La conexión Sol – Gran Vía será realidad en 2019

0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Buffer this page

Corría el año 2009 cuando finalizaron las obras de construcción de la estación de Sol Cercanías. Desde su puesta en servicio la céntrica plaza atrajo gran cantidad de viajeros, convirtiendo este punto en uno de los más concurridos de la red. Todo ello, a pesar de ser una estación a medias. Ya en su inauguración la entonces presidenta, Esperanza Aguirre, prometía conectar de inmediato los nuevos andenes de Cercanías con la estación de Gran Vía. El Cercanías, ubicado bajo la calle Montera, estaba proyectado para volcar viajeros hacia ambos extremos. Nada más acceder a la ‘mezanina’ sobre los andenes puede verse el otro extremo tapiado, esperando su ejecución final.

Desde entonces, tan importante conexión quedó sepultada por unos recortes presupuestarios que no sólo bloquearon cualquier obra pendiente, sino que diezmaron la oferta existente de transporte público. Y desde entonces Sol – Gran Vía ha soportado los problemas de una estación a medio terminar. Desde la congestión por falta de capacidad, un único ascensor para llegar a los andenes, o los cierres por eventos que dejan sin alternativas a los viajeros. Las anunciadas (y retrasadas) obras de remodelación de Gran Vía promovidas por el Ayuntamiento han reavivado el debate sobre las carencias de transporte público en la zona. Ahora la Comunidad de Madrid ha sacado el proyecto del cajón para licitar su ejecución en 12 meses. En 2019, coincidiendo con el Centenario del Metro (y con las elecciones), la nueva Sol – Gran Vía podría estar en servicio.

Ascensores, más superficie, y el templete de Palacios

Conectar Gran Vía con Cercanías tendrá varios efectos inmediatos:

  • Habilita una conexión entre Cercanías y la línea 5 de metro. La línea 5, la cuarta más utilizada, no conecta con ninguno de los dos túneles Atocha-Chamartín de Cercanías.
  • Descongestiona la estación de Sol. Los viajeros que entran o salen se repartirán entre ambos accesos, reduciendo los tapones que se generan actualmente.
  • Mejora la cobertura del distrito Centro acercando la estación de Cercanías a los barrios de Justicia y Universidad. Desde el nuevo acceso se puede llegar en 5 minutos andando a Tribunal o Chueca.

El previsible aumento de viajeros obliga también a ampliar el obsoleto vestíbulo actual. El proyecto contempla una ampliación de la superficie y de la línea de tornos acorde a la demanda esperada. Del mismo modo, se instalarán ascensores en todos los accesos para hacer la estación 100% accesible. Un requisito que llega tarde pues, de acuerdo con la Ley de Accesibilidad, Gran Vía debería ser accesible desde el año 2014.

La instalación de ascensores permitirá un bonito guiño histórico: la recuperación del ‘templete’ de Antonio Palacios. El original, ubicado en la Red de San Luis, se convirtió en un emblema de Madrid durante medio siglo. Su recuperación estaba prevista con la peatonalización de Fuencarral, aunque como un simple monumento. Ahora, coincidiendo con su centenario, el templete recuperará su función original como torre de ascensores.

Un año de obras y más cierres para la línea 1

Para ejecutar la ampliación se propone un método constructivo similar al empleado en las estaciones de la línea 3. Consiste en excavar un gran pozo vertical mediante muros pantalla, desde la superficie hasta los andenes de la línea 1. Tras el vaciado, se ejecutan sucesivas losas para cada uno de los niveles del vestíbulo, rematando con una losa superior. De esta forma se consigue un vestíbulo diáfano bajo la superficie de la plaza.

Con la experiencia de obras anteriores, es muy probable que Gran Vía cierre durante más de 6 meses. Durante ese periodo los trenes seguirán circulando sin parar en la misma. Además, durante el verano de 2018 habrá que interrumpir el servicio en la línea 1 entre Bilbao y Sol. Estos plazos no están confirmados, así que estaremos atentos a las afecciones que sufra la red para acometer tan importante remodelación.

0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Buffer this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 thoughts on “La conexión Sol – Gran Vía será realidad en 2019

  1. Pues llegara con nueve años nueve de retraso, debería haberse terminado en 2010. Según se deduce de la info. extractada del enlace.

    obra que se iba a llevar a cabo en pocos meses: supondría una inversión de 45 millones de euros de la Comunidad de Madrid, siendo una obra muy complicada por el lugar donde se sitúa (llena de cimientos de edificios centenarios) pero “muy necesaria” en palabras de la presidenta regional.
    En palabras del gerente del Consorcio de Transportes, era una “conexión fundamental” para evitar que se colapse solo parte de los accesos y el andén.

