Metro implanta nuevas medidas para ahorrar energía

0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Buffer this page

77712caec2bd9e4810673b0ececd5fe7

La angustiosa situación económica por la que pasa nuestro transporte público tiene, al menos, un componente positivo, y es que las empresas operadoras están tratando de ahorrar todo lo posible. Metro ya estaba haciendo un buen trabajo en este sentido con planes como la sustitución de viejas escaleras mecánicas por otras más eficientes energéticamente o el lavado ecológico de trenes, y ahora llegan dos nuevas medidas.

Por una parte, tras meses de pruebas, se adoptará la iluminación LED en las estaciones, sustituyendo 400.000 tubos fluorescentes a lo largo de este año y 2014. La tecnología LED aporta importantes ahorros de energía en la iluminación, además de ser lámparas con una vida útil mucho más larga. Metro calcula que con este nuevo sistema de iluminación ahorrará un 50% de electricidad, lo que acompañado de un nuevo sistema de regulación de luz permitirá llegar al 70% de ahorro.

Por otro lado, hace unas semanas se presentó un nuevo sistema de conducción para los trenes que también busca mayor eficiencia energética. Este sistema se ha implantado ya en la línea 3 y llegará a todas antes de final de año. Se espera conseguir un ahorro de unos 250.000 euros al año, al consumir 1,3 kWh por kilómetro recorrido frente a la media de los grandes metros del mundo, que está por encima de 2,6 kWh/km.

Según explica Metro de Madrid, este este sistema se basa en “optimizar la propulsión de los trenes a través de las curvas de tracción o curvas características de los trenes. De este modo, se dota a los trenes de una velocidad más constante, por lo que Metro se ahorrará el gasto de energía extra que se producen por los excesos de aceleración y frenada”. Prometen que los usuarios no verán afectado su tiempo de viaje, y que la compañía ahorre unos 4 millones de euros en electricidad cuando se implante en toda la red.

Demanda por impago de electricidad

Las medidas de ahorro de electricidad son en este momento muy importantes para Metro. En los últimos meses ha tenido que afrontar demandas de más de 6 millones de euros de la compañía adjudicataria del concurso para el suministro eléctrico, HC Energía, que se quejaba de que la compañía ferroviaria no pagaba. Por ese motivo HC Energía ha decidido no presentarse al concurso de suministro eléctrico de 2013, que ha resultado adjudicado a Acciona y Endesa.

0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Buffer this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 thoughts on “Metro implanta nuevas medidas para ahorrar energía

  1. Si con el sistema nuevo de iluminacion a implementar, se va a ahorrar un 50%… espero que se note en que las tarifas no incrementen de aqui a las proximas elecciones.

    Podeis reiros cuando querais.

  2. El metro de Madrid es bastante más lento respecto a otros que he podido conocer; no creo que sea buena idea “ajustar” aún más la velocidad.

    Los sistemas actuales de regulación consiguen que hoy en día el tiempo de viaje sea mayor que hace unos años. El paso de tortuga es lo habitual; lo llevo comprobando en la línea 9 en particular por las tardes.

    El ahorrar con menos trenes, más lentos, y aumentando el tiempo de espera en las estaciones, disuade a los viajeros; y no está Metro de Madrid como para perder más usuarios aún.

    Un saludo

  3. Aplaudo las medidas de ahorro energético (no sólo por criterios económicos) y en particular el cambio de tecnología de iluminación y la regulación de ésta.

    Pienso que también se podría economizar un montón de energía en la climatización de los trenes. ¿A qué lumbrera se le ocurrió que tuviesen aire acondicionado?

    Pero tiemblo ante las nuevas curvas de tracción: hasta ahora ya nos han castigado en diversas ocasiones en numerosos tramos (de las líneas 3, 5 y 10, por citar los que más conozco) con desesperantes derivas a paso de hombre en trayectos ligeramente descendentes, derivas hasta casi detenerse el tren en trayectos horizontales o en rampa… a menudo para dilapidar casi todo el ahorro pegando un acelerón justo cuando está a punto de entrar en la estación, disipando inmediatamente esa energía en la frenada (espero que al menos esa incongruencia se elimine con las nuevas marchas).

