Del aeropuerto al centro: ¿en coche o TP? (Versión sin censura)

0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn4Buffer this page

A primeros de agosto, con el inicio (para muchos) de las vacaciones de verano, nos encontramos un artículo donde se compara si es mejor viajar desde el aeropuerto al centro de una ciudad en coche o en transporte público. El coche gana por goleada, y nos sorprende, porque se obvian variables relevantes en el análisis. Nuestra intención es ofrecer una visión más real que no lleve a equívocos.

“No hay duda. Solo en dos (casos), el transporte público está casi a la par del coche: Valencia y la T4 de Madrid” (Fuente: El País)

Nosotros sí la tenemos. Según la siguiente figura en todos los casos es “conveniente” utilizar el coche frente al transporte público, y en los dos casos en los que están casi a la par aún es posible ahorrarse unos 5 minutos. Pero, ¿para quién es realmente conveniente? Básicamente, para el que quiere ahorrar “tiempo”, y nada más.

Gráfico coche-TP aeropuerto El País

El cálculo se ha realizado con Google Maps entre los días 1 y 6 agosto, siendo la duración del viaje para cada modo el promedio de 120 viajes a diferentes horas, y siempre considerando viajes puerta a puerta. Un apunte: el cálculo tiene un sesgo manifiesto, y es que los resultados solo se pueden extrapolar a periodos vacacionales. Un ejemplo: según los datos mensuales de tráfico del Ministerio de Fomento, la IMD en la vía M-11 de acceso al aeropuerto de Madrid (PK 7,76) es de 43.189 y 29.626 en los meses de enero y agosto de 2014, respectivamente. Un 30% menos de tráfico, lo que le hace un flaco favor al coche.

¿Solamente importa el tiempo de puerta a puerta?

La respuesta es evidente: no. ¿Qué otras variables no se han considerado en el análisis? Para dar valores concretos, vamos a fijarnos en el caso del aeropuerto de Madrid, por ser el que soporta un mayor tráfico de viajeros.

  • Coste del aparcamiento en el aeropuerto (origen): 20€/día hasta 4 días, 16€ a partir del quinto. Vale, podemos ahorrar dinero si estacionamos en el de bajo coste (31,5€, 4 días), pero habría que sumar el tiempo para desplazarnos en autobús hasta nuestro vehículo, con lo que la alternativa del coche perdería competitividad frente a la del transporte público. Habrá quien diga que pueden ir a recogernos al aeropuerto en coche y que el coste de aparcamiento sería cero, pero, ¿y el tiempo de la persona que nos recoge? ¿Cuánto cuesta?
  • Tiempo necesario para aparcar: según un estudio del RACC, el tiempo medio para encontrar aparcamiento en el centro de Valencia es de 19 minutos (en Madrid será, al menos, parecido). No cabe duda que además de suponer un coste adicional, la duración total del viaje en coche aumenta considerablemente.
  • Coste del aparcamiento en el centro de Madrid (destino): admitámoslo, el coche es un peso muerto del que no es fácil desprenderse, y menos aún en el centro de las ciudades. Asumiendo que hay aparcamiento disponible (lo cual no es baladí), el coste es aproximadamente 8€ en zona azul y con un límite horario de 4 horas. También se puede estacionar en un aparcamiento municipal, aunque el coste se incrementaría.
  • El coste del tiempo: recordemos que al conducir se pierde tiempo conduciendo. Es obvio. Mientras se viaja en transporte público se puede aprovechar para leer, por ejemplo. Y es que el tiempo tiene un coste asociado, entendido como coste de oportunidad. Hay muchos artículos científicos sobre este tema, que asocian al tiempo un valor promedio de 8 euros por hora.
  • Otras variables: emisiones, ruido, espacio, etc. En definitiva, las ya conocidas externalidades del coche, con impactos sociales, económicos y medioambientales.

