11 motivos a favor del eje ciclista Mayor-Alcalá

Foto: nosolometro.blogspot.com

Cada vez es más visible el eje ciclista Mayor-Alcalá que atravesará el centro de Madrid de este a oeste, compuesto de una serie de actuaciones de bajo coste destinadas a mejorar la visibilidad y seguridad de la bicicleta, y permitir su circulación donde antes no era posible. En ecomovilidad.net nos hemos quejado muchas veces sobre la mala ejecución de los carriles bici en Madrid pero, en esta ocasión, nos sorprenden las críticas que recibe esta nueva obra: «chapuza», «no caben los coches», «eso no es un carril bici», «sólo una línea es peligroso», «que lo dejen como está»…

Quizás la mala política ciclista hasta ahora haya provocado que los madrileños no saben cómo es en realidad una vía ciclista, y pensemos que las bicis sólo pueden ir por enormes senderos de hormigón segregados de todo tráfico. Ahora que se hace algo diferente (o al menos, más decente) vamos a decir por qué nos gusta más.

Porque es un carril bici

Y por definición, el carril bici discurre sobre la calzada. Hasta ahora en Madrid casi todo eran aceras bici o sendas ciclables; tipologías que aunque popularmente se conozcan como «carril bici», no lo son. Tras años pidiendo esta tipología, estamos ante el primer carril bici como tal en el centro de Madrid.

Porque es barato

Las inversiones millonarias no son necesarias para promover la bicicleta. Años atrás los ayuntamientos dilapidaron miles de euros, procedentes del Plan-E y de Planes de Movilidad de dudosa calidad técnica, para construir faraónicas obras ciclistas que han resultado ser ineficaces. Las estrecheces presupuestarias de ahora, que han paralizado la inversión en infraestructuras de transporte, no son obstáculo para ejecutar medidas pro-bici. Incluso las tareas de mantenimiento, como la «operación asfalto», pueden utilizarse para reordenar las calles y dar visibilidad a la bici.

Porque utiliza el espacio de los coches, y no roba espacio al peatón

Era absurdo: vías ciclistas que invadían las aceras, haciéndolas intransitables y generando conflictos entre bicis y peatones mientras los coches campaban a sus anchas (ver García Noblejas). En Mayor se ha eliminado un carril de circulación para permitir bicicletas en doble sentido y ampliar las aceras. El distrito Centro no puede admitir más coches; cuando el espacio escasea, los que más ocupan deben ser los primeros en ceder su espacio.

Porque pacifica el tráfico

De dos carriles limitados a 50 km/h, ahora sólo queda un carril compartido con bicicletas y limitado a 30 km/h. Este cambio supone un flujo más uniforme de tráfico, menores índices de ruido y contaminación, y menor accidentabilidad. En un lugar con tantos peatones, la pacificación del tráfico resultante (taxis, autobuses y carga/descarga) era imprescindible.

Foto: madridiario.es

Porque elimina la doble fila

El carril resultante tiene una anchura de 3,75 m, suficiente para que cualquier vehículo circule con seguridad, pero insuficiente para que un coche pare en doble fila . Contrariamente a lo que se piensa, la doble fila no refleja una falta de plazas de aparcamiento, pues hay muchos aparcamientos públicos en la zona. Se trata de un comportamiento egoísta que perjudica gravemente al tráfico, y sólo hay dos maneras de erradicarlo: concienciación social (léase multas) e imposibilidad física: no hay doble fila cuando no hay sitio para hacerla.

Porque sirve para desplazarse

Anillo Verde, M-607, Madrid Río… son sitios estupendos para pasear en bicicleta. Si es para moverse, tienen sus pegas: cuestas «artificiales», velocidades limitadas, trazados poco directos y falta de prioridad en los cruces. El nuevo eje Mayor-Alcalá tiene una vocación principalmente de transporte, con un recorrido recto y en calzada. Sin excluir también el uso lúdico, pues también conecta Retiro con Madrid Río.

Porque garantiza la permeabilidad del tráfico ciclista

Úno de los objetivos es permitir que las bicicletas puedan ir entre Sol y Bailén en ambos sentidos, por calzada. Hasta ahora, sólo podían hacerlo en sentido Bailén>Sol, como los coches. Para hacerlo en el sentido opuesto, había que utilizar la concurrida calle Arenal. La nueva bidireccionalidad del eje beneficia tanto a ciclistas (recorrido más rápido y cómodo) como a peatones (más seguridad y confort en calle Arenal).

