líneas exprés

Las líneas exprés de Madrid mueven a más de 6 millones de viajeros en 2017

0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Buffer this page

Las cuatro líneas exprés, añadidas al Servicio Especial entre Alsacia y el Hospital Ramón y Cajal, han permitido a los vecinos de zonas como Las Rosas, Moratalaz y Vicálvaro realizar sus viajes en tiempos muy inferiores a los de líneas tradicionales. Estos servicios están siendo algunos de los más beneficiados a la hora de añadir autobuses para elevar las frecuencias de paso.

Servicios exprés: creciendo desde 2008

En febrero de 2008 se ponía en marcha la primera línea exprés de la EMT con la denominación que ahora las conocemos. El traslado desde Atocha a Plaza Elíptica de las cabeceras de las líneas interurbanas de Getafe o Parla, junto a la demora en la ampliación de la línea 11 de Metro (ahora en proyecto), desembocó en la entrada en funcionamiento del servicio exprés 1.

Fue la primera piedra de un proyecto por recuperar este tipo de líneas exprés. Sin embargo, en este caso no trajo muy buen resultado. Los atascos que sufre la zona de Santa María de la Cabeza en hora punta y la inexistencia de una plataforma reservada no permitían un tránsito rápido entre ambos puntos. La plasmación de la baja demanda la pudimos apreciar cuando la línea fue una de las afectadas por la reducción de servicio en domingos y festivos.

El despegue: líneas exprés E2 y E3

Casi dos años después, en diciembre de 2009, aparecían las líneas exprés E2 y E3. Su puesta en funcionamiento coincidía con la inauguración, precisamente, de una plataforma reservada en la M-23 (Prolongación de O’Donnell) entre el Puente de la Elipa y el cruce con Doctor Esquerdo. Una manera de unir los barrios de Las Rosas y Vicálvaro en tiempos muy inferiores a los necesarios en las líneas 106 y 71, respectivamente.

De hecho, el bus 106 sufrió un drástico recorte en la frecuencia de servicio. No solo ambas líneas exprés, sino la apertura de la línea 2 de Metro hasta Las Rosas en marzo de 2011, provocaron la reducción. Los tiempos para llegar hasta el centro desde La Elipa, Las Rosas o Vicálvaro eran radicalmente inferiores a los ofrecidos por una línea como la 106.

La línea E3 ha sido una de las más beneficiadas por los refuerzos aprobados por el Consorcio de Transportes a petición de la EMT. Tal ha sido la demanda y aceptación que, tras varias peticiones ciudadanas, el servicio exprés fue ampliado hasta el barrio de Valderrivas. Actualmente disfruta de una frecuencia en hora punta de entre 4 y 8 minutos.

E4 y SE720, las últimas en incorporarse

líneas exprés

Autobús de la línea E4, llegando a la Plaza de Felipe II. Foto: Álvaro García

En octubre de 2016 circuló el primer bus de la línea E4 por las calles de Moratalaz. También utiliza la plataforma reservada de O’Donnell. Este servicio conectaba con el centro de Madrid en un tiempo que se presumía incluso inferior al Metro. Un sustituto perfecto para la línea 30 entre sus dos extremos. Menos de un año después, la cabecera periférica de la línea se trasladaba al barrio de Valdebernardo, al otro lado de la circunvalación M-40. Más servicio para otro barrio en el que solo la línea 71, tras un interminable recorrido, conectaba con el centro.

Aún bajo la denominación de SE720, una (deseada) línea exprés une desde finales de 2017 el área intermodal de Alsacia con el Hospital Ramón y Cajal. Se trata de un servicio que circula cada media hora, en horario de consultas médicas. Utiliza la M-40, M-11 o M-607 en buena parte de su recorrido para unir a estos barrios con su hospital de referecia, muy alejados entre sí. Actualmente se estudia la posibilidad de crear una nueva línea entre Barajas y Ramón y Cajal. De momento, esta conexión se efectúa enlazando el SE720 en Canillejas con alguna de las líneas que sirven a Barajas y Alameda de Osuna.

Se espera que cuando la demanda se asiente, la línea pase a ser una exprés más (¿o tal debería unirse a la huérfana H1 en su denominación?). La disposición de la línea, con una zona de captación en los barrios de Las Rosas, San Blas y Canillejas, y un rápido recorrido hasta el Hospital, bien recuerda al resto de servicios exprés. La única diferencia es que no cuenta con plataforma reservada y solo presta servicio días laborables.