Muchos de estos costes habría que tenerlos en cuenta antes de hacer caso a este tipo de publicidad:

A pesar de todo, y en este punto, habrá quien piense: “¿y si nos desplazáramos en taxi? Así nos ahorraríamos gran parte de los costes anteriores”. Aun así el coste para una persona sería de 30€, frente a los aproximadamente 5€ que cuesta desplazarse en transporte público (suponiendo que no se dispone de abono). Una diferencia de 25€ en el mejor de los casos.

Haciendo uso de un tipo de imágenes muy conocidas, la situación sería ésta:

Viajes desde el aeropuerto al centro: ¿en coche o en TP? Imagen original: Verne El País

Viajes desde el aeropuerto al centro: ¿en coche o en TP? Imagen original: Verne El País.

Entonces, ¿el transporte público es la mejor opción?

La comparación original tiene un trasfondo evidente: en algunos casos, la conexión aeropuerto-centro en transporte público se puede (y se debe) mejorar para ganar en competitividad. En las grandes ciudades existen alternativas más que de sobra para desplazarse a cualquier punto del centro, sin preocuparse de dónde dejar el coche y por cuánto tiempo. No es justo que se desprestigie al transporte público de esta forma, y más aún cuando se idealiza al coche como un modo que permite realizar viajes de puerta a puerta, y sin tener en cuenta la totalidad de costes que ello conlleva. Con estas consideraciones, ¿cómo creéis que cambiaría el primer gráfico? Haciendo uso de la cita con la que empezamos este artículo, os lo adelantamos nosotros:

 “No hay duda. En la mayoría de los casos, el coche se halla bastante lejos de estar casi a la par del transporte público”

0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn4Buffer this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 thoughts on “Del aeropuerto al centro: ¿en coche o TP? (Versión sin censura)

  1. Yo viajo a menudo a Madrid por cuestiones de trabajo, a pesar de que mi empresa me paga los taxis, prefiero usar el transporte publico para ir desde el aeropuerto a casi cualquier parte de Madrid. En general en coche no se gana mucho tiempo incluso aunque yo no tenga que aparcar, sobretodo cuando hay trafico intenso. Luego, a mi me parece mucho mas cómodo el tren o el metro que cualquier coche. Además Madrid esta muy bien conectada con el aeropuerto. En mi caso también confluyen temas ideológicos, soy un enemigo acérrimo del abuso del coche y siempre que lo veo innecesario evito usarlo, hay que dar ejemplo.

  2. Coincido con muchos comentarios. Si en ciudades como Madrid, tu vuelo sale de madrugada, olvídate del transporte público desde zonas céntricas como Moncloa, embajadores, pilar, chamberi, Pza Castilla, tablas… Yo por ejemplo vivo por CiU y mi piba en Tetuán… si pillamos un Ryanair a las 6 de la mañana o hacemos noche en la t2 o taxis. Tampoco se puede enlazar fácilmente con el exprés porque los exprés salen antes de que llegue el búho de los barrios a Cibeles. Si existiera algún circular nocturno y la 200 nocturna, o unas segundas circulares norte y sur con conexión con la 200 o 203, estaría genial.

    Por otro lado, últimamente el ABC y El País hacen muchos artículos a favor del taxi, el Cinco Días también tenía hace poco una comparativa de lo que costaba de tiempo ir a estaciones de bus y tren de larga distancia y también ganaba el coche según ellos, obviando que la bajada de bandera en estaciones es 3 euros más cara y que te facturan los bultos…

  3. Si tu vuelo sale a las 7:00 de la mañana desde la T4 de Barajas.
    Y tu vives en Plaza Castilla o Chamartin.

    ¿Cual es la OPCIÓN DE TRANSPORTE PÚBLICO?

    Cual es la opción de transporte público cuando este no existe por las noches???

    Recordemos que el Autobús únicamente para en Atocha y Civeles, No existe otra opción de movimiento.