Hasta ahora, las bicicletas tenían que utilizar la concurrida c/Arenal. Foto: callesdemadrid.blogspot.com

Porque promueve la intermodalidad

Un eje ciclista junto a la estación de Sol, con 3 líneas de metro y 2 de cercanías. Sol ya es una estación con gran número de viajeros bici+tren, y se prevé que con el nuevo eje aumente el potencial intermodal de la estación.

Porque legitima la bicicleta

Retiro, Puerta de Alcalá, Cibeles, Círculo de Bellas Artes, Metrópolis, Sol, Casa de la Villa, La Almudena… Los puntos referentes de Madrid contarán con la visibilidad y la circulación de la bicicleta. Una idea que nos recuerda al carril bici de La Concha en San Sebastián: las actuaciones en lugares emblemáticos legitiman la presencia de la bicicleta al conjunto de la población.

Porque es flexible

Las obras caras son difíciles de arreglar (que se lo digan a Metro). En cambio, las actuaciones de bajo coste son más flexibles y pueden mejorar con pequeños retoques. Un ejemplo es la corrección efectuada en Mayor, donde los coches aparcados invadían la calzada. Un problema grave solucionado con una rápida intervención, ampliando 30 cm. el ancho de la banda de aparcamiento.

Porque cuenta con la opinión de los usuarios

El arreglo anterior no se habría realizado sin contar con la opinión de la Comisión de Seguimiento del PDMC, que fue quien detectó la anomalía a raíz de una denuncia de En bici por Madrid. De los 11 motivos, quizá este sea el más importante: cuando el Ayuntamiento se ha abierto a escuchar a los usuarios, los criterios de la infraestructura han mejorado.  No es casualidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 thoughts on “11 motivos a favor del eje ciclista Mayor-Alcalá

  1. Yo soy de los que cruza por Neptuno, o por Villanueva y Almirante, y lo voy a seguir haciendo.

    Entre Cedaceros y Cibeles unos separadores no de autopista pero si resistentes evitarían choques frontales, que los habrá.

    Sin entrar en segregación o no, podrían haber hecho dos carriles en el sentido del tráfico, compartiendo los semáforos, al lado de la mediana, rodeando la Cibeles y pasando por debajo de la Puerta de Alcalá. Aquí se aprovecharía para hacer un paso de peatones en condiciones, una entrada al Retiro, enlaces con Serrano y O´Donnell.

    Y un espacio para las fotos de los turistas con la Puerta al fondo, con bicis: ¿no quieren imagen?

  2. Sorpresa!!! Acabo de pasar por Sol y el carril bicil con su super pintura ya está destrozado. Hay tramos en la calle mayor donde la pintura que han puesto para delimitar el suelo ya no existe…

  3. Como Neptuno, por ejemplo. Siempre que he atravesado el centro de Oeste a este, he bajado por la Carrera de San Jerónimo, cruzado por Neptuno y subido por Felipe IV. Mucho más cómodo y sin apenas tráfico en comparación con Alcalá.
    Aunque desde luego menos vistoso, claro.

    No obstante, me parece muy buena iniciativa este carril.

    Un saludo.

  4. Como usuario diario de este carril para ir a trabajar me gustaría comentar algunas cosillas.
    No discuto que el ciclocarril sea una buena solución, que sea barato y que permita rectificar, pero hay dos tramos de eje ciclista en los que no me parece una buena idea el ciclocarril, uno es la subida desde la calle segovia hasta la calle mayor y el otro es el paso por cibeles.
    En la calle segovia y sobretodo en el desvío que se hace hasta la calle mayor, los ciclistas creo que solemos rodar despacio, es una subida larga y yo por lo menos evito sudar ya que luego tengo que trabajar en un despacho con más gente, el caso es que a las 8:00 hay una densidad de circulación muy alta, y sobretodo en el desvío adoquinado de subida a la calle mayor, se forma una cola de vehículos que te intentan adelantar y se genera tensión, que creo que podría evitarse dedicando un carril bici en la calle Segovia y llevandolo hasta la plaza mayor para enlazar con sol.
    El otro tramo que veo complicado es el paso por cibeles, el ciclo carril es el de la derecha y ya he tenido un par de sustos con coches que intentan girar viniendo de carriles interiores. Para mi el problema es el mismo, son tramos de mucha circulación de vehículos en los que creo que es necesario reservar un carril para la bici ya que la tensión del tráfico es alta, sobretodo a las horas punta.
    En cualquier caso tengo que decir una cosa, mejor este carril bici que nada.
    Lo que no me parece bien, es que con la escusa de que hay carril bici parece ser que en la próxima ordenanza de movilidad no van a permitir el uso de bici en la zona peatonal de arenal ni en los paseos centrales de la castellana.

