¿Qué es la ecomovilidad? (1): Transporte y medio ambiente

El título de nuestro medio de comunicación es ecomovilidad.net, y todos nuestros esfuerzos se dirigen a potenciar este concepto en los lugares donde vivimos, pero… ¿qué entendemos por ecomovilidad? Este es un término que empieza a utilizarse en distintos foros y a estar en boca de cada vez más gente. Hoy comenzamos una serie de tres artículos en los que vamos a profundizar en el concepto de movilidad sostenible, la importancia de que el transporte de nuestras ciudades sea lo más sostenible posible, los problemas que provoca que no sea así y las soluciones para conseguirlo.

¿Qué es la movilidad sostenible?

La definición más sencilla de sostenibilidad es la “capacidad de continuación en el futuro lejano” (Center for Sustainability, 2004). Cualquier actividad que puede continuar realizándose de forma indefinida es sostenible, en caso contrario, no lo es. Y la definición más extendida de desarrollo sostenible es la formulada en la Comisión Mundial de Medio Ambiente y Desarrollo: “satisfacer las necesidades actuales sin comprometer la capacidad de las próximas generaciones para satisfacer las suyas propias” (Brundtland Report, 1987).

Entonces,  ¿qué se entiende por transporte sostenible? Según el Consejo de Ministros de Transportes de la UE, es aquel que:

  • Permite la satisfacción de las necesidades de acceso y desarrollo de los individuos, de las empresas y de la sociedad de manera segura y consistente con la salud humana y el ecosistema, y que promueve la equidad con y entre generaciones sucesivas.
  • Es asequible, opera de forma eficiente, ofrece diferentes opciones de modo de transporte, y constituye la base de una economía competitiva, así como de un desarrollo regional equilibrado.
  • Limita las emisiones y los residuos a la capacidad del planeta para absorberlos, limita el consumo de recursos renovables por debajo o al nivel de producción de los mismos, utiliza recursos no-renovables por debajo o al nivel de desarrollo de sustitutos renovables, y minimiza el uso de espacio y la emisión de ruidos.

El transporte tiene una gran influencia en el medio ambiente entendido como todo lo que lo rodea, y el reto es controlar la demanda creciente de movilidad sin limitarla, minimizando sus efectos negativos (CO2, ruido, accidentes, congestión, accidentabilidad, etc.) y maximizando sus efectos positivos (desarrollo económico, equidad social y calidad ambiental).

El sector transporte

El transporte es un sector que contribuye en España con cerca del 6% del PIB, da empleo directo e indirecto a un 4,5% del total de la población activa y la inversión media anual en infraestructuras del transporte representa más del 1% del PIB español.

El consumo energético de este sector supone el 40% del consumo energético total nacional, del que el 80% es debido al transporte por carretera (casi la mitad de esta energía empleada en el transporte por carretera se debe a los vehículos privados que usan las familias para sus desplazamientos). Este elevado consumo de energía en transporte, sector que presenta una escasa diversificación energética (los derivados del petróleo satisfacen más del 95% de la demanda), provoca un grave problema de dependencia energética, que en 2020 podría suponer para España que el 90% de la energía debiera ser importada.

Fuente: IDAE

El sector transporte tiene dos vertientes diferenciadas: el transporte de mercancías y el de viajeros.

El transporte de mercancías está muy vinculado a la evolución de la economía. Aproximadamente un tercio del volumen total de mercancías transportadas se realiza en ámbito urbano. En los últimos años ha aumentado considerablemente este tipo de transporte de corta distancia (ha aumentado un 55% entre 1995 y 2003), habiéndose experimentado un fuerte incremento en el nº vehículos destinados al reparto urbano de mercancías.

El transporte de viajeros también ha experimentado un gran aumento de demanda en los últimos años, pero no de forma equilibrada, el avión y muy especialmente el coche han experimentado fuertes incrementos en los pasajeros·km transportados (la tasa de motorización se ha duplicado en los últimos 25 años). También han aumentado los desplazamientos por persona (3 viajes/día). La mayor parte de estos desplazamientos se realizan en entorno urbano (la mitad de los viajes en coche son menores de 5 km y el 30% menores de 3 km). En este mismo ámbito urbano decrece la proporción de viajes que se realizan en transporte público (menos del 10%), en bicicleta (menos del 5%) y a pie.

Fuente: AIE

La importancia del transporte urbano

Tras este breve análisis de lo que representa el sector transporte, junto con el hecho de que el 80% de los europeos vivimos en ciudades, se puede llegar a la conclusión siguiente: el transporte y su sostenibilidad como problemática global tiene su cara más visible en el ámbito local, donde son más palpables sus impactos  y pueden ser más eficientes sus soluciones.

En esta serie de tres articulos que comenzamos hoy en ecomovilidad.net vamos a enumerar los principales problemas (2) y vamos a intentar dar con las soluciones (3) para caminar hacia una movilidad más sostenible.

