¿Cómo afectan las elecciones a las tarifas del abono?

En 1987 nuestra comunidad estrenaba el abono transporte. 3000 pesetas costaba por aquel entonces el nuevo título integrado que permitía usar todos los medios de transporte en la zona A sin limitación de viajes ni de transbordos, 18,03 euros. Desde entonces han pasado 27 años y hoy en día ya cuesta 54,60€.

Pero comparar cantidades de dinero simplemente no nos aporta ninguna información. El abono podría costar más euros que hace 27 años, pero el efecto de la inflación podría hacer que hoy fuese proporcionalmente más barato que entonces. Por eso lo hemos comparado con la variación del IPC en la comunidad de Madrid a lo largo de este tiempo:

costeabono

Como podemos ver, el efecto de que durante sus primeros años de vida estuviese congelado fue determinante para que durante todos los 90 el abono estuviese por debajo de su precio de lanzamiento en términos reales. Sin embargo, podemos observar también cómo a partir de 2003 la tendencia se invierte y el abono sube su precio mucho más que la inflación, resultando una carga superior para el bolsillo de los madrileños.

¿Qué pasó por aquel entonces? Principalmente, la puesta en marcha de «la mayor ampliación de metro de la historia», como presumía el propio Gobierno regional. El resultado final es que hoy en día, si hubiera subido exactamente al mismo ritmo que el resto de precios, el abono de zona A debería costar 43,13 euros, en vez de 54,60. No es descabellado pensar que los planes de ampliación nos han supuesto un sobrecoste de más del 26% en el precio del abono.

Elecciones y subidas de tarifas

Pero también es interesante ver la evolución del precio de otra manera. No todos los años la subida ha sido igual. En ocasiones, los madrileños hemos sufrido dos subidas de precios el mismo año (así pasó en 2008 y en 2012), y otras veces se ha congelado el precio, como pasó en 2014 y pasará en 2015.

Ahora comparemos los datos de subida o bajada de precio año a año. ¿Adivinas qué tienen de especial los años resaltados? Exactamente, son aquellos en los que se celebran elecciones autonómicas:

Captura de pantalla 2014-10-24 a las 20.40.45

Casi parece seguir un patrón: durante el año de elecciones autonómicas, la subida se modera o incluso baja de precio (al subir menos que el IPC). Sin embargo, tras las elecciones se recupera esa diferencia. ¿Pasará lo mismo en 2014 o 2015 tras la convocatoria electoral? Con dos años de tarifas congeladas y una deuda en nuestro sistema de transporte que no para de aumentar, mucho nos tememos que sea así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 thoughts on “¿Cómo afectan las elecciones a las tarifas del abono?

  1. «Mi no estar de acuerdo» en dos aspectos:
    – Seguramente sí, las ampliaciones de metro, junto con el aumento de servicios y frecuencias de autobuses, especialmente interurbanos (aunque se empieza a revertir), relacionados en general con el crecimiento de la ciudad (para la zona A) y del área metropolitana (para las demás), han traído un más intensivo por parte de los viajeros (en sentido de km recorridos). Será discutible si eso se debe financiar mediante aumentos de tarifas, o mediante impuestos (o mediante créditos, o publicidad, o etc.), o incluso si alguna de esas ampliaciones es correcta o se infrautiliza, o incluso si el propio modelo de crecimiento es adecuado. Pero tratar eso como un «sobrecoste causado por los planes de ampliación» me parece, cuanto menos, una forma retorcida de expresarlo.
    – La forma de presentar los resultados. Simplemente el «¿veis cómo los 6 años en amarillo parecen más o menos estar algunos por debajo mientras que los años en blanco parecen estar por encima?» no me convence. El estudio abarca 26 años (1987 no lo cuento por que no hay año base). La probabilidad de que suba por encima del IPC en un año de elecciones es del 50% (3/6), la probabilidad de que lo haga en un año no electoral es del 80% (16/20). La subida media (medidos los datos a ojo de buen cubero) en los años no electorales es del IPC+1.4%, y en los años electorales es del IPC-0.3%. Pues eso, conclusión correcta, pero procedimiento riguroso (luego habría que decir si la diferencia es significativa en términos estadísticos, etc.)

  2. 2015 será tranquilo hasta las elecciones, después se abre la veda … así que no creo que haya que esperar hasta el 2016 para tener sorpresas desagradables … muy pronto tendremos que trabajar solo para pagar el abono.