Uso elevado y prestaciones demostradas

Según los últimos datos de la EMT, que corresponden a 2017, más de 6 millones de viajeros utilizan estos cinco servicios, al que podría sumarse la línea exprés al Aeropuerto. El reparto beneficia con diferencia a los tres servicios cuentan con plataforma reservada y ofrecen un mejor servicio. Esto es, tanto en frecuencia como en su funcionamiento los 7 días de la semana. ¿Cambiarían las cosas si mejora la infraestructura para la E1 y el SE720?

LÍNEA

VIAJEROS 2017

Línea exprés E1

720.079 viajeros/año

Línea exprés E2

1.400.258 viajeros/año

Línea exprés E3

3.082.579 viajeros/año

Línea exprés E4

1.251.888 viajeros/año

Línea exprés SE720

134.099 viajeros/año

Un análisis más pormenorizado nos permite sacar varias conclusiones.

Las líneas exprés: situación y futuro

En primer lugar, el hecho innegable de que son servicios valorados por la población. Les acercan en unos tiempos de viaje reducidos a su destino final. Su integración en los abonos de transportes o 10 viajes-sencillo no suponen ninguna barrera a su normal utilización y combinación con otros medios de transporte.

Las ampliaciones de las líneas exprés E3 y E4 permiten que sus viajeros no dejen de crecer. Son servicios que se complementan con la línea 9 de Metro, pero han demostrado su rapidez y mejor accesibilidad. Además, llevan al viajero directamente a Felipe II (en lugar de Príncipe de Vergara). Así, el acceso a los conocidos grandes almacenes de esta plaza es mucho más directo.

La línea E2 tiene una muy buena acogida en la zona de Las Rosas. Sin embargo, el Metro (también línea 2) permite unos menores tiempos de viaje. Ese motivo hace que sus números no hayan alcanzado los de la línea E3. De hecho, aunque lleve mucho menos tiempo en servicio, la línea E4 pronto alcanzará los números de su gemela número 2.

Aunque su uso es completamente distinto, la línea exprés al Hospital Ramón y Cajal ha alcanzado un número más que aceptable de viajeros dado su reducido servicio. Es pronto para poder valorar cuál será su futuro, pero probablemente crezca hasta asentarse como una exprés más. Su consolidación permitiría una conexión rápida entre los autobuses interurbanos del Corredor del Henares con los de Tres Cantos y Colmenar, evitando pasar por el centro.

El fracaso de la línea exprés E1

líneas exprés

Autobús de la línea E1. Foto: EMT Madrid.

La línea más longeva de las cinco, la E1, aparenta haberse quedado estancada. La aprobada ampliación de la línea 11 desde Plaza Elíptica a Conde Casal, vía Atocha, llevará a su definitivo cierre. En su momento, Ahora Madrid propuso la creación de un BRT a través de Santa María de la Cabeza. Tampoco este proyecto parece que vaya a llevarse nunca a cabo.

Ese BRT hubiera sido una solución mucho más económica. Además, habría potenciado la pacificación de la autovía urbana que es actualmente el Paseo de Santa María de la Cabeza. Pero tener Metro gusta más. Aún en el caso de que pase al menos un lustro hasta que sea real. La línea E1 tal y como la conocemos ahora no soluciona el problema de movilidad existente. La solución elegida es una condena a cualquier alternativa.

0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Buffer this page
Sobre el autor
Apasionado del Transporte Público. Periodista de profesión, trabajando en comunicación relacionada con el ciclismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 thoughts on “Las líneas exprés de Madrid mueven a más de 6 millones de viajeros en 2017