Sobre el autor
Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos con 2 másteres de especialización en transportes: Movilidad Urbana (UPM/URJC) y Supply Chain Design & Management (ParisTech ENPC). Ha trabajado en una de las principales consultoras especializadas en movilidad de España; y mejorando la distribución de mercancías en el último km para la líder francesa de transporte express. Además es socio-fundador de APTeMUS y coordinador en España y Francia de Y4PT. Puedes ver su perfil en LinkedIn.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 thoughts on “¿Qué es la ecomovilidad? (1): Transporte y medio ambiente

  1. He visto que Ecomovilidad (muy buen blog en mi opinión) se centra en las ciudades de Barcelona, Granada y Madrid, me gustaría sino es mucho pedir que también se centre en las ciudades de Cartagena y Murcia, pues, la movilidad y sobretodo la ecomovilidad en ambas ciudades no es muy buena y deja mucho que desear.
    Tengo varias propuestas para mejorar la movilidad en Cartagena y Murcia, propuestas interesantes sobretodo para los jóvenes como yo que no tenemos la mayoría de edad y dependemos del transporte público para poder movernos.

    1. Hola Elena

      Las ediciones de ecomovilidad.net dependen de los diferentes redactores. Cada uno de nosotros escribe sobre la ciudad donde vive y conoce.

      Nos gustaría poder abrir más ediciones en otras ciudades de España, pero para ello necesitamos redactores comprometidos que puedan mantener un blog sobre su zona. Si conoces a gente relacionada con la movilidad que esté dispuesta a sacar adelante una edición del blog en Murcia, podríamos ponernos a ello.

      1. A ver, en realidad, las propuestas que yo tengo son ideas de un amigo mío que está muy interesado por la movilidad en nuestra ciudad (Cartagena), él sería en principio quien se encargaría de llevar el blog de Cartagena y yo le ayudaría en lo que pudiera.
        Ya que ninguno de nuestros políticos pone remedio tendremos que hacerlo los ciudadanos, puesto que, la situación de movilidad ha mejorado con los años, pero, aún faltan muchas cosas por mejorar en Cartagena y veo mediante este blog una muy buena manera de ayudar y mejorar la situación actual.

          1. ¿Verdad que sí Alfonso? Yo también creo que en Cartagena y Murcia hay mucha temática interesante sobre la ecomovilidad, me puse en contacto y me atendió Fernando de Córdoba, estoy a la espera de que me conteste, gracias por los ánimos.

  2. Muy buen artículo. Indispensable para que muchos sepamos que es la ecomovilidad, y lo dispuestos que estamos cada uno a participar de ella, y no a predicar en el desierto, porque a veces es lo que parece.
    Muy buenas las reflexiones de Naranjo, a ver si empezando por los políticos, que desde luego son quien debería estar prestando más atención, y promoción a la ecomovilidad.
    La Eco, y la movilidad del ferrocarril en España, tiende a Zero.
    El desmantelamiento del ferrocarril, y la promoción del trasporte por carretera resulta muy arcaico, y responde a que lo ejecutan personajes que no conocen el presente, y el futuro. Del trasporte, las energías, y los modos.
    Esperemos que en 100 años más se vuelvan más progresistas.

  3. Muy interesante artículo.

    La verdad es que son datos chocantes. Especialmente el que más del 40% de la energía del transporte sea empleado en el transporte por carretera de mercancías y transporte colectivo.

    Demuestra la infrautilización de la red de ferrocarril que existe en España actualmente.
    La inversión casi en exclusiva en AVE, con precios luego desorbitados (increíble que Madrid-Valencia cueste 90€ y Barcelona-París solo 80€ en TGV desde Figueras…) no ayuda en mucho a la reducción de desplazamientos por carretera, y muchísimo menos a las mercancías. Aunque cabe decir que el nuevo corredor Figueras – Barcelona en ancho internacional para mercancías, puede contribuir, si se gestiona bien, a la disminución de camiones en este corredor. Un pequeño paso, que esperemos que sea el primero de otros muchos más.

    Por otro lado, se está creando dos redes paralelas estupendas, una para el Ave y la otra para el resto de trenes, que queda normalmente totalmente infrautilizada.
    Caso que llega al extremo en el corredor Madrid – Valencia, donde hay una vía a 300km/h y dos en paralelo para trenes convencionales y de mercancías, una por Albacete de 220km/h (totalmente infrautilizada ahora, especialmente si se tiene en cuenta la inversión que supuso adaptarla a esa velocidad hace no tanto, a finales de los 90) y la otra vía Cuenca de velocidades mucho más bajas totalmente en paralelo con el AVE desde Aranjuez hasta Valencia con escasas circulaciones.

    Ojalá en el futuro se vea más tráfico mercante y se fomente este tipo, asi como más tráfico ferrovario en general por nuestras vías, que contribuirá a disminuir el consumo de energía en el transporte.
    A ver si la liberalización ferroviaria facilita el tráfico de nuevos trenes de viajeros con trenes competitivos y económicos, y además se ofrezca más intermodalidad que permita que el coche sea menos competitivo frente a otros medios:
    un tren explotado por AutoRes o Alsa, por ejemplo, cuando llegue a una estación puede tener allí un autobús esperando de la misma compañía que te lleve hasta tu destino final.
    Una buena coordinación y precios aceptables (no 90€ por ir en AVE hasta Valencia) son imprescindible para reducir estos gráficos.

    Un saludo.