Exito en la iniciativa que remunera ir en bici al trabajo

0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Buffer this page

Éxito de la iniciativa francesa que remunera a los ciudadanos que acuden en bicicleta a su puesto de trabajo. En los últimos 6 meses de 2014 se incrementó un 1,6% el uso de la bici para ir al trabajo en el colectivo a estudiar, unos 8000 individuos de 18 empresas que se han adherido voluntariamente al estudio.

El programa supuso una remuneración media de 50 euros mensuales (0,25 euros/km) a los trabajadores que optaron por la bicicleta como medio de transporte para acudir a sus puestos de trabajo al declarar una media de 5 kilómetros por recorrido frente a los 3,4 de un estudio similar realizado en 2008.

Esta iniciativa, del ministerio francés de Ecología, permite que los trabajadores acudan a su empresa en bicicleta pudiendo optar entre dos modalidades: el desplazamiento en bicicleta completo y el desplazamiento parcial sumando los kilómetros recorridos diariamente a la ayuda que perciben para la compra del abono transporte.

Esto permite una gran flexibilidad. Hasta los 5 kilómetros es desplazamiento en bicicleta es competitivo respecto al transporte público y, por supuesto, frente al vehículo privado. En una ciudad como Madrid, que ir en metro entre los diferentes barrios del este de la ciudad puede llegar a suponer más de una hora, permitiría ahorrar en emisiones, optimizar la ocupación del sistema de transportes y ahorrar horas de desplazamientos a miles de madrileños.

Pongamos un ejemplo, un vecino que viva en el Alto del Arenal y que trabaje en el polígono empresarial de Julián Camarillo tardaría en transporte público entre una hora y cinco y una hora y quince minutos en función de los transbordos. En coche, sin atasco y sin aparcar, tardaría unos 20 minutos. En bicicleta, con atasco o sin él, haría el recorrido en unos 30 minutos: sólo 10 más que el coche y entre 35 y 45 minutos menos que en transporte público.

La pregunta es, ¿Cuántos madrileños estarían dispuestos a participar en una iniciativa de este tipo? Visto el éxito de BiciMad, con rotaciones cercanas a 4 diarias en un ámbito muy reducido, no cabe duda que el potencial es alto, especialmente en el marco de recortes en el transporte público. Uno de los datos más interesantes que aporta el estudio francés es que hasta un tercio de los usuarios que participan en la iniciativa han dado el salto a usar la bicicleta en desplazamientos no laborales lo cual es un buen indicador de la consolidación del cambio de hábitos.

Y tu ¿Irías en bici al trabajo si te pagasen por ello?

0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Buffer this page
Sobre el autor
Licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración. Máster en Gobierno y Gestión Pública con especialización en políticas públicas de transporte y movilidad. Actualmente cursa estudios de doctorado con tesis sobre la Red Transeuropea de Ferrocarriles de Alta Velocidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 thoughts on “Exito en la iniciativa que remunera ir en bici al trabajo

  1. Hola, Isidro. Yo tengo mis dudas sobre la bondad de este programa, no por la idea general sino los detalles. De la evaluación que hizo la ADEME se desprende que ha quitado pocos usuarios al coche (solo el 5% de los adherentes lo usaban antes, el 54% venían de transporte público). Por otra parte, un 12% de los nuevos usuarios dicen abandonar la bici cuando se alcanza el límite máximo de pagos, lo que parece indicar que lo hacen a regañadientes, por cobrar ese importe. Me pregunto cuáles son los costes del programa y si no tendría más sentido impulsar otras medidas genéricas -mejores accesos, formación, etc.- antes que optar por esto, que tiene además elevados costes administrativos. Por comparar http://mejorenbici.es/2015/01/31/francia-evaluacion-del-programa-de-pagos-por-ir-al-trabajo-en-bici/ ¡Saludos!

    1. Es importante, y a nivel personal ocurre.
      Unos van en Bici por lo que mejora el medio ambiente, y otras cuestiones, entre ellas de salud.
      Pero otros lo hacen para ahorrarse el trasporte, o la gasolina. Sin importarles el impacto.
      Asi, que en ambos grupos pueden caber los que solo busquen la pasta por pura avaricia.

  2. ¿Cómo se controla que el kilometraje recorrido se ha hecho realmente en bicicleta? si hay que fiarse de la buena fe del que lo declara este sistema se presta a la picardía fácilmente.

      1. Me lo imaginaba, el caso es que en muchos países del norte de Europa te puedes fiar de la honradez de la mayoría. Habrá algunos que se aprovecharán del sistema pero son pocos, casi anecdótico. Pero aquí en España es algo distinto. Al oír esta noticia bastantes compañeros de trabajo decían que si se implantara esta medida aquí ellos declararían que vienen en bici pero continuarían viniendo en coche o moto. Incluso alguno decía que metería la bici en el maletero del coche y vendría en bici desde donde aparca el coche por si acaso controlaban la llegada. Tal es el nivel que tenemos aquí :(.

  3. Realmente ¿es un problema de dinero? Por ir en bici al trabajo me ahorro 40€/mes de tte público. Aunque tengo un billete de 10 viajes, cada viaje que no hago, 1€ que me ahorro.

    El coste en ningún momento aparece como la causa para no ir en bici, y más bien es un incentivo al mismo que ya existe.

    A lo mejor necesitamos una excusa “es que me pagan” para justificar el cambio en tu cabeza. En ese caso, bastaría con un pago simbólico.

    1. Estoy de acuerdo. Llevo mas de tres años que dejé el transporte público por la bici para ir a trabajar diariamente y el coste no ha sido nunca un motivo importante para tomar esta decisión. En realidad hay otras medidas que creo que beneficiarían más al uso de la bici como medio de transporte para ir al trabajo:

      – Seguridad, que las empresas tengan aparcamientos seguros para bicis. Muchas ya proporcionan aparcamiento para coches y motos a un coste mucho mayor que el que requeriría apartar un poco de espacio para las bicis.
      – Duchas y vestuarios en las mismas empresas, para poder ducharse y cambiarse en caso de llegar sudados (cuando trabajaba en UK teníamos duchas en la oficina, a pesar de que allí era mas complicado sudar por el clima más fresco, pero se agradecía)
      – Pacificar de una vez en serio el tráfico en la ciudad, muchas veces el recorrido diario se hace complicado por la ruta que haya que tomar, si es que hay que atravesar alguna zona con tráfico motorizado intenso y/o rápìdo.
      – Modificar el reglamento de tráfico para adaptarse a las bicis, en la actualidad el reglamento está pensado exclusivamente para vehículos a motor y en muchas ocasiones a los que vamos en bici nos perjudica o nos pone en peligro seguir estas reglas. Hay países que se han adaptado facilitando la vida a las bicis (permitir atravesar semáforos en rojo si vas a girar a la derecha, permitir circular en dirección contraria en calles de un solo carril y dirección de menos de 30km/h, y otras)