    1. La subida adoquinada por Villa es criminal. Afortunadamente se plantearon un plan B por cuesta de la Vega.

      La calle Segovia se estrecha hasta no tener ni acera en algún punto ¿Cómo meter ahí un carril más?

      La única solución a Cibeles es regulación semafórica para bicis, no carriles propios. ¿Cómo si no vas a gestionar seguir de frente o girar a la izquierda con los coches que quieren girar a la derecha cortándote el paso? El problema ha sido querer meter el recorrido por ahí, habiendo puntos más fáciles para cruzar el eje Prado-Recoleto.

  5. Está claro que la segregación no es el único pilar en el que se debe sostener la movilidad ciclista. Personalmente, como ciclista urbano «avanzado» circulo mejor entre el tráfico que por los carriles bici. Pero hay que tener en cuenta que si queremos que la gente de forma más o menos masiva se anime a usar la bici en la ciudad, hay que ofrecerles unas garantías de seguridad o al menos esa sensación. Conozco gente que se muere de ganas de pedalear por Madrid en sus desplazamientos habituales y le da pánico mezclarse con el tráfico tan agresivo de esta ciudad.

    Actuaciones como esta nos gustarán más a unos que a otros. Personalmente prefiero moverme libremente por toda la calzada (todas las calles son ciclocalles y todos los carriles son ciclocarriles, no lo olvidemos). Pero si estos carriles bici sirven para promover el uso de la biciceta en la ciudad y se logra que cada vez seamos más los que usamos este medio de transporte, bienvenidas sean.

  6. Completamente de acuerdo en el tema semafórico. Incluso es viable sin fase propia.

    El problema de la segregación es que restringe mucho los movimientos de la bici, y necesita unas condiciones muy concretas que no se suelen cumplir nunca, como que te deje 1,50 m de distancia lateral a los coches que te adelantan, o que antes de los cruces haya calzada compartida unos metros, como pasa con el Carril-bus.

    Si eso no se hace, es mejor compartir carril y reforzar señalización para indicar que ahí la prioridad es de la bici.

    Para el tema atascos, en la M-10 se ha propuesto un carril compartido de 4,50m, que permitirá adelantar aún con atasco sin el problema de obligarte necesariamente a quedarte a la derecha. Supongo que será algo parecido a lo que pasará en Sol, que ha quedado un carril así.

  7. Lo siento, pero no. Bajando desde Pta. Alcalá hasta Cibeles se ha optado por un carril a 30 km/h compartido, que podría haber sido la misma solución en el tramo Sevilla-Cibeles.

    Si no se ha hecho lo mismo no ha sido para las bicis que bajan, sino para las que suben, para evitarles el cruce de Gran Vía. Sólo por ese motivo (que tenía otras soluciones) existe este tramo bidireccional.

    Sólo para subida tendría sentido el carril, que yendo además despacio hay menos riesgo de accidentes en los cruces, pero claro, a ver cómo pones ahí la alfombra roja y le dices a los ciclistas principiantes que no la usen para bajar, y a los coches que van al lado que tú no quieres meterte por ahí.

    1. [Opinión personal] Yo habría dejado carril bici unidireccional sólo subida. Para evitar el cruce con Gran Vía, una fase semafórica específica para las bicicletas, aunque eso es pedir «high level» a un Ayuntamiento que acaba de descubrir las sharrows y las ciclocalles hace 2 días (tal cual).

      Los carriles bici son como la Selección Española, donde todos creemos tener una solución mejor a la implantada, aunque en algunos casos las críticas sean hasta opuestas entre sí (hay quien está pidiendo separadores de hormigón :S )

      En cualquier caso, la segregación no tiene por que ser siempre un punto en contra de la integración bici+coche, reduciéndola a las cuestas. También puede ser un plus para la bici en casos puntuales, por ejemplo, para evitar la congestión y colas en los semáforos. Un atasco en una zona 30 sigue siendo un atasco y obliga a la bici a «saltar» entre coches. (El jueves tardé casi 10 minutos en hacer Sol-Cibeles ya que tuve que ir sorteando coches atascados todo el rato)

    1. Ahí vamos. La mayoría de las críticas a nuestro juicio infundadas se han concentrado sobre el otro 80%: el carril a contramano, las sharrows y las zonas 30, que es donde nosotros vemos el «avance» del Ayuntamiento.

