El otro error del "Más por Menos" de Metro de Madrid

Actualización
El organismo de control de la publicidad, Autocontrol, ha dictaminado que esta campaña de publicidad constituye publicidad engañosa.

La respuesta que ha dado la ciudadanía a la desafortunada campaña de Metro de Madrid ha sido tan rápida como las reacciones que ésta suscitó en las redes sociales. El mal gusto de la comparativa de precios, plagada de fallos de concepto, fue percibida como un insulto por el viajero. El resultado, numerosos blogs, una campaña en Actuable con 23.500 firmas y un cierto vandalismo constructivo en forma de pintadas aclaratorias sobre los soportes publicitarios.

La mayoría de las críticas han ido en esa dirección, cuestionando la legitimidad de comparar el precio del billete sencillo (sólo utilizado por un 4% de viajeros) con ciudades de alto nivel adquisitivo. Nosotros también incidimos en esa cuestión, aunque sin ignorar otras partes del anuncio, como la autoproclamación de El mejor Metro del mundo o la comparación de un billete que no permite transbordos.

El otro anuncio también falla

Con tanta polémica, muchos lectores nos habían recordado que en la otra versión del anuncio había una descarada mentira. En este se muestra el billete sencillo y todo lo que se nos ofrece en cifras: kilómetros de red, estaciones, agentes comerciales… pero de toda la red, no de la zona A, la que cubre el billete sencillo.

¿Otra prueba más de publicidad engañosa para Autocontrol? Para recorrer toda esa red necesitamos un billete combinado más caro, o hacer uso de los muchísimos billetes de «metrocosas»: los de TFM, MetroSur, MetroNorte, MLO, suplemento aeropuerto… ¿Seguro que tenemos más por menos?

Si aplicamos nuestra corrección al anuncio, vemos como las cifras reales se modifican sustancialmente.

Y un detalle que muchos pasamos por alto: el número de agentes de seguridad privada triplica al de agentes comerciales de Metro. El mejor Metro del mundo no debería de estar muy orgulloso de esa cifra.

Una cara campaña «a coste cero»

Aunque nuestros responsables defiendan que «la campaña está siendo un éxito», lo cierto es que este despliegue se ha propuesto directamente desde la Comunidad a la empresa Metro de Madrid. Se ha ignorado así al Consorcio de Transportes, quien debería ser el responsable de este tipo de comunicación, y que en esta ocasión ha quedado totalmente al margen.

Desde Metro se ha intentado justificar la campaña diciendo que «se trata de una campaña con coste cero, que usa nuestros propios soportes publicitarios.» Y es cierto que esta campaña no paga por el uso de soportes, pero eso no quiere decir que sea gratis. Se han instalado enormes lonas impresas por ambas caras en el exterior de todas las bocas clásicas de metro, algunas de más de 10 metros cuadrados. También se han impreso vinilos para situar en las ventanillas de los trenes, y no uno ni dos… sino 36 vinilos por cada tren 2000, por ejemplo.

Todos estos elementos, sumados al coste de creación, diseño y maquetación de la campaña (por mala que sea) tiene un coste que se carga sobre las cuentas públicas. Cuando se trata de autobombo, todo vale.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 thoughts on “El otro error del "Más por Menos" de Metro de Madrid

  1. Bajo mi punto de vista el artículo es muy bueno. Se ofrecen datos objetivos acerca de porque esta campaña no es realista. Al fin y al cabo la comparativa de los PIB o del salario mínimo tampoco es un marcador determinante para comparar el precio del billete de Metro.

    Desde luego, mucho mejor haber gastado la pasta en una buena campaña que incentive el uso del transporte público y del abono que en esto. Eso si, como campaña publicitaria un 10, ha conseguido que todo el mundo hable de ella.

    Un saludo.

