Equilibrio modal perfecto en Bilbao

0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1Share on LinkedIn0Buffer this page

Repasando las fotos de mi reciente viaje a Bilbao encontré esta casi por casualidad y me pareció un ejemplo paradigmático de una plataforma donde el equilibrio modal entre los diferentes medios de transporte está muy bien conseguido y donde se establece una jerarquía entre modos perfecta según los principios de la movilidad sostenible.

En primer lugar es muy interesante ver que existe espacio exclusivo para casi todos los modos urbanos de superficie. De izquierda a derecha encontramos una acera peatonal, un carril de aparcamiento, un carril para tráfico general (coches, motos y posiblemente autobuses), un carril bici semi-segregado, carriles tranviarios, otro paseo peatonal, e incluso podríamos incluir la ría como plataforma para tráfico fluvial, aunque actualmente creo que no se permite la navegación en este tramo.

Pero además es muy interesante analizar cómo se establece la jerarquía de los diferentes usuarios.

Claramente los peatones tienen la prioridad y la mayor cantidad de espacio, sobre todo al margen de la ría donde pueden disfrutar de un ambiente peatonal de calidad excelente, con vistas preciosas, lugares para sentarse, iluminación, arbolado, etc.

Los ciclistas tienen asegurada su prioridad frente al tráfico motorizado con un carril semi-segregado que les da la máxima seguridad y la máxima flexibilidad de movimientos.

El transporte público (tranvía en este caso) goza también de mucho espacio, completamente segregado del tráfico salvo en los cruces peatonales, y cuenta con andenes accesibles y unas paradas modernas y de gran calidad, con resguardos frente al tiempo adverso, asientos, información al viajero, y hasta máquinas expendedoras de billetes.

En último lugar y con la menor prioridad se encuentra el tráfico de carretera, que dispone de un espacio proporcional a su uso y eficiencia, con un solo carril de circulación y espacio de aparcamiento muy limitado, que además es regulado, lo que desincentiva aún más el uso del coche.

Jamás pensé que tantos buenos ejemplos de movilidad verdaderamente sostenible se pudieran dar en tan poco espacio y menos aún ¡ser capturados en una sola fotografía!

0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1Share on LinkedIn0Buffer this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 thoughts on “Equilibrio modal perfecto en Bilbao

  1. Hola Gonzalo. Este tramo es excelente, sin duda. Pero es apenas 1km. Luego el carril bici va otro kilómetro más o menos sobre la acera, cruza la carretera para dejar la acera de min15 metros frente al euskalduna, y luego regresa al mismo lado, para volver por el otro margen de la ria en las mismas condiciones, mitad sobre acera, mitad segregado del tráfico a motor. Además el anillo ciclista no se cierra, debes recorrer un tramo por carretera para dar vueltas en el. De los otros carril bici no te voy s hablar, pero imagina como.seran si solo uno supera los 300 metros, los demás son fragmentos sin más.
    Por la carretera de la fotografía no circulan buses de línea, y por la ria eo tráfico fluvial qie yo sepa no está restringido, al menos a pequeñas embarcaciones de recreo ( existe algún barco turístico, por ejemplo).
    Tan solo quería aclarar, que en la foto muy bonito, pero la verdad es que esta zona apenas tiene viviendas, es zona “turística, y puedes encontrarte” runners” por el césped donde las vías del tranvía, o por el carril bici / bidegorri.
    Un saludo

    Fdo: uno de Bilbao

    1. Muchas gracias por tu comentario, Kepa.
      Lo que me gustó de la foto es cómo representa todos los modos, lo que me permitió desarrollar bastantes ideas en el texto. Pero como bien dices, de nada sirve hacer un tramo de infraestructura de ningún tipo si no existe continuidad. Te agradezco también las matizaciones sobre el tráfico de buses y fluvial, además del comentario sobre los usos del suelo y el respeto de la plataforma tranviaria, que son cosas que solo “uno de Bilbao” puede saber!