusión económica es la mejor forma de sensibilización.
  • Mayor y mejor intermodalidad entre modos. Se debe tender a la concentración de viajeros y mercancias en modos de mayor capacidad para las distancias más largas y a la capilarización a medida que se hacen los viajes más cortos. Para ello, es necesario asegurar unos intercambios rápidos y ágiles entre modos.
  • Incorporación de las nuevas tecnologías y formas de movilidad. Las tecnologías de la información se ocupan de que los desplazamientos sean más sencillos y más fiables, favoreciendo el desarrollo de aplicaciones que cambian el paradigma de movilidad conocido hasta ahora. •El uso de sistemas de transporte inteligentes serán esenciales para optimizar la cadena de desplazamientos y reducir las externalidades del transporte.

 

 

Sobre el autor
Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos con 2 másteres de especialización en transportes: Movilidad Urbana (UPM/URJC) y Supply Chain Design & Management (ParisTech ENPC). Ha trabajado en una de las principales consultoras especializadas en movilidad de España; y mejorando la distribución de mercancías en el último km para la líder francesa de transporte express. Además es socio-fundador de APTeMUS y coordinador en España y Francia de Y4PT. Puedes ver su perfil en LinkedIn.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

One thought on “Cómo conseguir un transporte más sostenible

  1. Excelente artículo. A ver cómo se convence a los políticos que entierren sus proyectos de «ciudades de». Con lo que les gusta inaugurar esas burradas (y especular con sus terrenos, añado).