London Dial-a-Ride: transporte público gratuito y 100% accesible

0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn1Buffer this page

La falta de accesibilidad es un argumento clásico en contra de ciertas políticas de movilidad sostenible, sobre todo aquellas que penalizan la movilidad en coche a favor del transporte público o los modos activos (caminar, bicicleta, etc.). Se rechazan propuestas debido a que existen personas con movilidad reducida que lógicamente no pueden ser activas o que en muchas ocasiones no pueden utilizar cómodamente el transporte público de masas ya que este raramente es completamente accesible. Pero, ¿y si existiera un alternativa de movilidad 100% pública, gratuita y universalmente accesible para todas esos personas que no pueden participar del resto de opciones de movilidad sostenible? En Londres, dicha alternativa existe y se llama Dial-a-Ride.

¿Qué es?

El servicio Dial-a-Ride, que se podría traducir libremente como “Llama para viajar”, es ofrecido por Transport for London, la empresa municipal que gestiona todo el transporte público de Londres, para todas aquellas personas que no pueden utilizar el transporte público convencional.

Consiste en un servicio gratuito a la demanda, puerta a puerta y reservado con antelación de minibuses completamente accesibles con características de operación similares a los taxis colectivos, o lo que actualmente se denomina paratransit (a veces traducido como paratránsito).

Está orientado a viajes cortos ocasionales que excluyen visitas al médico, a centros de día o a los colegios, ya que estos se cubren con otros servicios de transporte municipales. También quedan excluidos viajes al trabajo o a centros educativos, ya que no existen suficientes recursos como para cubrir esa demanda continuada.

¿Quién puede usarlo?

Para poder utilizar este servicio es necesario registrarse de forma totalmente gratuita, pero solo pueden hacerlo las personas mayores de 85 años o que demuestren tener una discapacidad a largo plazo o permanente que les impida utilizar el transporte público.

¿Cómo funciona?

La reserva es muy sencilla. Simplemente hay que llamar por teléfono o escribir un email y proporcionar los datos del viaje deseado: origen, destino, restricciones horarias, acompañante, etc. Se recomienda hacerlo con al menos un día de antelación, dada la gran demanda. La solicitud se procesa y o se acepta tal cual, o se negocian pequeñas modificaciones, o se rechaza.

En el día y hora convenidos, con un margen de 15 minutos, el vehículo se presenta en la dirección de recogida y comienza el viaje, en el que se permite llevar un par de bolsas pequeñas y, si se ha solicitado, hasta un acompañante.

La subida y bajada a estos vehículos de piso bajo continuo se realiza o bien por la puerta lateral (que dispone de rampa en caso necesario) o por la trasera, que cuenta con un elevador para sillas de ruedas; y siempre se puede contar con la ayuda del personal a bordo (conductores/as y asistentes).

¿Qué es lo mejor de este servicio?

El aspecto más destacable de esta iniciativa es que proporciona una accesibilidad universal (para todo el mundo) y a todos los niveles de lo que se entiende por accesibilidad del transporte en sentido amplio:

  • Nivel “micro”: el que se refiere a las barreras físicas de subida y bajada a los vehículos, ya que los minibuses están diseñados para todas las necesidades.
  • Nivel “meso”: el que se refiere a la posibilidad de llegar hasta los vehículos desde el origen del viaje, salvando barreras arquitectónicas o de otro tipo. Este nivel se cubre con la recogida en la puerta y la asistencia del personal a bordo.
  • Nivel “macro”: el que se refiere al acceso igualitario a actividades y oportunidades a un coste razonable, que se cubre con la mera existencia del servicio y su carácter gratuito.

¿Cuáles son los aspectos negativos?

Si bien esta iniciativa no tienen ninguna pega en cuanto a sus objetivos y su implementación, es cierto que desde el punto de vista de los usuarios puede presentar inconvenientes en cuanto a que:

  • No siempre se puede ofrecer el viaje solicitado, y difícilmente puede ser un viaje espontáneo. En particular, las horas de la mañana suelen estar muy demandadas, y a veces es necesario proponer soluciones parciales como cambios de horario o solo la ida o la vuelta.
  • El viaje puede llegar a ser bastante largo y pesado ya que puede haber bastantes paradas para recoger o dejar a otros usuarios y estas pueden ser largas si la subida y bajada requiere asistencia.

 

Sin embargo, el Dial-a-Ride es un elemento esencial en el mix de la movilidad, ya que cierra de manera inmediata la brecha de accesibilidad allí donde el transporte público aún no ha podido superarla del todo. Si quieres más información sobre el London Dial-a-Ride, puedes consultar la web de Transport for London aquí.

 

¿Conoces algún otro ejemplo de servicios de este tipo? ¿Dónde? ¿Cómo funcionan? Cuéntanoslo en un comentario o en Twitter @ecomovilidad.

0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn1Buffer this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 thoughts on “London Dial-a-Ride: transporte público gratuito y 100% accesible

  1. En València existe una cosa parecida, pero el servicio se hace con un autobús estándar adaptado para que quepan bastantes sillas de ruedas.

  2. En Las Palmas de Gran Canaria existe un servicio muy similar denominado “Guagua Amarilla” (un nombre un tanto absurdo ya que en esa ciudad todas las guaguas son amarillas) y que también ofrece este tipo de traslados “puerta a puerta” bajo demanda. La diferencia es que sí permite ir a centros de trabajo. En este enlace está la información:

    https://www.guaguas.com/noticia/864