La línea 6 circular cumple 20 años: aniversario de una idea redonda

0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Buffer this page

Se cumplen hoy 20 años de la puesta en marcha del tramo de la línea 6 entre Laguna, Príncipe Pío y Ciudad Universitaria, con el que el recorrido de esta línea se convertía en circular. Se culminaba así un proyecto iniciado en los años 70 que pretendía vertebrar una red formada por líneas radiales y diseñada básicamente para acercarse al centro de la ciudad.

Desde la puesta en marcha de su primer tramo en 1979 entre Cuatro Caminos, Avenida de América y Pacífico, la línea 6 viene facilitando los desplazamientos transversales sin necesidad de pasar por la trama central. El cierre del círculo ofreció a miles de viajeros un ahorro sustancial de tiempo en sus trayectos y facilitó enormemente los transbordos con el resto de las líneas.

La apertura de este tramo no estuvo exenta de polémica, ya que la cercanía de las elecciones municipales y autonómicas y el deseo de la Comunidad de inaugurar antes de los comicios aceleró su entrada en servicio, incluso sin haber sido sometido a un periodo de circulación en pruebas lo suficientemente amplio. Además, el alcalde no fue invitado al acto inaugural. El edil en ese mismo momento estaba inaugurando otro túnel, en este caso destinado al tráfico privado, en la plaza Conde de Casal.

Una de las obras más complejas fue el paso por la antigua estación del Norte, donde se diseñó un gran intercambiador bajo la histórica marquesina en el que las vías de la nueva variante de la línea 10 “abrazarían” a las de la 6. También se amplió el vestíbulo de Ciudad Universitaria, estación que fue dotada además de ascensores y un aparcamiento disuasorio al que no se le encontró utilidad alguna hasta catorce años después. Solo tres de las seis nuevas paradas contaban con accesibilidad universal, algo impensable actualmente. El acceso de las construidas en caverna se haría únicamente por escaleras.

IMG_20150510_104627

IMG_20150510_104638

La configuración de la 6 como circular motivó el diseño de una nueva señalética específica para esta línea, que tuvo que ser explicada a los viajeros mediante un folleto informativo. No obstante, muchos trayectos habituales deberían hacerse a partir de ese momento por el andén contrario al que hasta ahora se usaba y los habituales destinos finales se sustituían por las indicaciones “Andén 1” y “Andén 2”, en referencia al sentido de circulación de los trenes. Esta nueva señalética se complementó con paneles electrónicos en los andenes que, si bien ahora se encuentran en toda la red, en aquel momento fueron una novedad exclusiva de esta línea.

Desde aquel 10 de mayo de 1995 el metro ha sido testigo de innumerables actos inaugurales en sucesivos planes de ampliación, algunos de ellos muy difíciles de justicar. No fueron años muy pródigos en nuevos tramos, pero sin duda lo que se hizo aportó un beneficio social incalculable y marcó un antes y un después en el papel que juega en la movilidad este medio de transporte. Como bien decía el eslogan de la campaña, fue “una idea redonda”.

0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Buffer this page
Sobre el autor
Licenciado en Imagen y Sonido por la Universidad Europea de Madrid, siempre he sido un apasionado defensor de la movilidad sostenible y alternativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 thoughts on “La línea 6 circular cumple 20 años: aniversario de una idea redonda

  1. Y para cuando una segunda circular? al menos en el este, la mayoría de los barrios de la periferia están fatalmente conectados entre sí, con lo fácil que sería unir la línea 8 de barajas y la 5 en canillejas, y estas a través de las cocheras de las musas con Estadio olímpico y la línea 7, que a su vez está a unos centenares de metros de la línea 2 en las rosas. Desde ahí con muy pocos km llegas a la línea 9 y poco mas allá la 1 en Vallecas, conectas barrios que actualmente solo tienen barreras arquitectónicas para comunicarse unos con otros, barrios con serios déficit de infraestructuras y servicios públicos

  2. «muchos trayectos habituales deberían hacerse a partir de ese momento por el andén contrario al que hasta ahora se usaba»
    Imagino que esa sería la razón por la que pensaron que la carga de viajeros iba a disminuir, al repartirse entre ambos sentidos, y por la que tras la inauguración durante unos meses el servicio se prestó con trenes de cuatro coches, cuando ya hacía tiempo que en esa línea eran de seis, produciéndose aglomeraciones que me hacían montar en cólera… Afortunadamente terminaron rectificando.