¿Qué es el car-sharing flexible?

0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Buffer this page

En ocasiones, tenemos necesidades puntuales de desplazamiento que no pueden ser satisfechas por el transporte público, la bici o el taxi, por lo que encontramos en el car-sharing una solución puntual sin tener que recurrir al uso de un coche privado en propiedad, con los costes que acarrea. Existen dos modalidades:

  • car-sharing tradicional o de bases: es el modelo que hasta ahora existe en las ciudades españolas (Bluemove, Avancar o Respiro) , en el que el usuario debe dejar el vehículo en el mismo lugar donde inicio su uso; y que básicamente su cometido es sustituir al coche en propiedad de residentes o de empresas de la zona de influencia de la base.
  • car-sharing flexible o one-way: es el modelo de por ejemplo Car2Go en Berlín o Auto’Lib en París, en el que se puede dejar el vehículo en cualquier otro punto habilitado de la ciudad; y que viene a sustituir al taxi y al transporte público.

El car-sharing tradicional ya lo hemos tratado en algunos artículos de ecomovilidad.net, por lo que hoy nos vamos a centrar en el car-sharing free-floating.

¿Cómo funciona el car-sharing flexible?

Consiste en una pequeña flota de vehículos adaptados al entorno urbano en tamaño y emisiones, que es de uso compartido. Los desplazamientos de un solo trayecto son posibles. No existe la necesidad de devolver el vehículo al punto origen del viaje al contrario que con el car-sharing de bases.

Los vehículos se suelen encontrar aparcados en la calle, se localizan mediante una aplicación del teléfono. Se abren con una tarjeta y las llaves están dentro. No es necesario (aunque es posible) reservar el vehículo ni tampoco es necesario prever una hora específica para dejar de usarlo. Los vehículos están disponibles para desplazarse por la ciudad 24/7.

Se puede usar por toda la ciudad y aparcar en cualquier lugar (dentro de la legalidad) dentro de una zona establecida. Se paga por minutos y es trasparente porqué está todo incluido (aparcamiento también).

¿Por qué es sostenible el car-sharing?

Está diseñado para adaptarse al sistema de transporte de la ciudad, complementándolo y formando un eslabón más de la cadena intermodal. Facilita el cambio de hábitos de los ciudadanos que tendrán más opciones de transporte y más motivos para no usar su vehículo privado. A medio plazo facilita la decisión del ciudadano de no comprar un vehículo, o incluso vender su vehículo. Esto, a su vez, repercute de manera positiva en el resto de las opciones modales  que conforman el sistema de movilidad de la ciudad.

A continuación se enumeran los beneficios del car-sharing:

  • Mejora la oferta de transporte: Amplía las opciones que tiene un ciudadano a la hora de desplazarse, con un sistema novedoso y ecológico que le aporta flexibilidad.
  • Permite un uso más racional de vehículo privado: El hecho de que se pague por minuto de uso del coche representa un regulador natural del uso de los vehículos. Los usuarios tienden a hacer un uso limitado, ya que pagan por cada unidad de tiempo de uso.
  • Facilita la decisión de no usar / no comprar / vender el coche: El sistema ofrece un nuevo servicio que refuerza y aporta flexibilidad al sistema de transporte, facilitando un cambio de hábitos de los ciudadanos, que tendrán más opciones de transporte y más motivos para no usar su vehículo particular. A medio plazo (y en combinación con el resto de actores en el sistema de transporte, y otros servicios de movilidad que surgirán en los próximos años) facilita la decisión del urbanita de no comprar un vehículo, o incluso vender su vehículo. Esto, a su vez, repercute de manera positiva en el resto de las opciones modales que conforman el sistema de movilidad de la ciudad.
  • Mejora la calidad del aire y lucha contra el cambio climático: Los vehículos tienen normalmente emisiones de NOx varias veces más bajas que los vehículos estándar. Y muy reducidas emisiones de CO2, o incluso en algunos casos eléctricos.
  • Posibilidad de roaming de movilidad: Los usuarios de algunos sistemas implementados a nivel internacional como Car2Go pueden usar los vehículos de otras ciudades del mismo sistema en Europa y en Norteamérica.

 Además el car-sharing flexible por sus particularidades tiene también estos efectos:

