La línea 167 de la EMT: una solución a medias para Rejas

El martes 16 de febrero se inauguró la línea 167, desde la colonia Fin de Semana hasta el área intermodal de Alsacia. Una línea muy necesaria que no termina de solucionar los problemas de movilidad del barrio de Rejas a corto plazo.

Un problema que viene de lejos

La historia del transporte público en el barrio de Rejas es breve y, a todas luces, deficiente. En 1972 se sustituyó al último tranvía de Madrid, el 77, que realizaba la ruta entre Ciudad Lineal y Ciudad Pegaso, por un autobús con el mismo número e itinerario, pero con un precio más elevado. En 1995 se prolongó la línea desde Ciudad Pegaso hasta la Colonia Fin de Semana, y desde hace 26 años la situación no se ha alterado… Salvo que el 77 recorra la glorieta de Canillejas en vez de circular por la calle Boltaña debido a la reordenación del tráfico realizada hace unos años.

Por ello, la nueva línea de la EMT es una línea cada vez más necesaria desde la construcción del Centro Comercial Plenilunio en 2006. En su apertura ya aparecían comentarios sobre la pésima accesibilidad en transporte público al complejo, y se preveía la apertura de la Estación de O’Donnell para 2008. Una estación que, a 2021, sigue sin visos de abrirse.

Una línea prometida en 2018, 2020…

Desde agosto de 2018 podemos encontrar en hemerotecas locales la promesa de inaugurar esta línea. Sin embargo, la inauguración se anunciaba a bombo y platillo por las mismas fechas del año pasado, antes del estado de alarma. Una línea que iba a tener algo más de 24 kilómetros (ida y vuelta) con una dotación de 7 autobuses, e iba a comenzar a circular antes de julio del año pasado.

A pesar de que podamos pensar que el COVID-19 sea el culpable del retraso de la apertura, lo cierto es que dicha línea fue aprobada por el Consorcio de Transportes en julio de 2018. ¿Será este otro ejemplo de una línea cuya apertura se retrasa con la espera de obtener mayor rédito electoral? 

El itinerario de la nueva línea 167

La nueva línea comunica la Colonia Fin de Semana y la zona de la calle Campezo con dotaciones como la Junta Municipal de Distrito, el polideportivo de San Blas o el área intermodal de Alsacia. Una línea que permite evitar el atasco perenne de la calle Alcalá para salir del barrio hacia Canillejas. Además, ofrece un transbordo muy atractivo en la estación de Estadio Olímpico para llegar al centro de Madrid.

Sin embargo, la ruta del nuevo autobús por el barrio de Rejas deja mucho que desear. Por ejemplo, se olvida completamente del barrio de Ciudad Pegaso, con mayor número de vecinos, que se han quejado activamente por redes sociales cuando se ha publicado el itinerario definitivo. Dicha línea tampoco sirve para desplazarse al centro de salud de Rejas o al instituto Jane Goodall, ubicado en la calle Deyanira. Además, la línea 167 duplica el recorrido del 165 desde la avenida de Hellín en San Blas.

Posibles soluciones al problema actual

Es complicado intentar solucionar un problema de hace veinte años en cuestión de meses. Sin embargo, cabe contemplar algunas alternativas para que el barrio de Rejas deje de ser una ratonera como lo es ahora.

  • Creación de una nueva línea exprés que comunique Ciudad Pegaso y la Colonia Fin de Semana con el intercambiador de Avenida de América. Dicha línea serviría para ofrecer una alternativa competitiva al vehículo privado, que tendría que verse complementada con el carril Bus-VAO de la A-2. 
  • Apertura del apeadero de O’Donnell en la línea de contorno. Aunque sea una de las opciones que en estas fechas parezca irreal, no cabe olvidarse de ella. En caso de que finalmente se abra al tráfico la vía de contorno, la estación de Rejas podría servir dicho barrio y también al centro comercial Plenilunio.
  • Adaptación de la línea 167 a un sistema “a horario”. Esta línea nace con un problema: su escasa demanda potencial a pesar de ser una línea necesaria para el barrio. Con siete autobuses podemos suponer un intervalo medio de 12-14 minutos en hora punta; si la línea tuviera un horario fijo, podría ser más atractiva ya que evitaría esperas prolongadas en las marquesinas.

En definitiva, la inauguración de la línea 167 es una buena noticia para el barrio; sin embargo, deja amplias zonas del barrio sin servicio y no termina de ser una alternativa rápida y fiable al centro de Madrid. Un problema que ni el 77, ni una hipotética prolongación del 140 desde Canillejas a Ciudad Pegaso, podrían suplir.

Sobre el autor
Estudiante de Ingeniería Civil y Territorial en la Universidad Politécnica de Madrid. Aficionado a la cartografía y a los sistemas de transporte de ciudades europeas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *