El andén central del metro es sólo para salir (y tiene sentido)

Una de las curiosidades más conocidas del metro de Madrid es que sus trenes circulan por la izquierda, por lo que en general hay que bajarse también por dicho lado. Sin embargo hay excepciones; en muchos otros casos hay que bajarse por la derecha o incluso por los dos.

¿Por dónde salir entonces?  En este caso los viajeros descienden por ambos lados indistintamente, desconociendo que el andén central es sólo para descenso de viajeros. Una norma que ha ido cayendo en el olvido y que mucha gente no acata por puro desconocimiento. Vamos a ver el origen de estas estaciones y si de verdad tiene sentido esta disposición de andenes.

El objetivo del doble andén: mejorar los flujos de carga y descarga

A mediados del siglo XX la red del metro de Madrid sufría momentos de verdadero colapso. La población del área metropolitana crecía mucho más rápido que la red, y los sucesivos planes de ampliación acabaron siendo ejecutados por el Estado, ante la incapacidad económica de la entonces privada Compañía del Metropolitano. Uno de los puntos de mayor colapso eran los cañones de acceso a los andenes, ejecutados en caverna y en muchos casos, con sólo un acceso para todo el andén. La congestión ralentizaba los tiempos de subida y bajada de viajeros, lo que reducía la capacidad de la línea.

Una de las soluciones planteadas consistía en segregar los flujos de entrada y salida de viajeros, evitando que se entorpecieran mutuamente en las operaciones de carga y descarga, que además podrían realizarse simultáneamente. Como los trenes disponen de puertas a ambos lados (son bidireccionales) la solución pasaba por ejecutar estaciones más anchas, con capacidad para albergar dos andenes laterales y uno central. Así lo explicaba el diario ABC en 1969: ABC

Del Suburbano de Carabanchel a los años 80

Durante los años 60, el Estado estaba finalizando las obras del Ferrocarril Suburbano entre Plaza de España y Carabanchel, una línea con previsiones de alta demanda. Para dimensionar adecuadamente la línea, todas las estaciones fueron ejecutadas con andenes triples de 90 metros, una tipología que hoy sólo pervive en las estaciones de Campamento y Carabanchel (en esta última, el andén central era para transbordar a la línea 5).

La mayoría de estaciones del Suburbano de Carabanchel eran en superficie, pero de cara a las ampliaciones del metro esta tipología requería mayores dimensiones en la caverna de la estación, motivo por el cual sólo se ejecutó para las estaciones con mayor demanda. Entre los años 1970 y 1990 se construyeron 9 estaciones con triple andén, en las líneas 6 y 7. En algunos casos, como Pueblo Nuevo o Sáinz de Baranda, se segregaron los flujos de entrada y salida también en los pasillos hasta la cota de vestíbulo, con el fin de canalizar el tráfico de viajeros de forma unidireccional.

Metro_Madrid_Linea_6_Plaza_Eliptica_Spanish_Solution

Los accesos a los andenes centrales estaban señalizados con carteles de no pasar y las escaleras mecánicas dispuestas de tal forma que sólo permitieran la salida de viajeros, pero no la entrada. Sin embargo, a día de hoy la costumbre de salir por el andén central está en desuso, lo que genera problemas en la subida de viajeros por unos andenes que, al final, resultan más estrechos que los tradicionales. La existencia de un andén de salida resulta muy eficiente si funciona bien, pero su mal uso es contraproducente y acaba por retrasar los procesos de cierre de puertas y salida del tren.

Desde 1995, los nuevos planes de ampliación han optado por estaciones ejecutadas mediante pantallas, volviendo a la tipología habitual de dos andenes laterales para la mayoría de estaciones.

5 propuestas para adecuar el uso del andén central

Aunque Metro no parece muy preocupado en corregir la problemática, desde ecomovilidad.net proponemos una serie de medidas de fácil aplicación para modificar la conducta de los viajeros y aprovechar las ventajas que aporta esta estructura de estación.

  • 0Apertura de puertas: descargar primero para cargar después. Como norma, los conductores abren primero el andén central y luego el lateral. Ya se hace habitualmente, aunque hay conductores que lo realizan al revés, desorientando al viajero.
  • Teleindicadores: todos los trenes con paneles interiores muestran unas flechas indicando la puerta de bajada. En las estaciones con doble andén se indican las dos, cuando deberían indicar sólo la central.
  • Anuncio de estaciones: sería recomendable añadir la locución «salida por andén central» en los anuncios de próxima estación. Una información que es habitual en otras redes.
  • Señalización en andén: actualmente ambos andenes indican las salidas y correspondencias. Sería conveniente que el andén lateral no mostrara esa información, sólo termómetros. En algunos casos, salir por el andén lateral implica dar un rodeo importante por los pasillos.
  • Señalización en pasillos: los carteles de no pasar siguen instalados en los pasillos, incomprendidos para mucha gente. Es necesario modificar su disposición y añadir una señal complementaria que indique el motivo de dicha prohibición.

Todas estas medidas requieren un coste reducido y no exigen modificar la infraestructura. Y si no sabías el motivo del andén central, recuérdalo a partir de ahora y contribuirás a mejorar el funcionamiento de la red.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 thoughts on “El andén central del metro es sólo para salir (y tiene sentido)

  1. Muy interesante. De hecho el andén central de Campamento, cuando era niño, conectaba directamente con la calle.Esa conexión directa con la calle la cerraron y actualmente el andén va a parar al vestíbulo en directo con lo que se juntan los usarios que acceden al metro con los que salen.

