La futurista estación que se pensó para Casa de Campo

La estación de Casa de Campo estaba prevista ya en el primer proyecto de ordenación de la zona (en el año 1954), dentro de lo que por entonces iba a ser el Ferrocarril Suburbano de Carabanchel a Chamartín de la Rosa.

Fuente: Tesis Doctora “Las colonias del hogar del empleado: la periferia como ciudad. María Antonia Fernández Nieto (2006)

Fuente: Tesis Doctoral “Las colonias del hogar del empleado: la periferia como ciudad. María Antonia Fernández Nieto (2006)

Pero no fue hasta el 22 de octubre de 2002 cuando se inauguró esta estación, al abrirse el primer tramo de Línea 10 que conducía a Puerta del Sur, donde meses después la red de Metro de Madrid enlazaría con Metrosur. Además, las estaciones de Aluche, Empalme y Campamento resultaron absorbidas por la Línea 5, que pasaría a finalizar su recorrido en la nueva estación.

En el tintero se quedaron dos cuestiones: la primera fue el nombre que se barajaba inicialmente, Puerta de Batán, que se descartó para evitar confusiones con la estación de Batán. La segunda, el futurista diseño de nuestra imagen de esta semana. ¿Qué opináis de él?

Foto: Facebook de «La Casa de Campo de Madrid»

Sobre el autor
Soy Doctor Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos por la Universidad Politécnica de Madrid. Estoy especialmente interesado en el impacto de la planificación territorial y urbana en el transporte y la movilidad (y viceversa).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 thoughts on “La futurista estación que se pensó para Casa de Campo

  1. La verdad que hubiese sido un hito en cuanto al diseño de estaciones del metro de Madrid, muy reiterativo en los últimos años. Y un referente, incluso en el resto del mundo.
    Aunque hay que reconocer que hubiese sido mucho más costoso economicamente.

  2. Mejor por debajo como está.

    Algo así, sí que deberían hacer en una reforma de la estación de metro de Aluche, que en verano te mueres de calor y en invierno, elevados y sin nada que lo impida, te quedas helado con la rasca.