Urban Lakeside Aspern, laboratorio urbano

0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1Share on LinkedIn20Buffer this page

Urban Lakeside Aspern (Viena) es uno de los desarrollos urbanísticos más grandes que se están llevando a cabo en Europa en estos momentos: se trata de 240 hectáreas, un tamaño que hace que los propios promotores hablen de él como “una ciudad dentro de la ciudad” y que se generen oportunidades para experimentar nuevos modelos de gobernanza que están posicionando al desarrollo como uno de los proyectos más innovadores del mundo a nivel urbanístico y a Viena como referente de lo que deberán ser en el futuro las SmartCities.

Desde el inicio de este proyecto se involucró a los ciudadanos en el desarrollo del plan maestro y durante todo el proceso de construcción continúan tomando parte activa en la aplicación del plan según lo acordado. Por ejemplo, participan en lo que se ha denominado “laboratorios de la ciudad”, que son conjuntos de medidas que se aplican en Aspern y cuyo efecto se evalúa en el “Aspern Smart City Research GmbH & Co KG” (con sede en el propio distrito) antes de decidir si se ponen en marcha o no en el resto de la ciudad. Y es que el proyecto se concibe como un laboratorio para la construcción de un nuevo espacio diseñado bajo criterios de movilidad sostenible, desarrollo urbano de calidad y optimización energética, aprovechando además que el tamaño del desarrollo permite que tenga una entidad suficiente como para generar una tendencia que cambie la forma de entender toda la ciudad de Viena.

Urban Lakeside Aspern: una oportunidad para experimentar en materia de movilidad

Aspern cuenta con una completa gama de opciones de movilidad. Junto al transporte público colectivo que opera en el conjunto de la ciudad, el distrito cuenta con varios pilotos de sistemas de movilidad que representan, de algún modo, una novedad para la ciudad: una flota de 25 bicicletas eléctricas para su préstamo público, un sistema de préstamo de coches y motos comunitarios y, desde abril de 2016, el primer sistema público de préstamo de “cargo bikes” (empezaron siendo sólo 4 bicicletas) para el transporte de compras, niños pequeños, etc, hasta un máximo de unos 100 kilos de carga, peso del ciclista aparte. No es poco…

Cargo Bikes en la semana en que se puso en marcha el sistema de préstamos

Cargo Bikes en la semana en que se puso en marcha el sistema de préstamos

Y, lo más interesante, todos estos sistemas se pueden utilizar con una misma tarjeta que se obtiene con una cuota de inscripción de 10 € y sigue los principios de “Mobility as a Service” (es decir, con un cargo dependiente del tiempo de uso de casa alternativa de transporte).

No es oro todo lo que reluce en Urban Lakeside Aspern

Pero, como en todo desarrollo urbanístico de estas características, no sólo hay luces, también hay sombras: aparte de las acusaciones de “pelotazo urbanístico” que suelen venir en paralelo a estos proyectos, cabe destacar que su ubicación no sigue los principios de la sostenibilidad sino que se buscó de forma exclusiva el mayor rendimiento económico. Y es que, el distrito se sitúa en el centro de la región CENTROPE, justo en el eje de Viena-Bratislava: la estación central de Bratislava se encuentra a 28 minutos en tren y el aeropuerto de Viena a 15 minutos.

Esto que, a priori, suele entenderse como algo positivo, puede provocar que parte de la actividad de Viena se vuelque hacia el aeropuerto, ensanchando la aerotrópolis vienesa y provocando que parte de las empresas del área sean más dependientes de proveedores o clientes distantes que de aquellos ubicados en la propia ciudad o región (y es que en los modelos de ciudades “aerotropolizadas”, el tiempo y el coste de la conectividad reemplazan al espacio y la distancia como métricas primarias de la elección comercial, lo cual condiciona enormemente el desarrollo territorial). Y es grave, porque esto suele incrementar la insostenibilidad de las ciudades por un aumento de la necesidad de movilizar bienes de consumo (y capitales) por un medio de transporte como es el aéreo, mucho menos sostenible que los transportes marítimos y terrestres.

Nota: la fuente de la imagen de portada es siemens.com

0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1Share on LinkedIn20Buffer this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *