Bicicleta Pública en Madrid: un contrato de 800 millones de euros

bicipublica

Generalidades

El contrato en el cual está integrado el Servicio de Bicicleta Publica de Madrid es, presumiblemente, la mayor contrata municipal relativa a servicios de mantenimiento de vía pública, zona azul y otros servicios de movilidad que se haya hecho jamás en España. Su presupuesto de licitación es de 884.094.326,53 millones de euros, IVA incluido. Su periodo de vigencia, 12 años prorrogables hasta 16. Sin duda, mucho, mucho dinero.

Como decíamos, este supercontrato tiene por objeto integrar todos los servicios de movilidad sostenible de la ciudad de Madrid. La mayoría de estos servicios ya existían y se prestaban mediante 12 contratos más pequeños que se irán extinguiendo próximamente. La Bicicleta Pública de Madrid, sin embargo, es un servicio completamente nuevo.

Los servicios que son objeto de concurso junto al de la Bicicleta Pública son los siguientes:

– Lotes 1 a 4:

  • control de las cámaras de acceso a las áreas de prioridad residencial y vías restringidas
  • servicio de estacionamiento regulado y control de las zonas de carga y descarga
  • gestión de toda la señalización fija y especial

– Lote 5:

  • servicio de vallas
  • bicicleta pública

vallas

Presupuestos y ampliaciones

El presupuesto de estos servicios se detalla en el siguiente cuadro:

tabla 1

Como podemos observar, el lote 5 representa una parte minoritaria (menos del 4 %) respecto al total del contrato, lo que lo convierte en una parte residual del mismo. Y no solo eso, sino que además comparte este presupuesto con otro servicio nada desdeñable en la ciudad de España con más manifestaciones por día: el servicio de vallas. Esto puede resultar contraproducente para la bicicleta pública porque es un servicio nuevo y complejo (no es un servicio consolidado como, por ejemplo, el de mantenimiento de señalización vertical), y pasarán años hasta que funcione correctamente. El hecho de ser una parte tan testimonial dentro de un contrato tan grande le quita el protagonismo no que merece, sino que necesitará.

tabla2

Esto significa que cada bicicleta tiene un presupuesto de licitación de 1.476,55 euros por bicicleta y año. ¿Mucho? ¿Poco? Hemos hablado en anteriores ocasiones sobre lo que es un sistema de bicicleta pública. Así, este precio estaría muy por debajo del precio de mercado para este tipo de servicios, que se sitúa entre los 2.500 y los 3.000 euros por bicicleta y año. Esto lo analizaremos en los próximos días.

Por otro lado, el servicio podría ampliarse hasta un 50 % sobre el precio de cada lote. En el caso de la bicicleta pública, puede deberse a:

  •  por reubicaciones de estaciones
  •  por modificación de anclajes
  •  por ampliación del servicio
    •  aumento de oferta: más bicicletas y anclajes (por aumento de la demanda)
    •  ampliación del área geográfica

Así, en el caso de máxima ampliación, el Servicio de Bicicleta Pública de Madrid, podría alcanzar estos números:

tabla3

Condiciones de prestación del servicio

En este apartado anotaremos aquellos aspectos que, si has pensado en presentarte a concurso, deberías tener presente:

  • «Todos los equipos, vehículos y materiales revertirán a la Administración acabado el periodo de vigencia del contrato (incluidos soportes y programas informáticos, los cuales serán propiedad del Ayuntamiento de Madrid desde el principio)»
    Esto significa que, cuando acabe el periodo el contratista, por ejemplo, renuncia a recuperar las bicicletas y las estaciones que instaló, aunque sean objeto de patentes, y deberá habilitar a personal del Ayuntamiento de Madrid para operar el servicio normalmente.
  • «La subcontratación permitida únicamente para prestaciones accesorias»
    Esto es importante. En muchas ciudades del mundo ocurre que la empresa que suministra el producto industrial no es la misma que gana el concurso ni la que opera el servicio. En este caso, la empresa que gane el concurso podrá optar por otros productos industriales pero no podría subcontratar el grueso de la operación, por ejemplo.
  • «Ejecución del contrato se realizará a riesgo y ventura del contratista»
    Este verso suelto significa que si las cosas van mal, no se podrá ir al Ayuntamiento, quien se desentenderá. Esto lo analizaremos en la publicación próxima, relativa a los riesgos del concurso.
  • «Es causa de resolución del contrato, entre otras, no iniciar la prestación del servicio en la fecha que se determine, sin prejuicio de las penalidades aplicables»
  • «El contratista, siempre que cumpla con los pliegos de prescripciones técnicas en la parte de niveles de servicio, no está en la obligación de disponer de un mínimo de medios materiales o humanos»
    Esta última podría ir a favor del contratista, pero no es casual teniendo presente las exigencias que listamos a continuación:
  • «El contratista, no está en la obligación de disponer de un stock mínimo de bicicletas siempre que las sustituya inmediatamente y sin coste adicional para la Administración, cual sea la causa que motive su retirada del servicio, incluyendo actos vandálicos, averías y/o robos»
  •  «El contratista habrá de restituir inmediatamente y sin coste adicional para la Administración, cualquier elemento que quede inutilizado cual sea la causa que motive su retirada del servicio, incluyendo actos vandálicos, averías y/o robos»

