La supresión del Metrobúho: el fracaso de un parche electoralista

MetroBuhoEl pasado viernes la Consejería de Transportes de la Comunidad confirmó que a partir del próximo 1 de octubre se suprimen todas las líneas de Metrobúho de Madrid capital. Estas líneas reproducían el recorrido de las líneas de Metro las noches de viernes y sábado, siempre que el trazado de las calles lo permitiese. Se consuma así la eliminación completa de esta subred de la EMT, tras la eliminación el pasado mes de julio de los Metrobúhos de MetroSur.

Hoy analizamos las causas de esta suspensión, y valoraremos sus consecuencias a la espera de conocer los cambios definitivos, que incluyen la supresión del búho circular NC y la creación de dos nuevas líneas desde Alonso Martínez a Aluche y Vallecas, respectivamente.

Metrobúho: un parche electoral

Las 11 líneas de MetroBúho surgieron en 2006 tras la imposibilidad de abrir Metro por la noche, por motivos laborales y de seguridad (es decir, por dinero). Para poder responder a la promesa electoral del metro 24h para los fines de semana, la Presidencia de la Comunidad de Madrid optó por reemplazar el metro por autobuses, que hicieran los mismos recorridos con la misma frecuencia (15 minutos) que la red de metro existente. La inversión era enorme para crear 11 nuevas líneas, algunas de las más largas de toda la EMT (como L5 o L10), pero resultaba un coste más asumible frente a la apertura del subterráneo, que hubiera supuesto pagar accesos y seguridad además de los conductores.

Líneas que se suprimirán a partir de octubre (clic para ampliar)

Líneas que se suprimirán a partir de octubre (clic para ampliar)

La medida fue bien recibida por los viajeros de la noche, y es que Madrid adolecía de una carencia de servicios nocturnos, especialmente en recorridos transversales. No obstante, las cifras de uso de los Metrobúhos eran desiguales: mientras unas líneas tenían una demanda similar a la de los búhos regulares, otras tantas circulaban vacías cada fin de semana. El resultado es que Metrobúho requería duplicar el número de autobuses el fin de semana, pero sólo era utilizado por un 30% de viajeros, mientras que el 70% restante seguía utilizando la red de búhos habitual.

En 2008, tan sólo dos años después, el Consorcio y la EMT propusieron la creación de una red nocturna única que conjugue la red radial habitual con los recorridos transversales de metrobúho más demandados. Sin embargo, este plan permaneció guardado en un cajón por orden directa de la Comunidad, que no iba a permitir que los técnicos de transporte acabaran con la promesa del Metrobúho. Así, Madrid ha estado pagando durante 7 años una red duplicada e ineficaz por los motivos que exponemos a continuación.

5 motivos para su supresión

Una red mal planificada

Metrobúho fue una orden política, sin ningún estudio previo que justificase su viabilidad ni sus trazados. Cualquier ampliación de tal envergadura requiere de una planificación que, al igual que sucedió con algunas ampliaciones de Metro, se pasó por alto para satisfacer a los políticos al mando.

Una red duplicada en 86 km

El Metrobúho se “planificó” (si se puede decir así) de espaldas a la red de búhos ya existente, la cual ya coincidía en gran parte con el metro. Así, hasta un 40% de la red de Metrobúho (86 km) circula coincidiente con un búho normal, a veces durante 5 km. Pero al tratarse de líneas independientes, sus frecuencias no estaban cadenciadas y, siguiendo la ley de Murphy, era frecuente que pasaran casi seguidos.

Tramos de Metrobúho duplicados con Búho normal. Líneas L1-L6 y L7-L11

Tramos de Metrobúho duplicados con Búho normal. Líneas L1-L6 y L7-L11

Una red poco intuitiva

Pese a reproducir la red de metro “tal cual”, los trazados de Metrobúho tenían que sortear las calles y edificios, sobre todo en la zona centro. Algunas paradas estaban muy alejadas de sus correspondientes estaciones, en ocasiones hasta 1 km. Esta circunstancia, sumada a la falta de señalización entre estación y parada, dificultaba el uso del autobús al viajero ocasional.

Metrobúhos en el centro de Madrid.

Metrobúhos en el centro de Madrid.

Una red no integrada

Metrobúho se rige con las tarifas de la EMT, que no permite transbordar entre líneas con el mismo billete. Así, aunque gran cantidad de recorridos de Metro requieren tomar dos o más líneas, en Metrobúho era necesario pagar dos veces al transbordar de una línea a otra.

Una red inflexible

En 2007 la red de Metro fue ampliada considerablemente, no así la red de Metrobúho, que mantiene las cabeceras inmóviles desde 2006. Hasta 15 ampliaciones de metro se han realizado en la capital sin su correspondiente Metrobúho, lo que demuestra el carácter de “parche electoral” de esta red. En algún caso, como en Pinar del Rey, el L8 pasa por delante pero no tiene parada. Ridículo.