  2. Madriz, si con este tipo de artículos se ponen los puntos sobre las íes y eso hace que en el futuro no se vuelvan a llevar a cabo campañas tan desafortunadas como esta, ¿no habrá valido la pena? ¿No habrá llevado a nada? Yo creo que sí…

    1. Pues la verdad que no. La verdad es que ahora hay gente que piensa que el Metro de Madrid es caro y que en las otras ciudades todo el mundo gana el PIB. Incluso me he encontrado pintadas con salarios minimos de fantasía en paises que ni tienen salario minimo, pero el Metro cuesta mas del doble.
      Seamos realistas. Quien vive en Madrid se compra un bonometro y viaja por menos de un Euro. Y si tiene que hacer un transbordo le sigue saliendo mas barato que todos esos billetes integrados.
      Al mileurista de Berlin le sirve de poco consuelo que su billete en comparación con el PIB Aleman no sea tan caro – y es esa gente que más depende del transporte público.

      La gente no ha entendido que lo que es una mierda era la campaña, no el Metro.

  3. La campaña puede que no haya sido muy afortunada – las comparativas siempre son difíciles. Las criticas que le soleis hacer al Metro y al transporte público suelen ser muy buenas y muy constructivas – esto ya empieza a ser un poco ridiculo, aburrido y parece una guerra particular que no lleva a nada.

    1. Pues la crítica tiene unas cuantas propuestas constructivas. Leyendo entre líneas, que no todo tiene que estar mascado, se puede sacar que:

      -Pedimos que toda la comunicación operador-viajero provenga del Consorcio de Transportes, autoridad única del transporte. Así, evitaríamos campañas fallidas como esta, o el plano RaRo.

      -Que se deje de utilizar el sencillo como el emblema de la tarificación, ya que es un título que no premia al usuario habitual. Hay que potenciar y publicitar el Abono y el Metrobus, no el sencillo.

      -Que se abandonen las campañas publicitarias triunfalistas, del tipo «somos los mejores del mundo», que tanto dinero público cuestan. La publicidad institucional debe servir para potenciar los modos sostenibles, no para ver quien la tiene más larga.

      Me parecen tres conclusiones muy respetables, y que van bastante más allá de la mera rabieta.

      1. No estoy diciendo que no se debería haber abordado el tema. Estoy diciendo que la discusión ya no va por donde debería. Me da igual que sean 1500 o 1800 seguratas. Ni uno ni otro es un buen numero. CERO lo serían.

        Pero todo lo que tu has enumerado a la gente no se le está quedando. Les está quedando que el Metro de Madrid es un mierda y que es caro. No lo uno ni lo otro son ciertos. Que la campaña era penosa? En eso estamos de acuerdo, pero volved ya a las cossas que realmente importan.

  4. Error es cuando se falla , sin mala voluntad. Pero cuando se incurre en un error , con intención de inducir la equivocación ajena o engañar, lo denomino como estafa, manipulación, falsedad…

  5. Con la información de actuable envié la denuncia ‘legalmente’ a Autocontrol con todos mis datos. Lo primero, metro de madrid se negó a compadecer: «La parte reclamada rechaza expresamente someterse al proceso iniciado ante el Jurado de Autocontrol.» Yo he pedido un dictámen que no es vinculante, pero nos han dado la razón: «Por lo tanto, entiende la Sección que la omisión de los datos referentes a las prestaciones ofrecidas por cada uno de los billetes puede llevar a engaño a los destinatarios de la publicidad, incurriendo en infracción de la Norma 14 del Código de Conducta Publicitaria.»

    Pero no sirve de nada 🙁

        1. Creo que han enviado la misma resolución a todos aquellos que hicieron un escrito particular a Autocontrol.

          Resulta interesante que han considerado el hecho de comparar billetes no integrados con otros que sí lo son, desestimando el asunto de los salarios.

          Una lástima que no hayamos denunciado este otro cartel, que también supone una clara publicidad engañosa al no corresponder el billete sencillo con la totalidad de la red.

      1. Pues vaya porqueria de responsables de explotar los soportes publicitarios, si en un lugar de tanta afluencia de público, hay un soporte por contratar. No recuerdo haver visto en ningun metro del mundo que he ido, ninguno de estos soportes vacios.
        Es obvio que estos soportes fueron reservados para propaganda Estatal. El coste de oportunidad por todo ello, es insultante, sobre todo, gasto destinado a engañarnos a todos.