  • Gestión de la demanda de aparcamiento: El car-sharing flexible permite una reducción de la demanda de aparcamiento. Hay sistemas en los que no se necesita espacio reservado en la vía pública y otros en los que existen plazas reservadas para estos vehículos. Pero además normalmente se opera con vehículos más pequeño que un vehículo estándar, por lo que ocupan la mitad de espacio (tanto parado como en movimiento). Estos coches encajan en espacios de aparcamiento muy reducidos y sin uso, que se van generando en la ciudad. Este sistema “rellena” esos espacios infrautilizados y permite ganar eficiencia en la gestión del espacio público.
  • Flexibilidad al ciudadano ante la necesidad de restringir el uso del vehículo privado: El car-sharing free-floating ofrece una herramienta para aliviar las necesidades de los ciudadanos de desplazarse de manera individual, a la vez que el Ayto toma medidas de restricción de uso del tráfico o aparcamiento, por ejemplo en París se han convertido una enorme cantidad de plazas en superficie a plazas para recarga de vehículos eléctricos, aprovechando que el sistema de car-sharing es electrico.
  • Permite el viaje intermodal en combinación de otros modos: En el car-sharing one-way los trayectos en sentido único son posibles. El sistema está diseñado para formar parte del mix de movilidad sostenible de la ciudad y trabajar en combinación con el transporte público para ser alternativa al uso del coche privado.
  • Puede entrar en competencia con medios más sostenibles como la bici o el transporte público: Aunque el precio (lógicamente) mayor que el transporte público o la bici restringe su uso a situaciones de verdadera necesidad de un coche, con el hecho de que se pueda dejar el coche en otros sitios de la ciudad, se está fomentando en cierta medida los desplazamientos urbanos en coche.
0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Buffer this page
Sobre el autor
Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos con 2 másteres de especialización en transportes: Movilidad Urbana (UPM/URJC) y Supply Chain Design & Management (ParisTech ENPC). Ha trabajado en una de las principales consultoras especializadas en movilidad de España; y mejorando la distribución de mercancías en el último km para la líder francesa de transporte express. Además es socio-fundador de APTeMUS y coordinador en España y Francia de Y4PT. Puedes ver su perfil en LinkedIn.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 thoughts on “¿Qué es el car-sharing flexible?

  1. Buen artículo Alfonso!
    Con respecto al carsharing flexible, me surge la curiosidad de cómo puede afectar al sector del taxi. Como bien dices, el hecho de que sea un servicio one-way hace que compita más directamente con el transporte público. Por supuesto, supone muchas más ventajas para el usuario a nivel de flexibilidad y comodidad. También estoy con @Tifon en que pueden quedar zonas sin cubrir, lo que sería un problema importante.

    Saludos!!

  2. Cómo se controla que no haya una zona desabastecida en favor de otra superpoblada?
    En Bicimad se paga 10 o 20 céntimos a los que facilitan la redistribución. En el car sharing flexible no se da o no se contempla este problema?

  3. Felicidades como siempre por los artículos publicados.
    Tengo una duda o inquietud en esta modalidad de car-sharing.
    En muchas ciudades existen zonas reguladas de aparcamiento, con lo cual si pretendemos dejar estacionado el vehículo en una de estas zonas, ante la imposibilidad de encontrar aparcamiento libre en superficie, cómo se gestiona el pago.
    Me sorprende también que en el artículo se afirme lo siguiente: “Lo más importante es que no se necesita espacio reservado en la vía pública. Los coches aparcan donde hay sitio”.
    Creo que aunque el vehículo sea de reducidas dimensiones no podrá estacionar por un tiempo determinado “donde hay sitio”, ocupando cualquier espacio disponible en detrimento del espacio público.

    Gracias,

    Víctor

    1. Gracias Victor,

      Tienes razón, quizás no lo expliqué de forma clara; en efecto, hay sistemas en los que no se necesita espacio reservado en la vía pública y los coches aparcan donde hay sitio “de aparcamiento” como cualquier otro coche; y otros en los que existen plazas reservadas para estos vehículos.

      1. Gracias a ti Alfonso por la aclaración.
        Sólo me queda la duda de cómo se gestionaría el pago por aparcamiento en zonas reguladas.
        Pongo un ejemplo para intentar que se entienda mejor: supongamos que soy un usuario del servicio de car-sharing y finalizo mi trayecto en una zona de aparcamiento regulado (de pago). En algunas ciudades o zonas se puede pagar mediante aplicaciones o tarjeta, pero en otras los parquímetros sólo admiten monedas para la expedición del tiquet. En este último caso, con más dificultad que en los primeros, no acabo de ver la solución para dejar el coche aparcado hasta que algún otro usuario lo necesite o bien algún trabajador de la empresa de car-sharing lo recoja para dejarlo en un punto de aparcamiento propio de la compañía. ¿Quién paga y de qué forma el estacionamiento hasta el nuevo uso del vehículo o la recogida por parte de la empresa?
        Gracias y felicitaciones de nuevo, un saludo.
        P.D.: Por si es de tu interés, te dejo un enlace a unas visualizaciones de Open Data realizadas con CartoDB previo proceso en GIS, concretamente en relación con los accidentes de tráfico registrados en Barcelona durante el año 2014.

        https://geoambient.cartodb.com/maps

        Víctor León

        1. En bluemove hay algo parecido en cuanto a dónde dejarlo: no tienen una plaza de aparcamiento fija sino una del barrio. Para encontrarlo, el GPS consigue darte los datos de dónde se encuentra aparcado el coche de forma muy aproximada.
          Y luego mientras lo usas, si quieres dejarlo aparcado tienes pagada la zona verde y azul dentro de Madrid.