Objetivo: una red nocturna única, integrada y eficaz

Captura de pantalla completa 16092013 104750.bmpDesde ecomovilidad.net hemos propuesto en sucesivas ocasiones que se reemplazase el Metrobúho por una red nocturna única de alta frecuencia, tal y como estaba programado en 2008. Una red que responda a criterios de demanda, con intervalos de 15 minutos en fin de semana y 30 en laborables, y que permita transbordar libremente sin pagar otro billete.

La eliminación de Metrobúho anunciada está levantando el rechazo de sindicatos y usuarios, que lo han considerado como el enésimo recorte a una red de EMT cada vez con menos servicio. Nosotros consideramos que esta eliminación podría ser una buena oportunidad para aumentar la eficiencia de la red y dotar de un mejor servicio nocturno, siguiendo con la planificación ya realizada y acabando con este tipo de medidas electorales. En octubre los 72 coches de Metrobúho no saldrán de cocheras, ¿por qué no utilizarlos en esta red única?

Sin embargo, parece ser que la Consejería está dando una vez más la espalda a las necesidades reales de movilidad, sin apenas cambios. Los madrileños tendremos una red de búhos idéntica a la que teníamos en el año 2005, pese a que el coste del Metrobús duplica al de entonces. Madrid se mueve de noche, aunque cada vez sea más difícil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 thoughts on “La supresión del Metrobúho: el fracaso de un parche electoralista

  1. pues a mi me han fastidiado mucho quitàndola,he ido a cogerlo y no lo encontraba por ningùn lado y no han avisado y he tenido que coger un taxi y no tenia suficiente dinero me han fastidiado mucho

  2. Me parece totalmente lamentable que tengamos que pagar más por el billete de transporte y lo único que sea haga sea quitarnos ventajas, a parte de toda la gente que se quedará sin empleo porque unos ciertas personas dicen ‘que no es rentable’. Un recorrido que hacía en 20 minutos ahora lo haré en hora y media y con un trasbordo, o habrá días que tendré que quedarme a esperar que abra el metro.
    Vodafone a comprado una estación de metro y la linea 2 y a nosotros nos quitan autobuses ¿ese dinero donde está?
    Se podría reducir la frecuencia, pero eliminarlos totalmente me parece una idea nefasta. Esto va a incitar a que los jóvenes cojan el coche cuando vayan a salir de fiesta, se hace mucha campaña ‘no bebas si conduces’ pero ahora quitan facilidades a la hora de cumplir esas campañas.
    Ahora más gente en el paro y menos servicios a la población… Es una vergüenza… Espero que se rectifique rápidamente esta nefasta idea.

  3. Es una pena que los recorridos útiles y transversales no los hayan rescatado como nuevas líneas: He utilizado muchas veces el L6 entre Paseo de Extremadura y Guzmán el Bueno siendo muy cómodo y rápido y con muy buena ocupación y rotación. Creo que la L6 ofrece un buen servicio en todo su recorrido evitando rodeos absurdos por el centro. Otro autobús que también utilicé era el L5 y también solía ir bastante lleno, al menos del centro hacia Aluche.

    Pero también algunos servicios eran el colmo del disparate y del despilfarro, por ejemplo cuando utilizaba el L7 para volver desde Lacoma teníamos la coña de llamarlo el «taxibúho» porque siempre viajabas sólo todo el recorrido hasta Guzmán el Bueno.

    Creo que de los Metrobúhos tendrían que quedarse con lo bueno que aportaban: Pocas paradas siendo además los recorridos más directos y aplicárselo a una nueva red integrada con la actual.

  4. Si bien está clara la necesidad de una reestructuración del servicio nocturno, de evitar solapamientos, y del nacimiento de una nueva concepción del servicio nocturno, esta supresión sin alternativa alguna a recorridos que se llenaban, sólo puede calificarse como canallada, por no decir otra cosa.

    Durante estos años he sido usuario especialmente de estos búhometros en los recorridos L7 Islas Filipinas – Barrio Concepción, el cual tenía una ocupación muy decente al ser un recorrido transversal, y he llegado a contar más de 30 personas en la parada de Islas Filipinas esperando el bus a las 4/5 de la mañana, lo que desvela que un servicio bien planificado de una línea similar desde Moncloa, hubiera ido todavía más lleno, pues si es cierto que este L7 solía llegar con muy pocos viajeros a esta parada. Otro punto fuerte era Avenida de América hacia Las Musas, otro recorrido transversal suprimido.
    Y el otro que he usado habitual el L4 Argüelles-Av. América, otro recorrido transversal que desaparece, y que salía una ocupación más que decente de la parada de Argüelles.
    Esta supresión condena a mucha gente a dar rodeos brutales, para volver a casa con el aliciente de tener que picar dos veces; aunque esto en la red nocturna a menudo es necesario…

    En fin, el sector del Taxi debe estar frotándose las manos. Si no se no se es usuario de abono volver a casa le cuesta mínimo 2.44€, con tiempos de más de una hora. Con estos precios entre 4 personas el taxi sale casi al mismo precio y tardando la cuarta parte de tiempo.

