Probando el carsharing

DSC_5985

Hace unos días, Fon nos contaba las conclusiones del informe realizado entre Bluemove y Doymo acerca de la cultura de tener un coche en propiedad que tan habitual es en España. Me resulta especialmente interesante leer que las personas de menor edad son más reacias a tener un coche en propiedad, y abogan por las nuevas tecnologías.

A mí se me presentó la disyuntiva de comprarme o no un coche cuando trabajaba en un polígono industrial del sur de Madrid. Hice el cálculo, y el resultado fue impresionante: iba a pagar 350€ al mes, y eso con un cálculo de mínimos (ni reparaciones, ni acccidentes, ni seguro a todo riesgo). La solución que adopté en su día fue mudarme para poder estar más cerca de las infraestructuras de transporte que me permitían llegar con rapidez a mi puesto de trabajo, y estudiar otras alternativas a tener un coche en propiedad.

La solución principal fue el uso del transporte público en todas sus modalidades, teniendo abono de transporte que me permitía el transbordo intermodal… pero de esto se ha hablado mucho en este blog.

La secundaria fue el coche de alquiler, tanto en su modalidad tradicional de alquiler por días como en la novedosa opción que presentan las empresas de carsharing de alquiler por horas, inclinándome por el servicio que ofrecía Bluemove. A pesar de tener la tarjeta desde hace meses, no lo había usado hasta este sábado; necesité alquilar un coche por dos horas, para un trayecto que estimé en unos 60km.

Sinceramente, iba un poco insegura y me sorprendió, fundamentalmente, su usabilidad. Seleccioné un parking al lado de casa, de entre varios que tenía disponibles, todos muy cerca, así como el coche que me interesaba de los dos modelos que  la empresa ponía a mi disposición. Me dio una estimación de precio: 22€, gasolina incluida.

El proceso cuando llegué al parking fue sencillo: localizar el vehículo, pasar la tarjeta por el lector colocado en el cristal delantero, y coger las llaves de la guantera. Las llaves estaban protegidas por un pad que, antes de permitirme cogerlas, me preguntó si habías revisado el coche y si estaba todo correcto. Si no lo hubiera estado, me facilitaba una hoja de daños y un número de teléfono donde enviar la información pertinente. Además, incluía una tarjeta por si tenía que echar gasolina.

Todo muy sencillo: revisé el coche, y ya tenía las llaves en mi poder. El coche me gustó mucho, estaba muy nuevo y tenía todas las comodidades, con una a remarcar: era la primera vez que usaba un vehículo cuyo ordenador de abordo tenía cámara trasera que se activaba al cambiar a marcha atrás. Durante el viaje no dio ningún problema, y la entrega fue igual de sencilla: dejar el coche en el garaje, colocar las llaves en el lector y decirle que querías dejar el coche. En ese momento, me dijo el total de kilómetros recorrido: 39. Y ya tengo el total en mi cuenta: 16,78€.

Si tengo que realizar una valoración personal del servicio de carsharing, diría que la parte más positivo es tanto la existencia de muchos aparcamientos con pocos vehículos repartidos por Madrid como la facilidad de uso.

No le vi ningún problema al servicio, pero si tengo que hacer una sugerencia de mejora, optaría por incluir la opción de devolver el coche en un parking distinto al de recogida. Facilitaría muchos de los viajes que se realizan, además de que se podría considerar la opción viaje de ida y vuelta, pero con un periodo de tiempo de espera prolongado entre los dos trayectos.

Sobre el autor
Ingeniera de Caminos con más de 9 años de experiencia en transporte, movilidad e infraestructuras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 thoughts on “Probando el carsharing

  1. Yo probé el Carsharing de Hello Bye Cars (www.hellobyecars.com) y quedé súper contento!! Es una gozada ir en pleno centro de Madrid, con facilidad de parking y por menos de 3€/hora que te cuesta.

    La verdad es que si solo utilizas el coche ocasionalmente es una muy buena idea, te ahorras muchísimo en gastos. Seguro que lo volveré a utilizar otro día 🙂

  2. Tanto presentarlo como novedad y al final es lo del alquiler de siempre (Quitando el tener que dejar el deposito lleno para que no te cobren gasolina). He alquilado coches en varias ocasiones aunque tengo coche en propiedad desde poco después de sacarme el carnet pero por combinarlo con avión (ryanair, con el vuelo parking en aeropuerto y alquiler de coche en destino me salia más rápido y mejor de precio) y por no darle tanta paliza al coche (1400 kms en menos de 24 horas) y NUNCA me han cobrado el día completo. Para evitarme sorpresas soy de alquilar sin limite de kilometraje y ampliando el seguro a todo riesgo.

    El único problema que he tenido fue cuando los 1400kms por la fianza y cuando a la semana o quince días de que me tomasen el pelo con la fianza se me hinchó la vena les llame por su nombre, vieron que ya pasaba de hojas de reclamaciones y se soluciono todo cuando vieron que iba directo a comisaría a ponerles una denuncia por estafa con el contrato de alquiler y todo.

    1. Bueno, la reserva mínima en una empresa de alquiler de coches convencional es de 1 día. Y hay que hacer mucho papeleo. Quizá no quede claro en el post, pero una de las cosas que me han convencido es la facilidad y rapidez de uso. Nada que ver con ir a cualquier empresa de alquiler a coger un coche…

      1. Lo del cobro es por experiencia personal, a lo mejor como nunca he cogido fechas fuertes y siempre lo he mirado con varias empresas al final por alquilar han cedido un poco. Lo del papeleo, no es como una reserva por internet, pero los trámites en sí en la oficina teniéndolo hablado no llega ni a los 10 minutos.

