Puertas de andén (2) – Impacto en los viajeros

¿Sabías que las puertas de andén afectan al movimiento de pasajeros en las estaciones? En la primera parte de este artículo vimos algunas ventajas e inconvenientes de las puertas de andén. En esta segunda parte vamos a ver cómo responden los viajeros ante ellas y cómo afecta esto al servicio.

Lo interesante de las puertas de andén es cómo estas afectan al comportamiento de los viajeros. La mayor parte de este efecto es debido al simple pero trascendental hecho de que cuando hay puertas de andén los viajeros saben de antemano dónde están las puertas del tren, y por tanto cuáles son los lugares del andén desde donde van a poder subirse a él. Esto hace que los viajeros:

  • Esperen alrededor de las puertas, y no en cualquier sitio a lo largo del andén, de modo que pueden dejar zonas del andén sin usar.
  • Puedan dejar un espacio libre delante de las puertas y colocarse a los lados para facilitar la bajada de pasajeros del tren.
  • Puedan hacer colas alrededor de las puertas para subir al tren, siempre que el número de pasajeros en el andén lo permita.

En general, estos comportamientos hacen la subida y bajada de pasajeros más ordenada, pero en ocasiones pueden tener consecuencias negativas, por ejemplo en el movimiento de viajeros a lo largo del andén cuando las colas llegan hasta la pared del mismo y bloquean el paso. Sin embargo, esto solo suele ser problemático en andenes con una demanda muy alta y determinadas características de diseño.

Existe una preocupación por que las puertas de andén provoquen un deterioro del servicio si debido a ellas aumenta el tiempo de parada en las estaciones, que afectaría a la frecuencia y regularidad. Sin embargo, la investigación que he realizado en el metro de Londres muestra que las puertas de andén no tienen un impacto significativo en el tiempo de subida y bajada de pasajeros, pero en cambio sí que afectan significativamente al comportamiento de los viajeros, de forma que, cuando hay puertas de andén:

  • Hay más viajeros que se ponen a ambos lados de ellas y por tanto hay menos pasajeros obstruyendo el paso de los viajeros que bajan del tren.
  • Los viajeros hacen más colas, y por tanto se apelotonan menos.
  • Hay menos conflicto entre los pasajeros que suben y bajan, o en otras palabras, se cumple más lo de “dejen salir antes de entrar”.

 

En resumen, con las puertas de andén se consigue una subida y bajada de pasajeros más ordenada y, según los últimos estudios, sin que se generan efectos adversos en el tiempo de subida y bajada de pasajeros.

Sobre el autor
Ingeniero Industrial por la Universidad Politécnica de Madrid con un Máster en Transporte por Imperial College London y University College London. Ha sido consultor de transportes para proyectos urbanísticos y actualmente trabaja en planificación estratégica para Transport for London. Es un apasionado del transporte público y de la movilidad urbana sostenible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 thoughts on “Puertas de andén (2) – Impacto en los viajeros

  1. A mi me gusta más el caos de ahora 🙂 pensar en hacer cola para entrar en el vagón del metro… uf, me pongo malo. Que corra el aire, cada uno bien separadito en el andén hasta que llegue el tren. Todo el mundo allí haciendo el baile de la conga como en la foto no me mola nada de nada.

    1. Las colas surgen de manera natural, nadie obliga a los viajeros a colocarse de esa forma, sino que es su reacción a las puertas, y no todo el mundo hace una cola perfecta ni ocurre así durante todo el día. Depende de la demanda tanto en la estación como en los trenes y de otra serie de factores. Las normas culturales del país/ciudad también afectarían al comportamiento. En Reino Unido, formar colas es toda una institución cultural, y esto no es cierto en todos los sitios. Es probable que en Madrid las colas no fueran tan rígidas pero yo creo que se terminaría observando una aglomeración de gente a los lados de las puertas y cierto grado de ordenación en la entrada de pasajeros, sobre todo en la hora punta de la mañana.

  2. El efecto «cola ordenada» podria obtenerse tambien dibujando rayas en el suelo que indiquen donde para el tren. Claro, los conductores deberian parar siempre en el mismo punto y esto no siempre pasa.

    1. Desde luego, las marcas en el suelo pueden tener un impacto similar en cuanto a indicar dónde se encuentran las puertas, pero seguramente sería más débil que el impacto de las puertas.
      Los trenes deberían parar en el mismo punto, o en dos o tres puntos a lo largo del andén en función de su longitud, pero tampoco sería muy difícil conseguirlo si no ocurre.