Cercanías a Navalcarnero.. ¿en 2013?

0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Buffer this page

Continúan los despropósitos en las obras de la conexión ferroviaria con Navalcarnero, planificada rotulador en mano en el año 2003 y retrasada sine die en multitud de ocasiones. La semana pasada la Comunidad de Madrid llegó a un acuerdo con OHL, la constructora y explotadora vía régimen concesional del tramo, para conceder un segundo aplazamiento en la fecha de entrega de la obra, que tendría que llevar en operación desde las navidades pasadas, y que pone en el horizonte de 2013 su fecha de apertura

El nacimiento, gestión y ejecución de esta infraestructura dista mucho de lo que se puede esperar de un país avanzado. Así, en 2003, sin estudio de demanda alguno que lo justificase más allá del pelotazo urbanístico que se iba a desarrollar en la zona este del municipio, la Comunidad de Madrid lanzó la idea de ejecutar un Metro Ligero que conectase este PAU, a las afueras de Navalcarnero, con Móstoles Central. La inauguración estaba prevista en abril de 2007.

Sobre la marcha y sin haber puesto una sola traviesa pero con los trenes comprados, en 2006, se cambió el proyecto para llevar a cabo una conexión ferroviaria en lugar de una línea de tranvía… pero intentando imitar la cobertura de la línea tranviaria. Así, el proyecto concesionado cuenta con cerca de una decena de estaciones en una longitud de 13 kilómetros, algo impensable para una línea férrea por mucho que sea esta de cercanías. Fecha de inauguración: 2008. Coste, 190 millones

Esta línea no se llega a licitar tampoco. No es hasta mayo de 2007, a escasos días de las elecciones, cuando la Comunidad se pone manos a la obra y saca a concurso la infraestructura. OHL fue la constructora que finalmente se llevó el gato al agua (por 366 millones de euros, más del doble de lo presupuestado inicialmente) haciéndose con la concesión que le obligaba a construir y mantener, durante 20 años, este ramal de 6 estaciones, ya que en un principio no estaba prevista su conexión con la red de cercanías.

En Febrero de 2008 Móstoles y Navalcarnero son tomados por las máquinas que trabajan a toda prisa para cumplir el nuevo objetivo, 2010. La línea comienza a hacerse visible a principios de 2009, con grandes movimientos de tierra y la tuneladora horadando Móstoles a una media de 30 metros al día. Aún así, ni por esas, la obra se vuelve a retrasar hasta 2011.

A finales de 2009, y con las obras en un estado muy avanzado, OHL desaparece del mapa. No consigue encontrar financiación para concluir las obras y da orden de cerrar todos los tajos, dejando a los trabajadores en el paro, a la tuneladora enterrada debajo de Móstoles y a las obras, ya construidas, al amparo de los vándalos y del deterioro. Y lo más importante, Móstoles y Navalcarnero abiertos en canal, con vallas, zanjas e infinidad de molestias.

A la vez que esto ocurre, la Comunidad y el Ministerio de Fomento deciden seguir enterrando millones y ampliar esta aberración hasta Las Retamas, donde conectaría con la C-5 de manera directa. Así se mataban dos pájaros de un tiro: Se integraba el ramal, de explotación ruinosa, en la red de cercanías, y se permitía un pelotazo urbanístico de dimensiones desconocidas en Móstoles, liberando millones de metros cuadrados actualmente ocupados por vías, talleres y estaciones.

Mientras la Presidenta y el Ministro se daban la mano los inspectores constataban que no había forma humana de acabar la obra: OHL necesitaba financiación y nadie se la proporcionaba, ni la Comunidad, responsable en extremo de la obra. Así, estos iniciaron un expediente sancionador, por valor de 5,4 millones de euros que al igual que los tranvías de Metro Ligero Oeste, duerme el sueño de los justos ante la amenaza de la empresa de rescindir el contrato y cegar los túneles.

En la actualidad la situación es la descrita: aplazamiento hasta 2013 y entre tanto, con estas dos ciudades empantanadas y sin servicio. Y la pregunta es: ante la situación de crisis actual, con cualquier financiación bloqueada, ¿cuánto tiempo más tiene que pasar para que la Comunidad de Madrid asuma sus responsabilidades y ejecute la obra ante la imposibilidad de llevarla a cabo por parte del concesionario con aplazamientos o sin ellos?. Hagan sus apuestas, pero hasta que no se responda esta pregunta las máquinas no volverán a Móstoles. Por tanto, nuestra apuesta es que el 13 de mayo de 2013 el cercanías seguirá sin llegar a Navalcarnero

0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Buffer this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 thoughts on “Cercanías a Navalcarnero.. ¿en 2013?

  1. Dear Isidro,

    I’m working for the Institute for Urban Planning and Development of the Ile-de-France Region in Paris (http://www.iau-idf.fr/).

    For one of our publications which will deals with how can we react to mobility needs increase in crisis context. I have just checked on this website : http://ecomovilidad.net/madrid/cercanias-navalcarnero-2013 and we would like to use one of your photos (the third one).

    Would it be possible to obtain this high resolution photo with credits to mention ? If yes, upon which conditions ?

    Thank you very much for your precious help.

    Yours sincerely,

    Julie Sarris
    Photothèque de l’IAU îdF / Image Library
    15 rue Falguière
    75015 Paris

  2. Pingback: Anónimo
  3. vergonzoso, lastimoso, e indignante…asi es como nos sentimos todos los que nos vinimos a navalcarnero (25000 personas)desamparadas, sin iluision, y sin una categoria politica minimamente dignante que se involucre en resolver este problemon de transporte que padecemos.

  4. Tiene gracia la frase “el proyecto concesionado cuenta con cerca de una decena de estaciones en una longitud de 13 kilómetros, algo impensable para una línea férrea por mucho que sea esta de cercanías”. No me he puesto a medir, pero hay cierta línea, la C5, que tiene estaciones muy juntas entre sí, pareciendo el metro más que otra cosa. Sorprendentemente, sus tiempos de viaje son buenos. De todos modos, no me parece bien que se hagan líneas así.

  5. Flipante el caso del favoritismo hacia Mostoles Y Navalcarnero sin estudio de demanda. Y mientras en Parla con enormes desarrollos urbanos de viviendas públicas con decenas de miles de nuevos vecinos viviendo desde hace más de cuatro años, sin estaciones de cercanias, sin accesos decentes, sin metrosur, con una unica estacion muy lejos de todos los nuevos barrios que nos obliga a tener coche para desplazarnos. ¡¡MAs Transporte publico en Parla ya !!!

  6. Partiendo de que cuando se plantearon las obras todavía no habían pasado cuarenta años del desmantelamiento de la línea anterior, se ve que los despropósitos ya vienen de antiguo. La Comunidad tuvo la oportunidad de hacer las cosas bien, pero prefirió ir improvisando sobre la marcha y al final se ha acabado peor que estaba, sin tren pero con las calles levantadas :(.

    En cualquier caso, muy buena crónica. La mitad de los bandazos del plan no los conocía. Verlos juntos impresiona.