Bicicleta pública en Madrid: El nombre y patrocinio

bicipublica
citibike

Aunque parece una cuestión menor, el nombre del servicio público de bicicletas de Madrid no es algo que debiese dejarse al azar. El nombre de un servicio que aspira a formar parte de la vida cotidiana de los madrileños es una pieza muy importante, y de hecho existen consultoras de creación de marcas con equipos dedicados exclusivamente al naming, que es como se llama la disciplina de poner nombre a productos o servicios. Debe ser una marca sólida y de la que los madrileños se sientan orgullosos.

La pionera en este sentido fue Barcelona con su Bicing, que marcó tanto el nombre del genérico (no es extraño que a cualquier sistema de bicicleta pública se le denomine un bicing) como la costumbre de hacer juegos de palabras con el nombre de la ciudad (en Bicing, las letras BCN aparecen en otro color). Esto ha sido imitado hasta la saciedad por otras ciudades, que querían plasmar su identidad en la bici pública con mayor o menor fortuna: Sevici (Sevilla), Bizi (Zaragoza), Guaybici (Guadalajara), DBizi (Donosti)… algo que parece propio de España, ya que en ciudades como París han optado por Vélib’ (Vélos en libre-service).

En Madrid, cuando hace 4 años se anunció la puesta en marcha del sistema de bicicleta pública, se denominó con el nombre MyBici, aunque pronunciado al modo castellano «mibici». Un nombre poco natural y difícil de integrar en conversaciones, que parecía tener sentido solo por poder meter la M de Madrid. Es necesario buscar un nombre que no resulte ridículo de decir en una conversación natural, que equipare la bicicleta pública a otros medios de transporte sin sonar a algo infantil y que no sea una palabra que pase de moda. Como vemos, un trabajo nada fácil.

Foto: wemadethis.co.uk

Foto: wemadethis.co.uk

Muchas veces el nombre viene condicionado por el patrocinador del servicio. En Londres han optado por un nombre genérico, Cycle Hire (alquiler de bicicletas), precedido por el nombre de su patrocinador Barclays. En Nueva York la asociación es aún más directa: el patrocinador Citibank ha dado nombre al servicio Citibike.

¿Podría ser el patrocinio del sistema una solución para Madrid? Sin duda. En condiciones normales, las bicicletas públicas son un soporte muy atractivo para anunciantes, que pueden segmentar su publicidad a zonas concretas de la ciudad (por medio de los anuncios en los mupis de las estaciones) o hacer que se mueva por toda la población a bordo de las bicicletas. Pero en el caso de un patrocinio integral (similar al que ha realizado Vodafone en Metro de Madrid) la visibilidad de la marca es mucho mayor, pudiendo llegar a afectar a elementos como el propio logo del servicio o el color de la bicicleta. Es, por supuesto, algo reservado solo a compañías muy grandes que puedan permitirse pagar el coste de funcionamiento del servicio durante algunos años, pero sin duda con un gran impacto en la ciudad y, al ser un servicio nuevo, sin las reacciones en contra que ha causado el patrocinio de Sol y la línea 2 por parte de la compañía telefónica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 thoughts on “Bicicleta pública en Madrid: El nombre y patrocinio

  1. Pues si la teleco le sale toda una línea 2 de Metro y la estación de Sol a un millón de euros al año… Patrocinar el servicio público de bicicleta que tiene mucha menos repercusión proporcionalmente tiene que costar una ridiculez.

    1. Partiendo de la base que el patrocinio de Sol+L2 «vale» mucho más de lo que se va a pagar… yo no despreciaría la repercusión proporcional del patrocinio de la bici pública.

      El «naming right» de una estación o línea de metro queda restringido casi en exclusiva a los usuarios de esa red. Sin embargo, la bici pública son 3.000 soportes publicitarios en constante movimiento por la ciudad. No se nombra una línea, se pone nombre a un modo de transporte nuevo. Mucho más efectivo y sin los efectos negativos de «intrusión» que pueda causar (como Sol).

      Como anunciante, valoraría mucho más la publicidad en un nuevo modo de transporte, que poner mi marca en algo ya existente y encima subterráneo, aunque sea de la importancia de Sol.

      1. Imagino que tú hablas con más datos que yo, así que reconozco mis debilidades a la hora de hablar con del tema.

        Sin embargo, tuvo una gran repercusión mediatica el patrocinio de la estación de Sol y la línea 2. Y teniendo en cuenta lo tan poco ciclistas que somos en éste país, tengo dudas de que el servicio público de bicicletas tenga tanto impacto. Aunque bueno… Imagino que depende de quien lo patrocine y la semana en que se anuncie…

        1. Piensa que a quien patrocine la bici no le interesa llegar exclusivamente a los ciclistas. Le interesa que las bicis estén en la calle y que el servicio sea popular, pero su objetivo es «todo Madrid».

          Mientras, la publicidad de Sol es muy agresiva con el viajero, pero absolutamente invisible para los que no viajen en metro. Y, por desgracia, hay mucha gente que no baja al metro nunca o casi nunca.

          Por otra parte, ¿Tan positiva ha sido la repercusión mediática de Sol? Yo creo que la marca ha salido algo dañada, algo que no ocurriría con la bici pública al ser un nuevo servicio. Nadie percibirá que le «arrebatan» algo suyo por poner una marca en unas nuevas bicis.

  2. En Londres aunque oficialmente es «barclays cycle hire», todo el mundo las llama «boris bikes», por el nombre del alcalde de Londres. Aunque cambie la alcaldía, ya disociación del nombre real y el nombre «común» ya está hecha!

  3. Paja mental. Y si lo patrocinara una empresa más o menos gorda, ¿podría ser posible que intentara influir en la DGT e Interior y arreglaran el despropósito de la nueva Ley de Tráfico y Seguridad Vial? (Es paja mental, que conste).

    1. Por poder, seguro que podrían. Pero no sé si es bueno que el capital, a través de una gran empresa, se imponga (aún más) sobre el poder político. Creo que los cauces para ello deben ser otros.

      1. Yo también lo creo, pero eso tendría sentido si esto que tenemos fuera un gobierno decente y a la altura del país. Parece que lo hacen todo pensando en beneficio de la oligarquía de siempre. De todas formas, como comentan en otros sitios, en la licitación no se hace referencia al casco, de manera que puede que haya pasteleo bajo cuerda. Ya nos enteraremos.