  1. Durante 1 año residí en Vicálvaro y vistos los tiempos de viaje de la línea 9 y el lamentable estado en que está el material que la opera, trenes de la serie 5000 de CAF, me animé a probar el E3. Por suerte, vivía cerca de la cabecera en el barrio, por lo que no tenía problemas para coger el bus, que me permitía transbordar a la línea 6 del metro muy rápidamente. Sin embargo, olvidáis mencionar la situación de total saturación de la línea E3. No soy de Madrid, sino de Málaga, una ciudad en la tiene que pasar algo grave para que no quepas en un autobús porque las frecuencias están bien dimensionadas. Todas las mañanas, mi autobús E3 se completaba en la parada del centro de Vicálvaro, dejándose sistemáticamente en tierra a los viajeros de la Avd. Daroca y alrededores. Cuando además había atasco en la autovía, la cola de 100 personas sin exagerar estaba asegurada. Varios días debía regresar al barrio a las 14:00 desde Felipe II, y el autobús salía con casi 60 viajeros de la cabecera, dejándose a la mitad de las personas que esperaban tiradas. Todo ello con la impotencia de ver cómo el E2 o el E4 circulaban a esas mismas horas con 30 viajeros.
    Lo más lamentable ocurría los fines de semana, especialmente los festivos, cuando la frecuencia de la línea E3 es hasta menor que la de la E2 y tenías que ver los buses de la E2 con 4 viajeros mientras que entrabas por los pelos en el E3. Al principio reclamé a la EMT por la falta de servicio, pero me remitieron al consorcio (les hubiera costado mucho remitir mi queja ellos directamente al consorcio). Y el consorcio se lava las manos. ¿Solución? Ampliarle el recorrido al E3 y dejarle la misma frecuencia. ¿Consecuencias? Si los del centro de Vicálvaro antes entraban, mucha suerte deben tener ahora para hacerlo. Y los perjudicados de siempre, los de Avd. Daroca, cada vez hacen una cola mayor. Es absolutamente lamentable y solo hay que ver el número de viajeros. El E3 va lleno a cualquier hora, porque la frecuencia es tal que a cualquier hora es insuficiente. Es una línea con demasiado éxito y la única que conecta Vicálvaro con el centro de manera eficiente. Además, está condenada a ser operada por el material más obsoleto de que dispone la EMT, aunque eso no sea algo por lo que me pueda quejar. Sin embargo, más de una vez se me ha averiado uno en la autovía y he oído al conductor decir lo que yo estoy diciendo.

    1. En cada refuerzo del servicio que se ha realizado por parte de la EMT (previa aprobación del Consorcio) la línea E3 ha salido beneficiada. Eso significa que son conscientes de la elevada afluencia y en lo posible destinan recursos a la línea. Pero sin duda, como se comenta en el artículo, la E2 actualmente tiene una demanda mucho más baja por la presencia de la línea 2 de Metro y podría equilibrarse mucho más la dotación de cada línea.

    2. Respecto a lo que dices, en la última revisión de dotación se ha incrementado el número de autobuses en la línea E3, por lo que su intervalo de paso se ha reducido. Sobre el material, la semana pasada han entrado nuevos autobuses en el Centro de La Elipa, los cuales han sido inmediatamente asignados a la E3.

      1. Me alegra mucho eso último. Ya no vivo por allí, pero antes de navidades la cosa seguía igual. Espero que con nuevos autobuses mis antiguos vecinos puedan disfrutar del servicio que merecen.
        Con respecto a las frecuencias, si bien ya no estoy muy puesto en el tema (lo que relato es lo que ocurría entre febrero y junio de 2017), dos veces que me los he cruzado dos veces que iban con la gente delante. Espero que se ponga fin pronto a todo ello.

        1. Me alegro de que se haya aumentado la dotación de autobuses para la E3, era totalmente necesario, gracias Adri por la información. Lo de que los autobuses sean mas modernos o mas antiguos a mi particularmente me da igual, siempre que el servicio sea bueno, y en las líneas de la EMT en general lo es. Yo uso habitualmente la E2 (ocasionalmente la E3), y mi única queja de esta línea, aparte del absurdo giro que hace en el intercambiador de la plaza de Alsacia en sentido Las Rosas, es el largo intervalo de paso los fines de semana, que hace mas atractivo usar el metro, a pesar de que somos muchos los que preferimos el autobús.

  2. Pues a mi me gusta más ir por arriba, incluido en cercanías. Y tal vez deberían habilitar una línea hasta la Puerta de Alcalá y usar de salida el llamado retúnel.

  3. Las lineas exprés deberían tenerse en cuenta también para ir a zonas de alta concentración de trabajadores donde hay vías rápidas y mal transporte público. Ser valiente y meter un carril bus en la M40 daría mucho juego y tendríamos por fin una red de bus exprés que comunicase los barrios periféricos de Madrid entre sí.

    1. El problema de la M-40 es que tiene muy mala accesibilidad para ubicar paradas en la misma. Recientemente se ha retomado un proyecto para hacer una línea exprés segregada en el arco este (llamada “M-35”) de modo que comunique tanto los diferentes barrios del este como acorte los tiempos a los centros de trabajo del norte.