Llamar a las cosas por su nombre (II)

Llamar a las cosas por su nombre (II)

0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Buffer this page

La movilidad ciclista está aumentando progresivamente en nuestras ciudades. La construcción de vías ciclistas (segregadas o no segregadas del tráfico de vehículos o peatones), se ha convertido en uno de los recursos más utilizados para fomentar el uso de la bicicleta. Éstas responden a diferentes tipologías, según el medio que tenga preferencia y el lugar que ocupen en el espacio urbano. Uno de los errores más comunes es llamar CARRILES BICI a casi todas las tipologías de vías ciclistas, en especial a las ACERAS BICI. Para no confundirse con quién tiene preferencia de paso, su ubicación y sus particularidades, es necesario llamar a las vías ciclistas por su nombre:

  • Pista bici: vía ciclista segregada físicamente de la circulación motorizada y del tránsito peatonal. El ciclista tiene la preferencia de paso en todo momento.
  • Acera bici: vía ciclista sobre la acera, segregada por medio de señalización en el suelo. En las intersecciones con tráfico peatonal, la preferencia de paso siempre la tiene el peatón. La bicicleta, a su vez, debe circular por el carril con una velocidad moderada.
  • Carril bici: vía ciclista adosada a los carriles del tráfico motorizado, a la misma cota que la calzada, sin segregar o segregada con un bordillo. La preferencia de paso es similar a la de los vehículos, debiendo obedecer la señalización en las intersecciones con tráfico peatonal.
  • Carril bus bici: vía ciclista compartida con el autobús o tranvía. La preferencia de paso es igual que en el caso del carril bici.
  • Senda bici: vía ciclista en parques o espacios no urbanizados, que normalmente se comparte con el peatón. Se debe respetar al peatón en todo momento, circulando a velocidades moderadas que no provoquen sensación de inseguridad.
  • Vía compartida con el tráfico motorizado: carriles de circulación del tráfico motorizado donde se indica expresamente la posibilidad de circular en bicicleta. Se conocen habitualmente con el nombre de ciclocalles o calles 30 -aunque también existen calles 20 en zonas céntricas. La preferencia de paso, al igual que en los carriles bici, es similar a la de los vehículos.
  • Vía compartida con los peatones: calles peatonales en las que se permite expresamente circular en bicicleta mediante la señalización correspondiente. Al igual que en el caso de la senda bici, se debe respetar al peatón en todo momento.
  • Vías mixtas: otro tipo de vías donde la bicicleta coexiste con el peatón y con los vehículos. La señalización en cada caso definirá el comportamiento del peatón, de los vehículos y de los ciclistas.
Tipologías de vías ciclistas. De izquierda a derecha, y de arriba a abajo: pista bici, acera bici, carril bici, carril bus bici, senda bici, vía compartida con el tráfico motorizado (calle 30), y vía compartida con los peatones. Fuente: movilidaz.com, enbicipormadrid.es y cantabriarural.com.

Tipologías de vías ciclistas. De izquierda a derecha, y de arriba a abajo: pista bici, acera bici, carril bici, carril bus bici, senda bici, vía compartida con el tráfico motorizado (calle 30), y vía compartida con los peatones. Fuente: movilidaz.com, enbicipormadrid.es y cantabriarural.com.

0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Buffer this page
Sobre el autor
Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos especializado en Transportes. Actualmente realizando estudios de doctorado en el Centro de Investigación del Transporte (TRANSyT), en el área de Gestión de la Movilidad, donde además participa en varios proyectos relacionados con la ciudad y su movilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

One thought on “Llamar a las cosas por su nombre (II)