Doble rotonda sin señalización

El otro día volví a Oxford y pasé por esta doble rotonda que no había visto las otras veces pero que inmediatamente reconocí como uno de los casos prácticos que estudié durante mi máster.

La particularidad de esta doble rotonda es la total ausencia de señalización, tanto horizontal (líneas y marcas en el suelo) como vertical (señales, semáforos, etc.) o de otro tipo.

Este diseño ejemplifica una tendencia minimalista basada en estudios que han demostrado que la reducción (o en su máxima expresión, la eliminación total) de señalización viaria en determinadas condiciones produce mejoras significativas en la circulación, tanto en la fluidez y evitando atascos como reduciendo la velocidad del tráfico y el número y gravedad de los accidentes.

Esta idea, que parece contradictoria, se basa en que quienes circulan por estos espacios (vehículos motorizados, bicicletas y peatones), al no tener los referentes habituales y enfrentarse a una situación desconocida e incierta, maximizan su atención y por tanto se mueven con más precaución. Además, la ausencia de todos los estímulos y obstáculos visuales que estarían presentes con la señalización habitual hace que existan líneas de visión mucho más directas y claras que revierten en una reducción de las colisiones por tener mayor visibilidad.

Este concepto está cada vez más extendido en ciudades de todo el mundo y es en el que se sustenta también la idea del espacio compartido («shared space» en inglés), en el que todas las personas que utilizan una vía circulan por el mismo espacio físico y por tanto tienen que prestar atención a los demás movimientos para que la circulación sea eficaz y segura.

Si bien el de la foto no es un espacio compartido en sentido estricto, ya que existe un bordillo que separa las aceras y medianas de los carriles de circulación (aunque existe un gran debate sobre lo que define un espacio compartido), sí que carece de toda señalización.

Otro elemento que resulta curioso es que cada una de las rotondas de esta doble rotonda se puede atravesar, literalmente, en vez de tener que rodearlas, ya que la «isla central» no es tal sino que tiene simplemente un acabado diferente pero del mismo material y a la misma cota que lo que serían los carriles. Aunque esta ausencia de isla central no es exclusiva de estas rotondas no señalizadas, ya que por ejemplo todas las llamadas mini-rotondas, de las que en Reino Unido hay miles como la de la fotografía, son así; en pocos casos se ve en rotondas de mayor tamaño.

Mini-rotonda en Reino Unido. Fuente: Stephen Sweeney

La posibilidad de pisar la isla central tiene una ventaja evidente para la maniobrabilidad de vehículos grandes como autobuses o camiones, pero también resulta ventajoso para los demás ya que, en ausencia de otros vehículo cuya trayectoria esté en conflicto con la propia, se puede acortar la distancia y por tanto el tiempo y reducir el retraso generado en la rotonda, lo que a su vez repercute en la fluidez del tráfico.

 

Y tú, ¿conoces algún espacio de este tipo en España? Si ves uno, mándanos tu foto a Twitter @ecomovilidad.

Sobre el autor
Ingeniero Industrial por la Universidad Politécnica de Madrid con un Máster en Transporte por Imperial College London y University College London. Ha sido consultor de transportes para proyectos urbanísticos y actualmente trabaja en planificación estratégica para Transport for London. Es un apasionado del transporte público y de la movilidad urbana sostenible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 thoughts on “Doble rotonda sin señalización

  1. Se agradece la «limpieza» de la zona al no saturar y quedar expedita, y cuan quisquillosos son algunos, con o, hablamos de personas que usan la vía pública. En el cruce de la calle Campezo, de Madrid, con otra vía cuyo nombre ahora no recuerdo hay una glorieta con el interior con losetas de aglomerado que permiten sortear por el interior sin mucha incomodidad ni ruido. Atte.
    el enlace a Streetv.

    https://www.google.es/maps/@40.4444598,-3.5828268,3a,75y,342.74h,93.53t/data=!3m7!1e1!3m5!1sQeSWemkHFvRkAmxVCPfykA!2e0!6s%2F%2Fgeo0.ggpht.com%2Fcbk%3Fpanoid%3DQeSWemkHFvRkAmxVCPfykA%26output%3Dthumbnail%26cb_client%3Dsearch.TACTILE.gps%26thumb%3D2%26w%3D392%26h%3D106%26yaw%3D190.68019%26pitch%3D0%26thumbfov%3D100!7i13312!8i6656?hl=es

  2. Ante tanta insistencia absolutamente irrelevante para el contenido del artículo sobre el uso de lenguaje neutro, quedan con esta actualización eliminadas las referencias a usuarios y usuarias, a ver si en vez de tanta crítica sobre la forma surge algún comentario que realmente aporte algo de contenido al debate.
    Gracias a Matteo y peque por sus opiniones válidas y relevantes al respecto.

    1. Si los lectores nos hemos fijado de más en el lenguaje es tu culpa, no vayas de víctima. Que encima no ponía «usuarios y usuarias» (ya redundante de por sí), sino solo el femenino

  3. Cuando estaba en Irlanda, la mayoría de usuariOs (sí, con O, para no excluir) atravesaban la rotonda en linea recta pisando el circulo.

  4. La posibilidad de pasar por encima de la rotonda sin necesidad de rodearla en España provocaría que gran parte de los vehículos llegasen a gran velocidad y ni tan siquiera frenasen, confiando en que no hubiese más tráfico.
    En Inglaterra puede que funcionan, en España o Italia sería un generador de accidentes

  5. En Madrid podríamos empezar quitando los malditos semáforos de las rotondas, el resto de señalización se puede quedar. Me parece tan absurdo que haya semáforos en medio de las rotondas…

    1. Exacto. Por mucho que le pese al autor de este artículo, el femenino excluye; la forma no marcada (que no es exactamente un masculino, por cierto), por su parte, incluye tanto a hombres como a mujeres.