Cercanías ya permite recargar la Tarjeta Transporte Público

Como esas noticias que, de tanto esperarlas, parece que nunca van a llegar. Casi 30 años después de su implantación, el Abono Transportes por fin podrá recargarse en las estaciones de Cercanías Renfe, gracias a la adaptación de las máquinas según los estándares del Consorcio de Transportes.

De esta forma, los usuarios de la Tarjeta Transporte Público ya no tienen que preocuparse de buscar un cajero o estanco si, al llegar a la estación, descubren que su abono 30 días ha caducado. Esta medida es especialmente útil en los barrios y municipios donde Cercanías es, por delante del metro, el modo de transporte prioritario: Aravaca, Entrevías, Fanjul, Parla, Torrejón o Tres Cantos, entre otros muchos.

El procedimiento es similar a la recarga en las expendedoras de metro: elegir la opción de recarga o consulta, introducir la tarjeta y efectuar el pago en metálico o tarjeta bancaria. Además de la recarga del Abono 30 días, también es posible consultar la validez del perfil, la caducidad de la recarga, consultar últimos viajes y activar una nueva TTP infantil, si la hemos recibido por correo.

CdhDqGHW4AAMSMC

Dónde puedo recargar la Tarjeta Transporte Público

Con esta novedad, se completa la red de recargas de la TTP a la espera del último y necesario paso: la recarga a través de internet, todavía sin fecha definida. Mientras tanto, disponemos de los siguientes puntos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 thoughts on “Cercanías ya permite recargar la Tarjeta Transporte Público

  1. Hola tengo una duda, si mi tarjeta de banco no me permite recargar por las máquinas, la operadora de Metro podría hacerlo por el Datáfono ? O no está permitido

  2. Deberia hacerse un abono con tarifa plana para discapacitados intelectuales IGUAL QUE LA DEL ABONO JOVEN. PARA toda la Comunidad de Madrid 20 euros.

  3. Pero todavía no se ha implementado, hasta donde sé, ningún tipo de accesibilidad a las máquinas de recarga de RENFE. Si eres ciego y no hay nadie en la taquilla dependes 100% de la gente que pase por la estación, si pasa.

  4. Voy más allá: el «paso definitivo» no sería la recarga por internet, sino la «no recarga». Es decir, que el sistema nos permitiera el uso libre y se detectara de forma inteligente la tarifa que nos corresponde al final de un periodo determinado. Tenemos un montón de tecnología que permitiría no tener que preocuparnos en estudiar tarifas, decidir cuál nos conviene… ¡e incluso no tendríamos que preocuparnos de estar atentos a cuándo nos caduca el bono para recargarlo de nuevo! Pero a pesar de tanta tecnología, tanto contactless…. seguimos «pensando en papel».

  5. Ya solo queda que en grandes centros de transbordo de La EMT pongan máquinas que permitan sacar metrobuses y recargar la TTP. Es indignante ir al punto de información de Cibeles y que te manden al metro, especialmente si falta poco para que pase tu bus y queden más de 20 minutos para el siguiente. Parece una tontería pero de 28 en 28 céntimos a la larga se ahorra mucho.