vandalisme

Lo cual significa que, igual para vallas que para bicicletas, el Ayuntamiento se desliga de la protección directa de este parte del Patrimonio Público, y deja en manos del licitador la obligación de la completa restitución de todos los elementos so pena de sanciones. Este es uno de los riesgos financieros más importantes a valorar a la hora de concursar. Estos sistemas se implantan en ciudades donde el vandalismo sobre los elementos en vía pública es testimonial. Para el caso del resto de elementos, el Ayuntamiento paga por cada reposición con independencia del origen del deterioro. Para el caso de las vallas y la bicicleta pública, insistimos, no habrá implicación directa en su protección porque no le costará (más) dinero y habrá de ser el contratista el que se gane a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para que se impliquen activamente en su protección.

Finalmente, el contratista deberá habilitar soportes publicitarios en bicicleta y estaciones, cuyos derechos de explotación se reserva la Administración.

Si deseas más información sobre cualquier aspecto relativo al contrato puedes escribirnos a madrid@ecomovilidad.net o dejarnos un comentario.

En el próximo artículo trataremos sobre los requisitos de solvencia y sobre quién podría optar al concurso.

 

Sobre el autor
Consultor Analista y Project Manager en Movilidad y Seguridad Vial. Especialista en Sistemas de Bicicleta Pública.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 thoughts on “Bicicleta Pública en Madrid: un contrato de 800 millones de euros

  1. Ayer en el ayuntamiento nos confirmaron que se mantienen en sus trece con cobrar a 0,50€ la primera media hora ante el estupor general.
    Comentaron que otras ciudades con experiencia les habían recomendado huir del gratis total para evitar abusos. Claro, que nadie use el servicio también evita abusos.
    Supongo que es otro de los 3 riesgos a los que se enfrenta la empresa concesionaria que comentáis ¿no?

  2. Hola, espero que en el proximo numero como decis saqueis a la luz que las condiciones de solvencia han dejado fuera a toda la industria nacional y que solo 3 multinacionales serán las que podran optar finalmente a este concurso. Tambien es importante reseñar que este concurso va a generar unas perdidas economicas muy importantes al sector empresarial local, ya que a pesar de que la administración habia llegado a acuerdos con las asociaciones locales de empresarios, esta finalmente se ha desentendido de este asunto y va a llevar a la quiebra a muchas decenas de recien creadas empresas de bicicletas, alentadas por el gobierno que invita a emprender como formula de autoempleo….. esto es un contrasentido, nuestro ayuntamiento pone en manos de las multinacionales los servicios locales, perjudicando la muy preparada industria nacional y ademas pone en juego varios cientos de puestos de trabajo del comercio de cercania de nuestra ciudad……. una autentica oportunidad perdida de haber hecho las cosas en condiciones.

    1. hola Luis,

      efectivamente, las exigencias de solvencia son muy altas

      esto es lo que, precisamente, comentamos en este artículo: contrato grande con «todo junto» supone grandes presupuestos, grandes garantías y por lo tanto grandes empresas son las únicas que podrán optar

      para servicios consolidados como la zona azul o las conservaciones de señalización, esto es positivo, pero para servicios que están por comenzar, esto puede resultar negativo, entre otros, por lo que me comentas, pero también porque se prima precio y tamaño contra conocimiento local e innovación, por ejemplo

      lamentablemente el pliego ha salido en agosto y que eso limita la capacidad de coordinación entre empresas menores para hacer un grupo grande

      por otro lado, a petición de Sol Otero rastreé en el pliego cualquier obligación de los licitadores o contratistas para con la industria local o el pequeño y mediano retailer y no la he encontrado (aparte que dudo que fuera legal siendo que formamos parte de la OMC…)

