Cuatro años con un plano de metro de mala calidad

En estas fechas se cumplen cuatro años desde que la Comunidad de Madrid decidió encargar el diseño de un nuevo plano para el metro al estudio RaRo. A lo largo de este tiempo hemos visto como un diseño con múltiples errores iba ganando terreno en nuestro transporte público. Por primera vez en este campo, el cambio de un diseño tan cotidiano despertó la indignación de muchos viajeros que aún no comprenden por qué se eligió un diseño peor. Repasemos los motivos por los que no nos gusta el nuevo plano del metro.

1. Un plano innecesario

El motivo oficial del encargo es que el plano anterior, diseñado por el estudio de Juan de la Mata (autor de otros trabajos como la nueva imagen de la Policía Municipal) no podía adaptarse a las nuevas ampliaciones de la red de metro abiertas en 2007. Sin embargo, esto es falso. La propia Comunidad de Madrid ya había repartido algunos planos en los que aparecían todas las nuevas líneas sin problema alguno.

2. Un plano que se centra en impresionar y no en informar

El fin primordial de un documento como un plano de metro debería ser informar de manera sencilla, pero el plano de RaRo prefiere ser algo meramente estético. Prueba de ello es la absurda autoimposición de no utilizar líneas diagonales, que complica de forma innecesaria el mapa. Es lógico que un plano esquemático no represente al 100 % la geografía de la ciudad, pero al menos debe guardar una relación. Como podemos ver en esta comparativa entre la línea real, la del plano anterior y la del actual, cada vez hay menos relación:

Además, a pesar de tratarse de un plano esquemático, no renuncia a incluir elementos que sólo aportan ruido, como algunos parques o los ríos.

Por otro lado, la información que sería más interesante para el usuario de transporte público aparece incompleta. Las zonas tarifarias apenas se distinguen, y el criterio para incluir el icono de intercambiador parece ser el que hayan sido inaugurados o reformados por el actual Gobierno regional.

3. No respeta la imagen corporativa de Metro

Cuando un diseñador realiza un trabajo para una empresa, lo mínimo que puede pedírsele es que respete la imagen que esa empresa ha establecido. Si además se trata de un transporte público esto es especialmente importante para que la gente lo perciba como algo fácil de utilizar.

Sin embargo, el plano de metro inventa la suya propia. La tipografía deja de ser la corporativa de Metro (Helvetica) para incluir la suya propia. Las líneas se representan con círculos, en vez de con cuadrados, y ni siquiera los nuevos esquemas que se están incluyendo en los trenes siguen la norma de indicar rutas con fondo azul.

En cualquier otra ciudad, la diferencia entre una línea cuyo icono es un cuadrado y una en un círculo podría ser grande (por ejemplo, ser medios diferentes), aquí preferimos mostrar una forma en cada soporte: círculos en los planos y esquemas de trenes, cuadrados en la señalización de las estaciones…

4. Un plano con menor legibilidad

El plano del metro es una herramienta que debe consultarse rápido y sobre todo, no dejar espacio a la ambigüedad, pues además del usuario habitual está dirigido a quien utiliza por primera vez en este medio. Por eso no comprendemos que se destaque Sol sobre todas las demás estaciones (¿es la más importante de la red? No es ni la que más líneas reúne, ni la que más viajeros tiene) o que algunas estaciones aparezcan en mayúsculas y otras no. Sólo añade ruido visual, crea categorías poco intuitivas y en definitiva, hace más difícil de comprender el plano.

5. Una adjudicación extraña

El nuevo plano no era necesario, como hemos visto en el primer punto. Aun así se encargó, pagando con dinero público 95.000 euros. Casualmente, si el plano hubiera costado más de 100.000 euros, tendría que haberse convocado concurso público, en vez de haber sido adjudicado a dedo.

Por otro lado, la ley de creación del Consorcio de Transportes establece que la realización de planos de transporte público es una competencia suya, y no de las empresas operadoras. Entonces, ¿por qué Metro paga (con nuestro dinero) un plano que debería hacer el Consorcio?

De hecho el Consorcio ya realiza sus propios planos de metro, tanto esquemáticos como geográficos, que se siguen publicando. ¿Por qué los madrileños nos estamos gastando dinero en ambas cosas?

6. Un plano con errores

A lo largo de los años, el plano ha presentado errores más o menos lamentables. Desde algunos anecdóticos como llamar Campo de las Naciones al Parque Juan Carlos I a otros que pueden crear confusión como presentar el Ramal de color rosa cuando en realidad es blanco. Algunos fallos tardaron en arreglarse meses, otros años.

Aunque la estación más cercana sea Campo de las Naciones, el parque se llama Juan Carlos I

Mal comienzo: En la primera versión hecha pública del plano, el Ramal y la línea ML1 eran de color rosa

En nuestra página de Facebook hemos publicado una encuesta sobre este plano. Los resultados han sido contundentes: al 93 % de los encuestados no le gusta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

25 thoughts on “Cuatro años con un plano de metro de mala calidad

  1. Nos ha costado un dineral a los madrileños y no sirve para nada: 1º porque no dice nada 2º porque está colocada en las instalaciones de Metro y sólo lo ven por lo tanto los usuarios de Metro a los cuales no hace falta que le hagan ninguna publicidad.

    Para lo único que sirve es para que alguien se llene los bolsillos de dinero público.

    El dinero que se han gastado en esta inútil campaña que lo hubieran invertido en poner un ascensor en la estación de Metro de Begoña (Hospital de la Paz): es increíble como una estación donde hay un hospital (gente con muletas, sillas de ruedas, etc.) carezca de ascensor. El eslógan «nos gusta como te mueves» se ríe en la cara de estas personas.