      Evidentemente hay puntos de mejora, sobre todo en el tramo de carril bidireccional de Sevilla-Cibeles, que analizaremos más adelante (no todo es tan bonito). No obstante partimos de una situación en ese tramo donde la circulación ciclista no era nada cómoda, entre dos carriles bus en paralelo y cuatro carriles de circulación algo caótica. Quizás la segregación ahí si era necesaria, aunque no tanto la bidireccionalidad.

  8. Bueno, ya sabéis lo que voy a decir, jeje.

    Desde luego el cambio de línea del ayuntamiento es de agradecer, en cuanto a situar la bici en la calzada, dejar en paz al peatón (que todavía no entiendo cómo se ha podido justificar ocupar su espacio con la bici en aras de la «sostenibilidad») y plantearse medidas mucho más baratas.

    PERO (Modo duro ON), todavía está el ayuntamiento en fase de aprendizaje… y me temo que Ecomovilidad también. Sobre todo cuando hablamos de la conectividad que otorgará esta actuación.

    Hablemos claro, sólo dos actuaciones puntuales dan facilidad de movimiento al ciclista: el tramo contrasentido de Mayor y un semáforo en Velázquez. El primer caso ya sido criticado por estrecho y el segundo no estaba en el plan original, aunque bienvenido sea, por supuesto.

    En el resto, no sucede nada que no se pudiera hacer antes, y en algunos tramos (Sevilla-Cibeles por ejemplo), se empeoran las condiciones previas y deslegitima a la bici si te quieres salir de tu carril-bici (y si no me creéis, probad la semana que viene cuando esté abierto).

    Y todo esto viene por esa obsesión de «querer conectar los carriles-bici existentes», como si la denostada acera-bici de Serrano, y la no muy distinta de O’Donnell aportaran a la movilidad ciclista alguna ventaja respecto a circular por cualquier calle paralela.

    Que no, que cualquier ciclista de nivel medio-bajo ya podía ir del Retiro al río, y por supuesto, a la estación de Sol. Los tramos de carril-bici no eran necesarios, han encarecido la obra y suponen no pocas desventajas de legitimidad, seguridad y tiempos de recorrido.
    (Modo DURO OFF)

    Enhorabuena en todo caso al ayuntamiento por su capacidad de ir rectificando, que creo que es lo más importante en todo esto.

  9. Bueno, ya sabéis lo que voy a decir, jeje.

    Desde luego el cambio de línea del ayuntamiento es de agradecer, en cuanto a situar la bici en la calzada, dejar en paz al peatón (que todavía no entiendo cómo se ha podido justificar ocupar su espacio con la bici en aras de la «sostenibilidad») y plantearse medidas mucho más baratas.

    PERO (Modo duro ON), todavía está el ayuntamiento en fase de aprendizaje… y me temo que Ecomovilidad también. Sobre todo cuando hablamos de la conectividad que otorgará esta actuación.

    Hablemos claro, sólo dos actuaciones puntuales dan facilidad de movimiento al ciclista: el tramo contrasentido de Mayor y un semáforo en Velázquez. El primer caso ya sido criticado por estrecho y el segundo no estaba en el plan original, aunque bienvenido sea, por supuesto.

    En el resto, no sucede nada que no se pudiera hacer antes, y en algunos tramos (Sevilla-Cibeles por ejemplo), se empeoran las condiciones previas y deslegitima a la bici si te quieres salir de tu carril-bici (y si no me creéis, probad la semana que viene cuando esté abierto).

    Y todo esto viene por esa obsesión de «querer conectar los carriles-bici existentes», como si la denostada acera-bici de Serrano, y la no muy distinta de O’Donnell aportaran a la movilidad ciclista alguna ventaja respecto a circular por cualquier calle paralela.

    Que no, que cualquier ciclista de nivel medio-bajo ya podía ir del Retiro al río, y por supuesto, a la estación de Sol. Los tramos de carril-bici no eran necesarios, han encarecido la obra y suponen no pocas desventajas de legitimidad, seguridad y tiempos de recorrido.