La transformación del Paseo de las Delicias

Dentro de las numerosas e interesantes ideas a elegir en los Presupuestos Participativos del Ayuntamiento de Madrid, desde ecomovilidad.net hemos recogido algunas de las más relevantes por su alcance e impacto en los parámetros de movilidad y habitabilidad de nuestra ciudad: comenzando por la dotación de entorno urbano al Paseo de Extremadura, y más recientemente la rehabilitación del entorno de Plaza de Legazpi.

Próximo ya al cierre del periodo de votaciones, os traemos el proyecto de transformación del Paseo de las Delicias, un entorno con un nombre tan evocativo como hostil, pues no en vano ahora es una enorme brecha de tráfico en el corazón de Madrid. Recuerda que el plazo de votación finaliza el día 30 de junio, y que las propuestas elegidas tienen una dotación presupuestaria reservada al efecto. Si no lo has hecho ya, te animamos a registrarte y votar en decide.madrid.es

El proyecto: Transformación del Paseo de las Delicias

Texto original publicado en el portal de propuestas

decide

El Paseo de las Delicias actualmente es una autopista urbana, lleno de coches a gran velocidad, ruido, contaminación, etc.

Se propone convertirlo, de manera sostenible y amigable con el entorno, en una avenida más humana para los madrileños, y conectarla con el Paseo del Prado, Recoletos y Castellana, añadiendo nuevas zonas verdes, zonas peatonales y vías ciclistas, creando así una verdadera arteria norte-sur que oxigene la ciudad e invite a pasear y disfrutar a los madrileños de su ciudad.

La transformación principal que se propone consiste en:

  • Ampliar generosamente la acera de los impares hacia el centro del paseo, creando un nuevo espacio que permitiría, a su vez, las siguientes zonas (desde la acera de los impares hacia la de los pares):
    • Zona peatonal, suficientemente ancha para pasear, añadiendo bancos, árboles, etc.
    • Zonas verdes, incluyendo zonas infantiles. Se podría ajardinar una determinada franja creando un espacio agradable para descansar, jugar con los más pequeños, etc.
    • Vía ciclista, de doble sentido, suficientemente ancha y segregada de la zona peatonal, para que ciclistas y peatones puedan convivir en un entorno de seguridad, respeto y libre de contaminación.
  • Reducir al mínimo los carriles dedicados a la circulación de vehículos privados, fomentando el desplazamiento a pie, en bicicleta o en trasporte público y la intermodalidad y en definitiva la movilidad sostenible, con el consecuente beneficio para el medio ambiente y la salud de todos los madrileños.
  • Para hacer más sostenible, humano y saludable el paseo, se propone la inclusión de vegetación, varias filas de arboles, fuentes y láminas de agua. Asimismo, se podría añadir en algunas fachadas vegetación vertical, seleccionando cuidadosamente las especies para que su mantenimiento resulte viable económicamente, con lo que se produciría una mejora sustancial en la calidad del aire.

Con estas mejoras, se avanzaría en el concepto de “walkability” o “paseabilidad” en Madrid, del mismo modo que se hace ya en otras ciudades europeas, y los madrileños podrían disfrutar de un nuevo espacio de encuentro para pasear, hacer ejercicio, jugar o charlar.

¿Y los coches, qué?

Este tema ya es de nuestra cosecha, en previsión de los comentarios derrotistas que hemos detectado sobre propuestas anteriores.

Como quiera que el Paseo de las Delicias soporta una carga de vehículos impropia de cualquier entorno urbano habitable (hablamos de 35.000 veh/día) es evidente que cualquier afectación sobre el viario conllevará una reducción proporcional sobre el tráfico que lo recorre. Pese a ello, hay que tener en cuenta que estas actuaciones acaban resultando en una reducción de la intensidad de tráfico tanto por el propio paseo como por el entramado de calles del entorno, y nunca en el «colapso» o «apocalipsis» que se vaticina cada vez que se quiere replantear el espacio al coche.