    2. Hola Pedro
      Soy Gabriel cofundador de Bluemove. La diferencia con el alquiler tradicional es brutal: uno va dirigido generalmente a turistas y empresas y en cambio el carsharing a residentes de centro urbanos. El carsharing es una alternativa a tener coche y el otro no. Las características que hacen esto posible son las siguientes:

      1. Los coches están distribuidos por toda la ciudad y no solo en varias bases, es decir tenemos los coches donde tendrías tu propio coche.

      2. Los coches se reservan con el móvil y se abren con una tarjeta y por lo tanto no tienes que hacer papeleos cada vez que lo alquilas. Esto permite que la gente lo use para irse a una comida de dos horas a las afueras, uso impensable en el alquiler tradicional.

      3. Solo pagas lo que usas. Por lo tanto en el uso de anterior, dependiendo el kilometraje, te puede costar alrededor de 10€.

      El servicio es radicalmente distinto al alquiler tradicional y también sus usos. Los usos medios son de 3 horas y de menos de 60km….

      Saludos

        1. Hola Fernando,
          Por ahora se tiene que dejar en el mismo aparcamiento. La idea es sustituir al coche particular y si te fijas la gente siempre devuelve el coche a su casa… no lo dejan por ahí….

          Por otra parte aquí radica la sostenibilidad del carsharing tradicional. Si se pudiese dejar el coche en otros sitios de la ciudad estaríamos facilitando los desplazamientos urbanos en coche y eso sería terrible! porque estos se deben realizar andando, en bici o transporte público….

          Gabriel

          1. Sin embargo, puede ocurrir que a la ida uno vaya en autobús a un centro comercial (por ejemplo) y que a la vuelta (cargado de paquetes) prefiera un coche de carsharing.

            Por otra parte, para ir y venir al trabajo sería mejor coger coches distintos en vez de tener el mismo coche aparcado ocho horas.

  3. París puso en marcha en 2011 Autolib. Es una iniciativa a gran escala modelo car-sharing con coches eléctricos. Sus números son impresionantes: A fecha de hoy son 3.000 vehículos previendo que a finales de 2016 el parque llegue a los 6.000.

    Estos 3.000 vehículos de hoy día han supuesto retirar de circulación más de 22.000 vehículos contaminantes.

    Naturalmente todo este proyecto tiene un coste. Ponerlo en marcha supuso una inversión de 230 millones de euros de los que las administraciones públicas sólo pusieron 30, estimándose que su mantenimiento anual no será inferior a los 80 millones de euros.

    Para 2018 espera ser rentable.

  4. Otra opción muy a tener en cuenta es una bici eléctrica o un kit de conversión (incluso para bicis plegables para poder combinarla con transporte público).

    El costo es mínimo y se amortiza en meses si el uso es diario.

    1. Depende del uso. Yo tuve que coger el coche para ir a un centro
      comercial en las afueras de Madrid, donde es difícil llegar con
      transporte público.

      De hecho, lo que buscaba cuando alquilé un par de horas el coche era la rapidez… y para eso el coche es el rey.

    1. No lo tengo tan claro: la ubicación nunca sería exacta, hay riesgo de vandalismo, y, para mí, un coche aparcado en la calle está ocupando un espacio público que podría ser aprovechado para otras actividades.

      Así que, para mí, que el coche esté en un aparcamiento es la mejor opción 🙂

        1. Fernando, lo que me imagino que propones de que te dejen el coche en la calle cerca de tu origen y poderlo dejar tú cerca de tu destino sería lo ideal pero hay que pensar en otra cosa ¿Es viable? yo creo que no, para poder dar ese servicio o garantizar una disponibilidad y un control de los vehículos haría falta demasiado personal

          1. Si se tiene cerca un parking (5 ó 10 minutos andando) la diferencia no es mucho sobre todo si vas hacia el centro por las vueltas para aparcar (y el SER que también habría que tenerlo en cuenta si se ofreciese ese servicio), pero si nos vamos a otros barrios, por ejemplo donde curro y está dentro de la zona de la M30, el parking más cercano está a 20 minutos andando y a buen paso, por lo que el poder «entregarlo» en la calle incentivaría su uso los días de quedarte dormido y demás.
            Pero tiene el problema de ¿Cómo se gestiona la zona azul se encarga el cliente acuerdos de la empresa…?¿Con el personal y los vehículos que haría falta que estuviesen en movimiento para coordinar las recogidas y las entregas sería viable a un precio asequible?

    2. Hola Fernando,
      Soy Gabriel, cofundador de Bluemove Carsharing. En muchas ciudades europeas y norteamericanas, efectivamente los coches de carsharing tienen plazas en la calle: Londres, Amsterdam, San Francisco, Montreal, París, y un largo etcetera.

      En Madrid lo estamos intentando pero sin éxito. 🙁

      En este tema hay que hacer referencia a los dos tipos de carsharing: el de bases y el one-way. Ambos modelos son complementarios pero muy distintos. Desde mi punto de vista se podría resumir mucho en que el carsharing de bases sustituye al coche privado y el carsharing one-way sustituye al taxi y al transporte público. Aunque esto es una discusión larga y polémica. 🙂

      Un saludo