    1. Aun teniendo razón en el planteamiento, te diré que el primer tren de Cercanías pasa por Chamartín a las 5.29 y te deja en la T4 a las 5.41, con tiempo suficiente para coger un vuelo a las 7.

  4. A mí el artículo de El País no me ha parecido especialmente sesgado a favor del coche/taxi. La conclusión más obvia que se saca es que hay ciudades que deben mejorar el transporte público para hacerlo más competitivo. Si lo leemos fijándonos solo en el caso de Madrid, sí que puede parecer que incita a usar el coche (o, por mejor decir, que no desincentiva el uso del coche que en definitiva es lo que hay que hacer). Por lo demás, creo que en la mayoría de los casos el factor tiempo puerta a puerta es el más relevante, por encima de todo el resto.

  5. El bus soporta el tráfico de la M40 en Madrid a diario con ruta fija y peligrosa, autovía sin cinturón, para una familia o amigos no son 25€ de ahorro en el taxi, es más cómodo y son 30€ fijos pudiendo ir hasta 6 personas, informen con la verdad

    1. Buenos días Chata,

      En el artículo en ningún momento decimos que una familia se ahorre 25€ por ir en autobús, sino que hacemos referencia a una única persona. Esto último parece lógico, pues la media de pasajeros por vehículo en Madrid es de 1,35 aproximadamente. Es decir, por cada viaje en coche de una familia de 4 miembros se producen 7 viajes en coche con una sola persona.

      En algunos casos, y atendiendo únicamente a motivos económicos, el taxi o el coche pueden suponer una ventaja frente al transporte público. Si se consideraran todas las variables en la ecuación, ya no estaría tan seguro. El problema es que no nos damos cuenta de las externalidades del coche hasta que no las sufrimos, y créeme, si éstas se valoraran económicamente el coche o el taxi no tendrían nada que hacer frente al transporte público. Aquí entra en juego lo que comentan Rubén o Jorge en sus comentarios. El cansancio, la molestia de llevar equipaje, el hábito, las percepciones, etc. son difíciles de valorar pero no por ello son menos importantes, y son responsables de que las personas escojan una alternativa específica aunque no sea la mejor desde el punto de vista económico.

      Un saludo y gracias por comentar. De esto se trata, de crear debate 😉

  6. Utilidad percibida y aleatoria. Hay literatura para dar y tomar. Seguro que en Ecomovilidad o en Politikon hay quien tiene nociones de esto. No es un concepto nuevo.

    Los humanos tomamos decisiones por utilidad percibida: se supone que usamos el transporte que percibimos como más útil. Pero las percepciones tienen un fuerte componente subjetivo: el hábito, los condicionamientos sociales, las percepciones de comodidad o seguridad y un montón de preferencias personales influyen en cómo percibimos la utilidad.

    Los factores de decisión de modo de transporte son medibles… Hasta cierto punto. El precio, el tiempo de viaje, la distancia al origen y destino, algunos abordajes de la fiabilidad o de los intervalos, y alguna cosa más son medibles. Y sobre esto se puede construir cierto índice de utilidad objetivo.

    Pero los usuarios son cada uno de su padre y su madre. Algunos no soportan el metro porque tienen claustrofobia. Otros son acérrimos de la bici y hacen proselitismo en cada trayecto. Otros van en autobús para cazar Pokémones. Otros ya tienen un coche o moto y perciben que les sale más a cuenta usarlo -muchas veces sin hacer el análisis económico-.

    Así que la utilidad percibida se construye como suma de una utilidad parametrizable (más o menos completa) y otra aleatoria que modela las preferencias personales del usuario.

    El tiempo de viaje es uno de los factores de la utilidad, pero desde luego que no es el único.

    Gracias por el artículo. Y a Kiko también, creo que viene bien que se formulen estas preguntas a gente que no se ha parado nunca a considerarlas.

  7. Buenas

    Creo que en el análisis dejáis tres variables importantes que influyen en la opción del transporte público o coche.

