La línea 7B cumple su primer año cerrada (aunque iban a ser 3 meses)

Hay veces que no ibas a salir, pero al final sales y te lías. Eso es lo que le ha pasado a la línea 7B del metro, que cumple hoy su primer año cerrada a pesar de que las obras de reparación (urgentes y que se anunciaron con solo dos días de preaviso) se anunciaron para durar 3 meses.

La línea 7B, que costó 600 millones de euros, apenas tiene 10 años y ya se ha tenido que cerrar por reparaciones 3 veces.  Los objetivos de las obras que se están realizando son la consolidación del terreno: el túnel se está hundiendo y las casas en la superficie presentan grietas. Se filtra agua del cercano río Jarama, lo cual es un problema de por sí. Pero es que además el terreno es rico en halita (sal), que se disuelve en contacto con agua. Puedes ver datos más técnicos en este post de nuestros amigos de Nación Rotonda.

¿Y no se podían saber estas cosas antes de construirla? Pues al parecer, esta concentración de sal no se detectó en los estudios de terreno realizados. Los técnicos de la Comunidad de Madrid no aclaran si confundieron la halita con el yeso o si no investigaron por debajo del túnel… ambas opciones bastante cuestionables.

Además se suma un factor que empeoró todo: con las obras ya iniciadas se decidió cambiar el trazado para llegar al Hospital del Henares. La construcción de metro y hospitales fue uno de los principales temas de propaganda del gobierno regional, y los estudios realizados en el nuevo terreno a atravesar fueron insuficientes. La línea, recordamos, se inauguró por todo lo alto 20 días antes de las elecciones autonómicas con sendas paellas populares y conciertos de Ketama y Efecto Mariposa.

¿El resultado? Una línea que apenas tiene 10 años ha estado cerrada tres veces por obras de reparación, siendo las últimas de más de un año. En superficie, 110 casas con grietas en las que cabe una mano. Metro dice que no es por sus obras, pero ha aceptado pagarles la reparación.

lin71-630x340

¿Hacía falta una línea 7B?

Como vemos, un cúmulo de despropósitos y bastantes indicios de que la profesionalidad estuvo supeditada a la propaganda. Pero, ¿es al menos la línea 7B una buena idea? ¿cumple un papel interesante en la movilidad del Henares?

No parece que sea así. Las estaciones que llevan un año cerradas tenían cifras de viajeros ridículas, menos 1500 personas al día (en laborables), unos 18 viajeros por tren:

captura-de-pantalla-2016-11-20-a-las-11-33-49

Se trata de cifras más propias de una línea de autobús que de una infraestructura que costó 600 millones de euros.

Además, debido a las razones que explicamos en su momento, las características de las nuevas estaciones impiden la explotación conjunta con el resto de la línea: es decir, los usuarios de MetroEste están condenados a perder tiempo en el transbordo de Estadio Olímpico, a no ser que se realice otra obra más de reforma en todas las estaciones.

Por el momento ya se están realizando pruebas con trenes en vacío, lo que indica que aunque sea con 9 meses de retraso, la línea volverá a abrir en las próximas semanas. Pero podemos hacer una porra de cuándo será la próxima reparación por obras, que ya sería la cuarta.

En todo caso, podemos tener casi por seguro que ningún gobierno se va a atrever a tomar una decisión tan drástica como cerrarla definitivamente, por el coste en imagen que ello supondría. El único caso similar es el de la línea C-3a de Cercanías, en cuyo caso se pudo contener las críticas porque el público general no la relacionaba con la Comunidad de Madrid. Además, incluso clausurando la línea 7B habría que seguir realizando las obras de consolidación de la infraestructura para evitar que sigan agrietándose las casas encima de ella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 thoughts on “La línea 7B cumple su primer año cerrada (aunque iban a ser 3 meses)

  1. En mi opinión el artículo sí refleja fielmente lo que han sido las megaobras con fines propagandísticos del Gobierno regional del PP durante los años de bonanza económica, que además se hacían a toda prisa para inaugurarlas antes de las elecciones (la línea 7B unos días antes de las de mayo de 2007). No creo que el artículo sea tendencioso. En aquellos años locos había otras actuaciones mas urgentes en Metro que al final no se hicieron porque no eran tan visibles para los votantes, como por ejemplo dotar de más subestaciones eléctricas a la línea 9, que cada dos por tres sufre caídas de tensión en algunos tramos.

  2. Es una lástima que en vez de hacer un buen post, Fernando siempre les ponga el toque politico de su opinion.
    Las obras evidentemente se hacen por la seguridad de los viajeros, te guste o no Fernando, y si en vez de 3 meses se cierra 12 por razones de seguridad mejor aun.

    Si otro gobierno del color que te guste lo hace en menos, puede darse la circunstancia que la obra no este terminada por completo.

    Por favor, no des un mitin en tus post.

  3. Un ejemplo de libro de lo que pasa cuando una infraestructura no tiene suficiente respaldo técnico y económico y se priorizan los intereses electoralistas. Bienvenidos al legado de Aguirre.