La medida «disparatada» de Carmena que ya implantó el PP: calles a 30 km/h

Una vez pasadas las elecciones y con la alcaldía todavía en el aire, la prensa local aprovecha para calificar a cada uno de los candidatos. O más bien a descalificar, como ayer hizo el diario ABC sobre el programa de Ahora Madrid, valorando como «disparatadas» propuestas como la reducción de velocidad a 30 km/h. Si los redactores de ABC Madrid se hubieran leído el programa (o al menos nuestro resumen) verían que la propuesta de Carmena no es nada controvertida:

4.4.4 b) Pacificar el tráfico mediante la reducción de la velocidad en la ciudad mediante la ampliación de las zonas 30 y la reducción de la velocidad en las grandes arterias de entrada a la ciudad.

En ningún caso se dice que la reducción a 30 km/h sea en toda la ciudad, tal y como deja entrever el artículo. Primer consejo: antes de criticar un programa es conveniente leérselo, ya seas redactor de un periódico o la mismísima Esperanza Aguirre, quien también confesó no haber leído el programa que tanto ha denostado.

¿Qué es una zona 30?

Ahora Madrid habla de «zonas 30», pero ¿en qué consisten? La definición de este invento comunista se puede leer en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible firmado por el Ayuntamiento de Madrid el pasado año. Se trata de zonas delimitadas con velocidad reducida, generalmente en calles de un carril y un sentido que no tienen altas intensidades de tráfico. Estas vías suponen el 80% del viario público, pero en cambio sólo recogen el 20% del tráfico. Implantar medidas de calmado de tráfico no sólo reduce el ruido, también minimiza el riesgo de accidente y sus consecuencias (sólo un 5% de atropellos son mortales a 30 km/h) y promueve la convivencia con peatones y bicicletas en estas vías. Nada mal, ¿verdad?
PMUS

Las medidas de templado de tráfico están contempladas en cualquier agenda técnica de movilidad. El propio Ayuntamiento de Madrid recoge una serie de objetivos en su Plan de Calidad del Aire, que más allá de la reducción de la velocidad afirman restricciones de paso y reducción de la capacidad viaria dentro de la Zona de Bajas Emisiones.
PCA

20 años implantadas en Madrid

Las zonas 30 no son nuevas en nuestra ciudad. Aunque desde los años 80 hay calles pacificadas en varias zonas del casco histórico, las primeras vías que utilizaron esta denominación fueron implantadas por un bolchevique como Álvarez del Manzano. Así describía el propio ABC la extensión de zonas 30 y la implantación de las primeras Áreas de Prioridad Residencial, exactamente la misma acción que Ahora Madrid propone extender.
ABC

Una idea de Ahora Madrid.. y de casi todos los partidos

La «disparatada» propuesta de Ahora Madrid no es exclusiva de la formación de Carmena. Basta buscar en el programa del candidato socialista, Antonio Miguel Carmona, para encontrar el mismo objetivo más veces y más contundente si cabe.

1. Reducción del volumen de tráfico mediante la disuasión y racionalización del uso del vehículo privado:
• Convertiremos en APR (Área de Prioridad Residencial) todos los barrios situados en el interior de la M-10, garantizando el acceso de los vecinos, suprimiendo el tráfico de agitación y mejorando la calidad de vida y la habitabilidad de los barrios de Universidad, Justicia y Palacio. (pag. 80)

Aplicación de un programa específico de seguridad vial en las inmediaciones de los centros escolares y un “calmado del tráfico” en aquellas vías y calles con un alto índice de
accidentes como consecuencia de velocidades inadecuadas. (pag 81)

Estableceremos un Plan de Actuación ante Episodios de Contaminación […] en las que se llevarán a cabo diferentes paquetes de medidas de prevención y protección que contemplarán entre otras: reducción de la velocidad en distintas zonas de la ciudad. (pag 83)

El programa de Izquierda Unida no se quedaba atrás, mencionando los 30 km/h:

Limitar la velocidad a 30 km/h en las calles residenciales de la ciudad manteniendo la capacidad de establecer excepciones cuando sea necesario.

Igual o más claro era el programa de UPyD sobre las medidas de calmado de tráfico.

6.5.9 La información pública promoverá el viaje a pie como un modo saludable de transporte, campañas educativas para animar el viaje a pie, campañas para mejorar el respeto de los conductores a las normas de circulación, incidiendo en la necesidad de reducir la velocidad en las áreas residenciales, las Zonas 30 y en el viario urbano en general.

6.6.6 Seguiremos profundizando en el concepto de “Ciudad 30″ (30 km/h)

Queda demostrado lo que ya vimos en el análisis de los programas: la movilidad sostenible carece de ideología política. Las medidas para la mejora de la ciudad son completamente transversales y cualquier partido debe, en su deber de la mejora de la ciudad, apostar por una ciudad diseñada para todos y acabar con el abuso del automóvil. Es esta etapa política que se abre, velaremos por la continuidad de aquellas ideas consensuadas por técnicos, ciudadanos y administración; ideas que sólo la ignorancia y la mala fe pueden desbaratar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 thoughts on “La medida «disparatada» de Carmena que ya implantó el PP: calles a 30 km/h

  1. ¿Alguien puede considerar los artículos de medios tan «informados» como ABC y La Razón? Os aconsejo que no perdáis el tiempo, puesto que son casi propaganda

  2. Hay un problema, que no sé acaba el abuso del automóvil – mejor habría que decir » del automovilista » -, con esas medidas. Ya me gustaría que así fuera, pero la realidad es bien distinta, los conductores hacen lo que les viene en gana sino se sienten observados por la autoridad, lo cual es la más de las veces. Les importa un pimiento – Al cuadrado -, el peligro de accidente, sólo les importa el peligro de sanción… Es una lástima que el sentido común sea tan poco común, nos podríamos librar de esas instituciones sólo pensadas para coartar libertades, de ser al contrario…

  3. La sostenibilidad ahora es algo culturalmente asimilado por el conjunto del arco ideológico (o mejor dicho gran parte de él) y ha penetrado en el ordenamiento jurídico, pero no siempre ha sido así. Cuando se inició la urbanización en occidente las voces de protesta se circunscribían prácticamente a teóricos del municipalismo libertario como el ingeniero Martínez Rizo. Saber de este autor me ha hecho reflexionar, pues en mi ignorancia identificaba las propuestas de habitabilidad urbana con algo reciente, de los años 60-70 del siglo pasado.
    Ahora la sostenibilidad forma parte del movimiento ciudadano, de las normas de convivencia, del asociacionismo de la sociedad civil que se ofrece a colaborar con instituciones públicas y privadas dentro de una normalidad, pero no siempre ha sido así. Lo digo por introducir una nota de optimismo y ver que aunque falta mucho también se ha avanzado un buen trecho. Lo que antes era anarquía, falta de normas ahora se pretende como orden de convivencia. Muy curiosa evolución.