    Un saludo

  5. La red de la EMT, especialmente la nocturna, requiere una vuelta de tuerca. Ir de Cibeles al final de Sanchinarro con el N1 requiere casi una hora (especialmente porque el L1 ni siquiera llega a Pinar de Chamartín, ya que para en Plaza de Castilla). Habría que hacer estudios y proponer que el tiempo máximo entre cabeceras fuera de media hora. Es la única forma de fomentar el transporte público y evitar que la gente no coja el coche con una copa encima.

    1. El L8 no tenía parada regulada en Pinar del Rey. Si paraba o no, dependía de la buena voluntad del conductor. Generalmente paraba, pero conozco casos de gente que ha visto el bus pasar de largo y quedarse en tierra.

      Ni las paradas ni los termómetros indicaban esta parada.

  6. Como bien dicen otros usuarios, el gran problema de los MetroBuhos era que la gente no los conocía. Muchisima gente me preguntaba que qué eran cuando les recomendaba que cogieran un L-algo.
    Veremos en qué resulta todo esto, porque me da miedo que terminen bajando la frecuencia. Lo bueno de los MetroBuhos era que eran muy rápidos y su frecuencia era regular y aceptable.

  7. Dado el poco tráfico que hay por la noche, supone una ventaja, llega bastante rápido a su destino. Si supone un ahorro frente al metro, entonces es una buena solución si da el mismo servicio. Lo que es absurdo es la coincidencia en tantos km con los otros buhos. El desconocimiento se debe a la mala información y la mala señalización. Haría falta una reorganización de toda la red de autobuses nocturnos, pero parece que los políticos han optado una vez más por la vía rápida que es la de volver al pasado y desentenderse.

  8. Está claro que no tenían demanda por el hecho de una coincidencia excesiva con la red de autobuses nocturnos «convencionales» y además mucha gente los desconocía, pero tenían la ventaja fundamental de que eran muy rápidos por las pocas paradas que hacían. Para mí es una lástima, porque me suponían 10 minutos a casa desde Plaza de España, cuando el mismo desplazamiento en el N-19 supone aproximadamente 25-30 minutos…

    1. ¡Hombre! el que eran rápidos habría que matizarlos.

      En el trayecto Plaza España-Elíptica podías repasar toda tu vida tranquilamente porque te daba tiempo. Y obviamente, en la opción Plaza España-Cibeles, Cibeles-Pza Elíptica te daba tiempo no sólo a repasarla sino a compartirla con los compañeros.

      Saludos.

      1. Rápidos en términos relativos. Concretamente comparándolos con los búhos normales, pues estos últimos tienen más paradas y, al ser más conocidos, tienen más demanda lo que implica más tiempo recogiendo y bajándose pasajeros. Sospecho que el ejemplo al que alude eterimaS es el mismo que yo he vivido: concretamente la L10 tras parar en P.Pío se mete en el túnel y va de un tirón hasta Batán. En cambio la N19 para en P.Pío, tuerce hacia el puente de Segovia y luego sube por el Paseo de Extremadura, una calle con semáforos, haciendo no pocas paradas.

        1. Exacto. Me refería justo a que en términos relativos son más rápidos que los convencionales. Y, efectivamente, en mi caso particular, quizá con más razón porque justo es el trayecto que dices, Lole.

  9. En mi opinión esta red desaparece porque no tiene sentido.
    Su creación no siguió una demanda real de los usuarios, sino un intento de cumplir de refilón un compromiso electoral en plena burbuja de «metro o algo que se llame metro de los años 90 y 00».

    La EMT debe reorganizar de arriba a abajo toda su red diurna y nocturna.

    Sigue el mismo esquema desde hace décadas, sin tener en cuenta que la red de metro se ha multiplicado. Lo único que se cambia es que cada vez hay menos frecuencia en todas las líneas.

    Hay que dibujar un nuevo mapa de líneas de la EMT; definir las troncales y darles servicio las 24 h del día. No es nada revolucionario; se hace por ejemplo en Londres y Berlín hace muchos años.

  10. Añadiría una causa de su fracaso: los metrobúhos no los conocía ni dios.

    Sólo los usé dos veces (no soy muy noctámbulo) y estaban genial: medio vacíos, poquísimas paradas y en consecuencia, muy rápidos. Todo lo contrario de los que salen de Sol.