Abono de 30 días en la Tarjeta Transporte Público: ¿cómo funciona?

Además del cambio de soporte, la principal novedad que nos ha traído la Tarjeta Transporte Público es el cambio en el periodo de validez del abono transportes. Hasta ahora, este solo podía ser el mes natural: es decir, siempre comenzaba el día 1 de cada mes invariablemente. Con el nuevo sistema esto ya no es así, lo que supone una mayor comodidad. En el artículo de hoy explicamos cómo funciona este sistema y qué ventajas tiene.

¿El abono ya no es mensual?

Ya no tiene sentido hablar del «abono de noviembre» o del «abono de febrero». Ahora, el día del mes que tú elijas comenzará a funcionar tu abono, y su duración será de 30 días siempre, dure lo que dure el mes. Por ejemplo, puede durarte desde el 7 de noviembre hasta el 6 de diciembre. Esto te permite aprovechar mejor los puentes. ¿Se te ha agotado el abono anterior y vas a estar unos días sin utilizar el transporte público? No es necesario que los pagues, como sucedía hasta ahora.

¿Cuándo comienza el plazo de 30 días del abono, al recargarlo?

No, el plazo de los 30 días de uso comenzará desde el momento en que lo valides por primera vez al pasar por el torno de una estación o en un autobús, así que puedes recargar tu tarjeta hoy y no comenzar a utilizarlo hasta la semana que viene. Es muy útil, por ejemplo, para comprarlo tranquilamente un jueves y que no te comience a contar hasta el lunes. Eso sí, ten en cuenta que entre el momento en que lo recargues y el de comenzar a utilizarlo pueden pasar como mucho 10 días: si al décimo día no lo has comenzado a utilizar, empezará igualmente el plazo de los 30 días.

¿Puedo comprar anticipadamente el abono del siguiente mes?

Sí, al igual que hacíamos con el cupón magnético, puedes adquirir el siguiente abono de 30 días mientras aún estés utilizando el anterior. Además, también hay un periodo de hasta 10 días entre ambos abonos: si el que estás utilizando acaba su validez un viernes y no vuelves a validar la tarjeta hasta el lunes, el fin de semana no se te descontará del plazo. Es la forma más cómoda de evitar que se nos olvide comprarlo y nos encontremos con la desagradable sorpresa de que el torno no nos deje pasar.

¿Cómo puedo saber hasta qué día vale mi abono, o qué plazo tengo para empezar a usarlo?

Al recargar tu abono en una máquina puedes pedir que te imprima un comprobante, que justifica la recarga y te dice qué plazo tienes para comenzar a utilizarlo antes de que empiecen a correr los 30 días. Igualmente, puedes introducir tu Tarjeta Transporte Público en una máquina con lector de tarjetas y te dirá qué títulos tienes cargados y hasta cuándo son válidos.

¿Nos roban 5 días al año?

Si cuando hablamos de peatonalizar calles aparecen multitud de personas con madres ancianas inválidas que necesitan ir en coche hasta la puerta, al hablar de abono no iba a ser menos, y muchos se quejan de que el Consorcio les roba 5 días al año (30×12=360). El problema es que tenemos que cambiar nuestra manera de ver el abono: ya no es un bono que acabe un día y tengamos que comprar otro al siguiente. Ahora somos nosotros quienes adaptamos la fecha de validez de cada uno, así que puedes aprovechar huecos entre abonos en los que no uses el transporte público y ahorrártelos. Hasta ahora el sistema era mucho más injusto: aunque comenzases a usar el abono un día 5 (porque los primeros días del mes eran fiesta, como sucede este noviembre) tenías que adquirir un cupón que solo te valía hasta el día 30.

El año 2013 tiene seis meses que comienzan en viernes, sábado o domingo. Aun si siguieses comprando el abono con los meses naturales, serían seis ocasiones de ahorrar dinero en el transporte público. En todo caso, si usas el transporte público 365 días al año sin descansar uno solo, el billete que necesitas es un Abono Anual, que te permite ahorrar mucho más dinero que los mensuales.