      el modelo económico en el que nos encontramos y el marco legal que lo ampara perjudica al pequeño y beneficia al mayor, y aunque a largo plazo soy de la opinión que esto perjudica a la ciudadanía, esto es harina de otro costal

      no obstante, y pasado el día 9 uno de las publicaciones programadas en esta serie especial hablará de «los otros actores en juego», donde, entre otros, se analizará el posible impacto en base al acontecido en otras ciudades donde se han desplegado sistemas semejantes

      saludos cordiales

      Joan Valls

    2. Por una parte tienes razón, los requisitos de solvencia son siempre una absurda burrada, pero por otra parte me gustaría que las PYMES en lugar de quejarse continuamente por todos los problemas que tienen por ser pequeñas y medianas, se plantearan juntarse para proyectos grandes como este. Nadie les impide formar una UTE como hacen las grandes cuando necesitan ser aún más grandes.

      En cuanto a lo que dice Joan Valls, «contrato grande con todo junto» no es cierto del todo ya que han dividido el contrato en lotes y como decís, el de la bici pública es el más pequeño de todos.

      1. Orikote, tienes parte de razon en lo que dices de las pymes, es un mal endemico de parte de los empresarios; adolecemos de falta de asociacionismo, unidad y lucha en conjunto, tenemos mucho que aprender de los catalanes vascos y demas donde las empresas y empresarios estan unidas y luchan juntos por su sector, Los empresarios de Madrid tenemos mucho que aprender aún.

        En relación al contrato unico tal como comentas es cierto que es el de menor importe, esta asociado a un contrato de vallas, pero el problema ha sido y es la solvencia tecnica. El pliego se carga de un plumazo toda la industria nacional, los proveedores de sistemas de bici publica y detras los proveedores nacionales de bicicletas, como? exigiendo un minimo demostrable de al menos una instalación en los ultimos x años de al menos 2.000 bicicletas¡¡¡, pero…. quien tiene semejante cantidad de bicis en un solo contrato? Solamente las empresas de publicidad… es decir, el contrato esta dirigido a ellas, esto es un maximo de 3 licitadores.
        Mi pregunta es, porque en el año 2009 cuando se licito mybici la solvencia tecnica era mucho menos exigente y ahora 4 años mas tarde y habiendo acumulado mucha mas experiencia el sector, dicen que la empresa nacional no esta preparada para abordar un proyecto de estas caracteristicas? es una pregunta que no tiene respuesta facil, pero… esta claro que algo tiene que ver con los futuros contratos de publicidad urbana. Quizas a quien le den el concurso hoy, y se coma el «marron» le compensaran en un futuro

        1. Coincido contigo en que las condiciones de solvencia exigidas generalmente en los contratos públicos son generalmente muy exageradas.

          Soy consciente de que eso tiene que estar ahí, porque países mucho más relajados en este asunto se quedan a menudo en bragas ante empresas que ganan el concurso y finalmente no tienen los medios para hacerse cargo… pero creo que habría que buscar un término medio.

    1. hola Rubén

      el tema del casco es un de los tres grandes riesgos que habrá de afrontar el que se haga con el concurso

      hablaremos de ellos en la publicación del sábado, si no me equivoco

      todo caso, efectivamente, y salvo error u omisión, en los centenares de páginas del pliego no dice nada sobre ello (o al menos que yo recuerde)

      ahora bien, o este concurso acaba con esa propuesta de casco obligatorio en zona urbana o el casco acaba con el Servicio de Bicicleta Pública de Madrid «MyBici»

      así se sabrá si és Ana Botella con González Pons quien manda en el PP o es María Seguí con […] quiensea que la esté fiando

      saludos

      Joan

      1. Muchas gracias, Joan, esto me parece muy raro. Si alguien quiere leerse todo el papeleo lo tiene aquí: http://www.madrid.es/portales/munimadrid/es/Inicio/Ayuntamiento/Hacienda/Perfil-de-Contratante/Expedientes-Licitados/Contrato-de-Gestion-de-Servicios-Publicos-en-la-modalidad-de-concesion-denominado%3A-CONTRATO-INTEGRAL-DE-MOVILIDAD-DE-LA-CIUDAD-DE-MADRID.?vgnextfmt=default&vgnextoid=e00ce59bfaf20410VgnVCM1000000b205a0aRCRD&vgnextchannel=f339ec5228488110VgnVCM100000c90da8c0RCRD