    El coste de 2019 no se cita.

  2. A mí me parece que estas obras son las que de verdad benefician la movilidad, no como otras que hemos conocido… Acercar el cercanías a la línea 5 del metro, con una demanda tan alta, y a esas zonas, también tan solicitadas, es una mejora importante sin duda.
    Lo que me gustaría que se impulsara es que la mayor parte de las líneas de cercanías fuesen por Sol en vez de Recoletos. Eso también sería una mejora enorme. Me acuerdo cuando hace un tiempo vi a unos trenes de largo recorrido circular sin parada por Sol y el sinsentido que me pareció….Me imagino que serán cuestiones técnicas las que lo impiden (quizá de electrificado o localización de las líneas en las vías de las estaciones?) pero espero que se trabaje en ello.

    1. Por la configuración de las cabeceras de Atocha y Chamartín eso que pides es virtualmente imposible. Es por eso que cuando hay cortes de uno de los dos túneles sólo parte del tráfico puede ser desviado al otro.

  3. Buenos días,

    Esta obra se presenta como un nuevo reapaño para salir del paso similar a otros que se han hecho en otras estaciones del centro: ampliaciones de vestíbulos, colocación de ascensores y poco más, pero nada de una verdadera y necesaria reforma en profundidad para adaptar la estación a los tiempos. No se soluciona el problema de los flujos de pasajeros para los transbordos de metro que seguirá siendo básicamente todo igual que hasta ahora.

    Por lo que parece en los esquemas, no se van a poner escaleras mecánicas para acceder a los andenes y se aprovecha prácticamente toda la infraestructura existente. El acceso por escaleras al andén de la línea 1 dirección pinar de Chamartín parece que no se cambia y seguirá dándose el rodeo absurdo, como ocurre ahora: la escalera mecánica va hacia el andén dirección Valdecarros y línea 5 ,y después nuevamente pasar hacia el otro anden por los pasillos de toda la vida, subiendo y bajando varias veces de nivel.

    Los accesos a los andenes a la línea 5, además de ser un tamaño totalmente insuficiente, algunos de ellos tienen 2 metros o poco más de ancho con lo que supone en las horas punta. además obligan a pasar a todos los pasajeros de la línea 5 por un único punto (para la línea 1 hay dos accesos a los andenes). No veo en los esquemas unos nuevos accesos que repartan a los usuarios mejor por las instalaciones.

    En definitiva, desde mi punto de vista, esta reforma no es más que un parche para empotrar un vestíbulo de acceso a la estación de cercanías y aprovechando que hacemos algo de obras metemos los ascensores en la estación de metro, y por lo que se ve tampoco serán de alta capacidad. Creo que se pierde la oportunidad de hacer una obra en profundidad y dotar a la estación de unos accesos en condiciones que permitan salir y entrar a los andenes rápidamente sin rodeos absurdos y caóticos fruto de reformas varias de los últimos 100 años.

  4. Adri, ¿Dónde se pueden encontrar más detalles del proyecto? ¿Los renders y plano que has incluido son actuales? En madrid.org no he encontrado nada. Muchas gracias. Respecto al templete existe un problema: Porriño no va a ceder el original y la ley prohíbe hacer réplicas si existe el original. Yo voto por algo más moderno y funcional, que “recuerde” el de Palacios de alguna forma. También creo que fue un error eliminar las escaleras mecánicas en los accesos a las aceras de Gran Vía aunque los futuros ascensores lo compensen de alguna forma.

  5. ¿Sabemos a ciencia cierta si se traerá de nuevo el templete original de Antonio Palacios a la Red de San Luis? Ya sabeis que dicha edificación desmontada pieza a pieza a finales de los sesenta del siglo XX se trasladó a Porriño, localidad natal de Palacios. ¿tendremos un nuevo conflicto territorial? ¿una nueva Dama de Elche en forma de castillete de ascensor? ¿Cederan los vecinos de Porriño tan ilustres piedras?…… Y por otra parte, ¿se ha evaluado el impacto visual y de movilidad del ascensor en mitad de una plaza que ahora mismo esta colmatada por el transito de de peatones