APR de Ópera: un centro con menos automóviles

Mañana, 1 de agosto, será un día histórico para la movilidad madrileña gracias a la puesta en marcha del Área de Prioridad Residencial (APR) del barrio de Ópera. Mediante esta medida, se limita el acceso de automóviles en las calles del casco histórico que no están diseñadas para soportar tráfico, eliminando así parte de los inconvenientes que el abuso del coche causa en la ciudad: contaminación, ruido, accidentabilidad y ocupación del espacio público.

Una medida necesaria que llega tarde

Esta fórmula ya funcionaba en los barrios de Lavapiés, Cortes y Letras desde hace casi 10 años, con resultados positivos y un alto índice de aceptación por parte de los residentes. Sin embargo, pese a las demandas ciudadanas de los barrios colindantes, los sucesivos planes de extensión morían bloqueados por la inacción municipal, que no se atrevía a luchar contra la reticencia de quienes pretenden ir en coche hasta el corazón de Madrid.

El verano pasado, en plena precampaña y presionado por la Unión Europea (quien ha sancionado a Madrid por exceder los límites legales de contaminación) el Ayuntamiento anunció la implantación de la APR de Ópera-Sol para el 1 de enero de 2015. Aún así, el boicot de la hostelería en las sesiones informativas (pese al apoyo vecinal) hizo que el Área de Gobierno dejara la implantación en manos de la nueva corporación municipal, quien ha retomado los planes iniciales tal cual estaban en enero. No en vano, las APR son una medida aprobada en el pleno por unanimidad, puesto que la mejora de la habitabilidad está por encima de ideologías políticas, y ésta pasa inevitablemente por reducir el uso del vehículo privado, le pese a quién le pese.

CLElh1dXAAAjHsN

Criterios de acceso unificados

El perímetro señalizado abarca el espacio comprendido entre Bailén, Mayor, Carmen y Gran Vía. Un total de 50 hectáreas compuestas en su totalidad por calles unidireccionales sin función de tráfico de paso. En breve podrían sumarse los barrios ubicados al otro lado de Gran Vía (Justicia y Universidad) de completarse los planes previstos en el PMUS centro y en la ZPAE (zona de protección acústica).

Durante el primer mes, la aplicación de la normativa será «en pruebas» con el ánimo de educar antes que sancionar en los accesos a la zona, y poder evaluar el funcionamiento ante posibles modificaciones. La entrada en vigor de esta extensión se completa con una unificación de la normativa, habilitando la obtención de permisos puntuales para casos justificados como carga y descarga, servicios, mudanzas y atención a familiares. Así, se garantiza que pueda acceder con coche sólo quien lo necesite de verdad, permitiendo que todos vivamos en una ciudad cada vez más habitable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 thoughts on “APR de Ópera: un centro con menos automóviles

    1. Es una duda que nos ha asaltado a nosotros también. Lo aparcamientos públicos tienen lectores de matrículas y cruzan los datos, pero en ninguna parte se menciona el estacionamiento de El Corte Inglés.

    2. Me imagino que será como en otras áreas de prioridad residencial, en las que si vas a aparcar en algún parking se tiene acceso permitido.