  2. La única estación donde hoy el andén central sólo es usado para descarga es en Pueblo Nuevo, por la sencilla razón de que no se puede bajar, pues para salir del andén hay dos escaleras mecánicas sentido subida, no existiendo escaleras estáticas. Como bien decías las barreras físicas son las más efectivas para recuperar esto en todas la estaciones.
    Aunque hay casos donde es una faena, como en L7 Av. América, donde usar el andén lateral o el andén central puede ser la diferencia entre perder o no el tren al que se transborda, pues se da un poco de vuelta en algunos casos.

    Saludos

  3. La solución más sencilla está en la propia configuración de las escaleras: poner una portilla en las escaleras manuales de bajada y que la salida del anden central se haga solo a través de las escaleras mecánicas. Asi se garantiza el uso unidireccional con poca inversión

  4. Añadir que en Argüelles, en la cabecera de la línea 4, y en Cuatro Caminos, en la línea 2, sigue respetándose que la salida es por una puerta (al andén lateral) y la entrada por el andén contiguo. A diferencia de los andenes triples, en estos casos el andén central, que da servicio a dos vías, es para entrar, y el lateral para salir.

    En cuanto a los andenes triples, los andenes laterales suelen ser algo estrechos, como en Avda. de América por ejemplo. En mi opinión, unos andenes anchos, sin andén central, son más agradables para el usuario para la espera del tren. Cuando se reformaron las estaciones de Plaza de España, Lago y Batán ganaron en esa amplitud, en particular se hizo notorio en la estación de Batán.

  5. Los conductores del Metro de Munich anuncian antes de cada parada: «Salida por derecha» o «Salida por la izquierda». Y, (segun se dice, para no tener problemas de circulación en las piernas por estar sentados en día entero y evitar incluso el peligro de amputaciones, lo que en alemán se denomina como «Raucherbein»- síndrome de la pierna de fumador) salen en cada parada por su puerta de la cabina de conducción, micrófono en mano, para avisar del cierre de las puertas, lo que suele ser más agradable que oír un pitido estridente.

  6. Lástima que no se haya seguido usando esa configuración de estaciones. En las ampliaciones desde 2003 (creo, que lo mismo empezó incluso antes), se ha optado por hacer unas cavernas enormes para albergar las estaciones que si bien son más sencillas de diseñar y evitan el problema de los flujos de pasajeros en conflicto, cuestan «n veces más». No me aventuro a dar una cifra, pero seguro que «n» no es ni 2 ni 3 ni 4…

  7. La gente que usa el andén central para entrar sabe perfectamente que no se puede usar, pero como nadie dice nada y se da menos vuelta, pues lo hacen.

    La única solucion que veo factible sería poner puertas de no retorno, tipo las que hay en aeropuertos, que son capaces de absorber un gran flujo de viajeros.

    Además, como decís, habría que dejar claro dentro del tren que la bajada se hace por el andén central, ya que muchos salen por el lateral por desconocimiento.

  8. Generalmente los que usan el andén central, haciendo caso omiso de la señal de dirección prohibida, son los que mejor se conocen la estación. Se trata pues de darles incentivos para que usen los laterales. Por ejemplo, poniendo más asientos en los latelales y ninguno en el central. Pero asientos como dios manda. No esas barras metálicas absurdas. Ni esos bancos estandar en el que el culo se te está constantemente resbalando.

  9. Sería estupendo que con solo señalización la gente los respetase. Pero sabemos cómo somos. Y si la gente ve que las puertas del andén central abren antes que las del lateral, además de que el acceso al central suele suponer menos vuelta que ir al lateral, los viajeros se seguirán acumulando en los andenes centrales para esperar a los trenes.

    A estas medidas de señalización e información, debe añadirse la instalación de tornos automáticos, como los de los vestíbulos, que solo se abran cuando detecten gente que vaya a salir del andén, impidiendo físicamente la entrada. Es verdad que estos tornos pueden entorpecer el flujo de viajeros en horas punta, quizás en esas horas podrían estar totalmente abiertos. Pero sin una barrera física o una política de sanciones, me temo que los andenes centrales seguirán siendo usados para subir al tren.

    1. No creo que eso sea asi. No todo tiene porque ser coercitivo. No hay ninguna norma que diga que si no vas a subir andando las escaleras mecanicas te eches a la derecha, y aún asi la gente las respeta. Además una gran cantidad de gente lo usa mal por el puro desconocimiento; en mi caso, intuia que el anden central era para descarga, pero hasta que he leido esto articulo no lo he confirmado. Pura falta de información.

      1. Yo viví varios años en Madrid e igualmente me entero ahora. Ya sabemos que indignarse por tonterías y llamar «incívico» de forma gratuíta es la norma en España, sustituyendo al debate sano de por qué esa norma es así, si tiene sentido y si se puede mejorar el flujo de algún modo para quitar normas (cuantas menos normas, más fácil cumplirlas).

        Habría que empezar por que la gente dejara salir antes que entrar. Y sí, esto antes también estaba escrito en las propias puertas de los trenes, como se ve en las fotos históricas. Norma general para toda la red que se ha olvidado. Norma de sentido común para muchos de nosotros en cualquier lugar del planeta, aunque comprobé que no lo era para la mayoría de usuarios de la red madrileña.

        Realmente me importa poco, ahora vivo en una ciudad en la que el transporte simplemente funciona bien, llega puntual y el abono trimestral cuesta sobre 50€. Fuera de España, claro: tranvía, autobús urbano, autobús interurbano, trolebús, tren y barco, perfectamente sincronizados.