Prohibidos los coches en el cruce del Banco

Desde el pasado 22 de mayo, los coches no pueden circular por el cruce del Banco de Inglaterra (Bank), en el corazón de la «City» londinense, en días laborables entre las siete de la mañana y las siete de la tarde. Durante estos periodos, solo los autobuses, bicicletas (ni siquiera los taxis) pueden entrar a este cruce.

Esta iniciativa, denominada Bank on Safety, ha sido llevada a cabo por la administración de la City of London (uno de los distritos de Londres) y se enmarca en una estrategia integral de pacificación del tráfico y mejora del espacio público en el que quizás sea uno de los cruces más complejos y con más tráfico de la ciudad de Londres.

Contexto

Dicha estrategia, llamada All change at Bank, tiene como objetivo preparar el espacio urbano del cruce para absorber la creciente demanda de la estación de metro de Bank que se encuentra justo debajo, que es una de las más congestionadas de la red y que verá aumentada su capacidad en 2021 cuando se termine la construcción de un nuevo túnel y andén para la línea Northern.

Durante las obras de dicho túnel, además, se anticipa un cierre parcial de dicha línea durante 17 semanas en la primavera de 2020, que se espera que sea uno de los más difíciles de gestionar de la historia del metro.

Dado que gran parte de la campaña de comunicación para cambiar los hábitos de los usuarios y ayudar a mitigar el impacto del cierre se va a centrar en motivarlos a caminar unos minutos más hasta su destino, la mejora del espacio urbano en los aledaños de la estación antes de la llegada de esas multitudes resulta un movimiento táctico bastante inteligente.

¿Cómo funciona?

La restricción de circulación para los coches se va a probar durante 18 meses y afecta de manera distinta a dos zonas diferenciadas.

En el cruce en sí (en rojo en la siguiente imagen), de lunes a viernes entre las siete de la mañana y las siete de la tarde no podrán circular coches, taxis ni camiones; solo autobuses y bicicletas, so pena de multa.

En las calles que conducen al cruce (en azul en la imagen) se permiten ciertos movimientos para el tráfico general y los accesos a los edificios colindantes, incluyendo vehículos de reparto.

La principal motivación de esta iniciativa es la seguridad vial, ya que el número de colisiones en esta intersección es desproporcionadamente alto y la mayoría suceden en esa franja horaria.

Acogida

Tengo entendido que se esperaban movilizaciones del sector del taxi y otras protestas pero al final no han ocurrido.

Cuando me acerqué el otro día a verlo y hacer fotos, hacia las 16:00, todo parecía perfectamente normal y aunque vi pasar varios coches y taxis despistados, en general el cruce y los alrededores se veían bastante tranquilos.

Lo que demuestra una vez más que la vieja creencia de que los cortes de tráfico generan un absoluto caos y no son admisibles en las zonas con más tráfico es en realidad una gran falacia, ya que este es posiblemente uno de los cruces más transitados de todo Londres, una ciudad que no destaca precisamente por la ausencia de atascos, y de momento el ensayo está siendo un éxito.

De todas maneras, la ciudadanía tendrá la oportunidad de dar su opinión en una consulta pública que comenzará a finales de junio. Toda la información de la misma está publicada en la web de la City of London, pero además hay un quiosco informativo en el medio de la plaza donde están explicados la motivación y el funcionamiento del proyecto, tal y como se muestra en la foto.

Conclusión

Quizás alguien se haya sorprendido al leer el título del artículo pensando que quizás se trataba del Banco de España o de algún otro banco en alguna de sus ciudades. No lo era en este caso, y discúlpeseme el uso de este recurso para llamar la atención, pero lo que nos debemos preguntar es, ¿y qué pasaría si fuese el centro de nuestra ciudad? Si lo ha podido hacer una ciudad de 8 millones de habitantes en el cruce más importante de su centro financiero, ¿por qué no puede conseguirlo Madrid, Barcelona o cualquier otra ciudad?

Lo único que se necesita es una buena planificación previa y un plan de acción (que hay que respetar) para mitigar los posibles efectos adversos, junto a una gran labor de comunicación y consulta con todos los colectivos afectados desde el inicio del proyecto para conseguir su aprobación y compromiso con la solución acordada. Además, por supuesto, de la voluntad política para llevarlo adelante.

Sobre el autor
Ingeniero Industrial por la Universidad Politécnica de Madrid con un Máster en Transporte por Imperial College London y University College London. Ha sido consultor de transportes para proyectos urbanísticos y actualmente trabaja en planificación estratégica para Transport for London. Es un apasionado del transporte público y de la movilidad urbana sostenible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 thoughts on “Prohibidos los coches en el cruce del Banco

    1. ¡Hola!
      Conozco el busway de Cambridge por haberlo estudiado en el máster, pero no lo he visto en directo.
      Y con la rotonda no sé muy bien a qué te refieres…
      ¿Por qué lo decías?
      ¡Gracias por el comentario!

        1. Pues sobre el busway no tengo ninguna opinión formada. Como te decía, conozco el caso pero por encima, no lo he visto ni me he parado a analizarlo. A simple vista es una cosa que está «bien» porque al fin y al cabo es una plataforma segregada para el autobús que permite que este vaya más rápido y sin sufrir atascos, y por lo que tengo entendido hasta prácticamente se dirige solo, el conductor solo tiene que acelerar y frenar porque el diseño del carril ya guía las ruedas.
          La rotonda esa no la conocía. Es bastante curiosa, pero creo que coincido con el artículo que enlazas. No parece una cosa muy bien pensada, además puede ser peligrosa para personas con discapacidades visuales o incluso cognitivas porque es una cosa tan rara que puede llevar a mucha confusión para gente que necesita aprender unas reglas estrictas.
          ¡Gracias por compartirlo!

  1. Lo que más me gusta es la señal azul con un bus y una bici en blanco que no significa obligación de circular a estos vehículos, sino la prohibición al resto de hacerlo.

    A ver si se actualiza el reglamento para que el significado sea ese, que por ejemplo, el carril bus en España tiene una ininteligible señal azul cuadrada con un bus dentro, que obviamente debería ser redonda.