    – El cansancio: si llegas de un vuelo muy largo en horas y escalas es probable que prefieras que te vayan a recoger en coche unos amigos o familiares. La idea de tener que hacerse otra horita en bus o metro hasta llegar a tu domicilio echa para atrás a cualquiera.

    – Bultos: si llevas maletas grandes o varios bultos es incómodo ir en transporte público y prefieres ir/volver en coche. Este factor se suma con el de cansancio.

    – El factor emocional: que vayan a despedirte/recibirte personas próximas, en cuyo caso se suele optar por el coche hasta el aeropuerto.

    Creo que son variables a tener en cuenta.

    Saludos

    1. Hola Jorge,

      En efecto, también deberían considerarse estas variables. Sobre las dos primeras cada uno tendría que valorar si compensa incurrir en los costes (económicos, sociales y medioambientales) de ir en coche. Y esto suponiendo que se puede aparcar en un garaje privado o en lugares alejados del centro (donde a priori hay una mayor disponibilidad de aparcamiento en superficie). En mi caso, estas dos variables no me afectan para nada, pero entiendo que no a todo el mundo le pasa lo mismo. Aún así, les ánimo a viajar en transporte público desde o hacia al aeropuerto si aún no lo han probado.

      En cuanto a la tercera variable no estoy tan de acuerdo. En el caso del factor emocional creo que compensa viajar en transporte público. Te despreocupas de la carretera y dedicas ese tiempo a despedir/recibir a personas próximas mientras te llevan 😉

      Un saludo

    2. No todo es Negro o Blanco, las cosas son grises.

      En ocasiones compensa ir en transporte público y en otras compensa el coche.

      Si va uno solo, con equipaje de mano, el transporte público es buena opción en el núcleo de Madrid Capital.

      Pero si se va con toda la familia, con grandes maletas lo mejor sin duda alguna es el coche, además de tardar menos puede salir mas barato que el transporte público y la comodidad de un servicio puerta a puerta.

      También otra buena opción es el Taxi, el aeropuerto es uno de esos lugares donde es esencial el servicio de Taxi.

      Lo que no se puede hacer es obligar a la gente a ir en transporte público, yo antes era fiel defensor de usar el transporte público hasta que empecé a trabajar y a valorar más mi tiempo, y es un infierno tardar en trasporte público 2 horas y en coche 30 minutos, por no hablar de la incomodidad de hacer 5 transbordos y en coche sentado de puerta a puerta.

      Y felicito a Jorge Torralba por su comentario, pues tiene razón en lo que comenta.

      1. Por supuesto que no todo es blanco o negro, y que para una familia de 4 o 5 personas, sobre todo si la mayoría no tienen abono transportes, puede resultar mejor el coche, y más aún en el caso de que uno de ellos simplemente les deje en el aeropuerto, volviéndose esa persona con el coche y ahorrándose el coste del parking.
        A mí personalmente el taxi me parece una opción sumamente cómoda pero muy cara desde un aeropuerto, y me decantaría por él bien en el caso de tener mucha prisa ese día, o bien en ciudades donde el transporte público desde el aeropuerto es escandalosamente nefasto (muy pocas).
        Hay que tener también en cuenta que muchos hoteles ofrecen a sus clientes un servicio de “transfer” incluido en el precio de la habitación a la llegada al destino.
        Por último y para mí lo más importante, con respecto a lo que comentas sobre los tiempos transporte público – coche, las “2 horas” de las que hablas en transporte en la mayoría de ocasiones se deben bien a los recortes de frecuencias sufridas en los últimos años (en la Comunidad de Madrid tenemos un buen ejemplo) o bien a la falta de mejoras de la infraestructura y/o las frecuencias y de coordinación entre transportes (muchas medidas como la coordinación tienen coste cero y otras muy bajo). Es obvio que en casi la mayoría de casos el coche podrá ser más rápido o incluso cómodo, pero como digo con pequeñas mejoras el transporte público tendría muy poco que envidiar al coche cuanto menos.