    Espero que ya estéis preparando la próxima campaña: «nos gusta cómo nos subís el precio del billete de Metro». Esto sí que va a fomentar el uso del suburbano.

    1. Hola Luis,
      Pedro no colabora en ecomovilidad.net. Realmente su artículo es muy completo y de calidad. Es cierto que pueden tener puntos en común, pero es que el nuevo plano tiene los fallos que tiene y cualquier repaso a los mismos será inevitablemente parecido.

      Un saludo!

  2. A mí tampoco me gusta el plano. Vine a Madrid justo cuando comenzaba a introducirse el nuevo, así que hice «acopio» de los antiguos y son los que sigo utilizando o dejando a mis visitas cuando vienen a verme. Las estaciones del centro no han cambiado, es mucho más legible, y además de da una idea geográfica de qué combinación de líneas es más interesante para ir desde A hasta B.

  3. La concesion del proyecto que supuso el desarrollo de este plano es una muestra más del nepotismo que se ha instalado en la administración.

  4. Hola,

    Estoy de acuerdo con el análisis que hace el artículo del nuevo plano de metro.
    Como profesional de la comunicación tengo que decir que no cumple la función para la que fue creado. Se puede comprobar a simple vista que los usuarios siguen mirando el antiguo en las estaciones de metro, y solo se informan con el nuevo cuando no hay otra posibilidad. La presidenta Esperanza Aguirre, que me da que tiene bastante que ver con el exceso de información del plano, dijo que era cuestión de que los usuarios nos fuésemos acostumbrando «poco a poco» al nuevo plano. A los malos diseños que nos hacen la vida mas difícil no hay por qué acostumbrarse. Desde aquí os animo a recoger firmas para la restitución del antiguo.

    Gracias.

  5. ¡Muchísimas felicidades por este articulazo!

    En la ciudad en la que estoy ahora, Berlín, la red de transporte es mucho más compleja y grande y cabe bien en un plano del estilo del anterior. Y se incluye metro, cercanías y regionales…

    Y es cierto lo de que un círculo o un cuadrado pueden significar cosas distintas. En la red metro, los MetroTram llevan un cuadrado y los MetroBus un círculo.

    1. Exacto.

      Los trenes locales son representados por U1 enmarcado en un rectangulo,

      Los trenes suburbanos en otro pero con las bandas verticales aredondeadas S1, S2, S3 etc..

      los trenes de cercanías de Berlin-Brandemburgo con un rectángulo pero de color gris o rojo y con una linea más fina.

      ..etc.

  6. Está claro que para gustos los colores.

    Pero la primera misión de un plano es dar información objetiva, y no ser una obra de arte original.

    Cada cosa en su sitio. Este plano es una aberración, pues no respeta ni imagen corporativa, ni geografía ni ná de ná

    Lo que no atino a comprender es porque los termómetros están adoptando este formato. Esperemos no dure mucho esta terrible moda, que por cierto ya he visto en algún 5500 (chato)

    Un saludo.

  7. A pesar de estar de acuerdo en muchas de las cosas que decís prefiero no manifestar una opinión al respecto del tema, pero sí que debo decir algo…
    Lo que vosotros veis como un problema el hecho de que no exista ni una línea diagonal… no quiero ni pensar la de noches sin dormir que habrá provocado en el diseñador en cuestión 🙂
    Felicidades al diseñador por no usar ni una línea diagonal! 😀

    Etes

  8. El Consorcio además nunca ha aceptado la imposición de este plano. De hecho, siguen publicando el modelo «clásico» que está expuesto en los andenes del propio metro, en su versión geográfica y en la esquemática, y en las que caben perfectamente todas las ampliaciones, hasta las más recientes.

  9. la cosa es que si os fijáis, parece que la identidad corporativa «RaRa», está presente en más sitios de los que nos podemos imaginar.

    ¿ Habéis visto los nuevos carteles a la entrada de algunas estaciones de Metro, en el cual reza un slogan «Nos gusta como te mueves» siendo el dibujo que representa una línea de Metro, totalmente «RaRa» sea la línea que sea, cuando solo hemos visto «rarificados» los termómetros de las líneas 3, 6, 2 y ramal ?

    Por otro lado, la misma fuente del plano «RaRo» también se emplea en otros sitios como La Caja Mágica, cuando se realiza el Mutua Madrileña Open de Tenis…

    1. Y a todo esto… Os mandé un correo adjuntando una foto con un indicador antíguo de tren en el vestíbulo de Fuencarral como curiosidad… Lo recibisteis ?

  10. Muy de acuerdo con todo lo que decís, es un plano odioso por pretencioso y, sobre todo, por mal hecho. Respecto al punto tres, diría que me parece bien el cambio en la imagen corporativa si se hubiera llevado a cabo en todo el metro (trenes, estaciones, web, etc), algo que incluso, bien hecho, le vendría bien. Pero aquí somos muy de hacer las cosas a medias, como es el caso, y la doble imagen actual sólo da una imagen cutre…

    Las estaciones que se señalan en mayúscula son aquellas que tienen correspondencias de varias líneas de metro. A esa conclusión llegué yo, aunque me costó…

    1. Sí, tengo en cuenta que se trata de estaciones con correspondencia. Pero la diferencia entre un texto en minúsculas y uno en mayúsculas es tan grande, en significado y visualmente, que no sé si eso está justificado en un plano. La mitad de los nombres que se ven están en mayúsculas y la otra mitad no…