"En Atocha encontrarás, aire limpio sin igual". IMD 2012 Ayto Madrid

«En Atocha encontrarás, aire limpio sin igual». IMD 2012 Ayto Madrid

Al margen de desmontar la falsa idea de que los 35.000 coches/día son una constante perenne (o soterrable), hay que poner de manifiesto otras fortalezas propias del Paseo de las Delicias que nunca está de más recordar:

Es un entorno dotado de transporte público de alta capacidad en todo su recorrido: la línea 3 (con capacidad para 15.000 viajeros/hora·sentido) discurre bajo gran parte del Paseo, así como dos estaciones de Cercanías (Atocha y Delicias) a ambos extremos. Por tanto, no estamos hablando de un entorno que carezca de alternativas de movilidad.

Imagen via Citymapper

Imagen via Citymapper

La sección actual dispone de dos filas de aparcamiento, que ofrecen una exigua oferta de plazas a costa de ocupar gran parte del viario. Al mismo tiempo, la doble fila a ambos lados de la calle es constante, y la capacidad real de la vía se reduce a tres carriles centrales de libre circulación. Por tanto, unos 10 metros de la sección actual (una cuarta parte) permanecen desaprovechados tanto para los peatones como para la circulación de vehículos.

Foto: http://caminandopormadrid.blogspot.com/

Foto: http://caminandopormadrid.blogspot.com/

El tráfico actual se ve favorecido por una regulación semafórica que prioriza capacidad frente a seguridad: es posible hacer el paseo entero en fase verde si corres lo suficiente. El resultado es una accidentabilidad elevada y una anomalía sobre el funcionamiento del distrito, que bloquea el tránsito en las vías perpendiculares para no interrumpir el flujo constante que penetra directamente hacia Atocha.

En el contexto actual de reducción de tráfico en el Distrito Centro, carece de sentido que existan vías de alta capacidad con un tráfico que termina chocando con el exiguo urbanismo de la ciudad clásica (de las Rondas hacia el interior). La adecuación de capacidades debe de hacerse de forma progresiva de dentro hacia afuera: de nada sirven las actuaciones en el corazón de la ciudad si a su alrededor nada cambia.

El Pº Delicias desdemboca directo hacia la APR Centro. Infografía: El País.

El Pº Delicias desdemboca directo hacia la APR Centro. Infografía: El País.

Por último, la propuesta no pide más que devolver al Paseo de las Delicias la condición que tuvo siempre hasta que el desarrollismo del automóvil sacrificó los espacios de la ciudad frente a dotación del tráfico. La implantación de aceras y árboles no es una ocurrencia inviable, sino simplemente devolver a la ciudad las calles como fueron concebidas en origen, corrigiendo los errores que han propiciado su deterioro hasta hoy. Un camino que todas las grandes urbes están siguiendo con gran acierto, en el que Madrid no puede quedarse atrás.

Foto: http://caminandopormadrid.blogspot.com/

Foto: http://caminandopormadrid.blogspot.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 thoughts on “La transformación del Paseo de las Delicias

  1. ¿Se sabe algo de todo este proyecto? Estamos ya a mediados de 2018 y no veo que haya ningún movimiento ni noticia al respecto. Ni para el Paseo de las Delicias ni para el de Santa María de la Cabeza.

  2. ¿Y por qué no una peatonalización completa del paseo? Qué necesidad hay de que haya un carril para vehículos privados, si con que haya para el transporte colectivo es bastante…

  3. Uno de los mayores problemas que se encuentran en el Paseo de las Delicias respecto al transporte público es la existencia de la fila de aparcamientos en la margen derecha. En hora punta la salida de los vehículos estacionados entorpece sobremanera el carril bus, cuya única separación es una marca vial horizontal por este motivo. Además cabe recordar que en el tramo más concurrido circulan 10 líneas de EMT.

    Entiendo que este detalle va implícito en la propuesta si se eliminan las dos filas de aparcamientos, pero como diría aquel político del que usted me habla, no es cosa menor.

  4. Mi única objeción va contra la infografía, la cual (como siempre) edulcora la realidad. En concreto plantea una nueva línea de árboles de gran porte en el límite de la acera. El problema es que debajo está la línea 3 de metro, la cual circula a escasa profundidad. Por ello tengo serias dudas de que sea posible que crezcan árboles como se pinta en la ilustración.