    No me extraña en absoluto que el consumo energético (¿por tren·km, por coche·km, por plaza·km?, ¡qué fácil es comparar sin precisar lo que se compara!) de nuestro metro se sitúe en la mitad que el de otros metros. ¡Habría que comparar también las velocidades medias! Ah, claro, que cuando te publican este dato, entran también las «metrocosas» y la rápida L8 cuyas paradas están muy distantes… y a saber si no hacen la media entre líneas, sin ponderar su tráfico.

    Ojalá me equivoque. En todo caso, y como el incremento del tiempo de viaje con igual número de trenes no hace sino empeorar las frecuencias, y estas se hallan ya en valores críticos (por no decir disuasorios para muchos usuarios), Metro se puede permitir cero bromas con este concepto.

      1. La errónea creencia de que el agobio se evita con aire frío:
        http://ecomovilidad.net/madrid/calor-verano-metro

        El valor relevante en el interior de un tren es el nº de renovaciones por hora. Cuando el tren va lleno, da igual que la ventilación esté puesta a 20 que a -5º, si la renovación no es efectiva nos agobiará igual.

        Y teniendo en cuenta que en los túneles la temperatura es más fresca que en la calle, bastaría con dotar a los trenes de equipos de ventilación forzada, en lugar del “adorado” aire acondicionado, que como dice el artículo enlazado, sólo contribuye a recalentar los túneles y disparar el consumo energético.

        1. Si eso fuera así realmente, en las estaciones haría fresco en verano (el movimiento de los trenes en los túneles fuerza el movimiento del aire) y no es así
          Hay muchisimos equipos eléctricos de toda clase generando calor, y sin aire acondicionado, se nota.
          Otra cosa es el genio que coloca los compresores en lugares inadecuados, o que la ventilación no sea suficiente.

          1. Antes de la implantación de equipos de aire acondicionado en los trenes la temperatura media en las estaciones era notablemente inferior, en torno a 5ºC menos según informó el diario El País.

            Eso sí, hay que remontarse a mediados de los 90, y mucha gente no lo recuerda.

            Algunos equipos eléctricos pueden generar calor, como las resistencias de frenado o los trafos de las subestaciones, aunque muchos de ellos cuentan con sistemas de refrigeración propios. Sin embargo, el aire acondicionado es una chorro constante de aire caliente al exterior, y por eso es la principal causa del recalentamiento de los túneles.

  4. El ahorro que supone el cambio de tecnología en las luminarias es algo antiguo que en su momento se promovió desde el Ministerio de Industria como propuesta que, además de suponer un importante ahorro en lo económico, generaría un impacto medioambiental positivo y además, generaría una actividad económica importante.

    El proyecto establecía que empresas privadas costearan dicho cambio en las luminarias. La diferencia entre el costo de la nueva iluminación y el precio antiguo sería el monto que ingresarían dichas empresas durante una serie de años, con lo que la medida no tendría costo alguno para las municipalidades.

    El fracaso de este proyecto vino con la crisis y la imposibilidad por parte de las operadoras de acceder al crédito necesario para financiar estas empresas. El Ayuntamiento de Madrid también publicó un concurso con este objeto que se declaró desierto al no encontrar los interesados la financiación necesaria.

  5. Que apaguen las pantallas de algunos de los trenes de la linea 2, los que tienen la línea roja pintada, que sólo sirven para mostrar el logo de metro.

  6. Reducimos un 50% el gasto mediante nuevos mapas de tracción y frenado sin que implique aumentar el tiempo de recorrido. Qué bien, la cuadratura del círculo.

  7. Un aplauso al ahorro responsable, sin necesidad de prestar un peor servicio.

    Curioso que pregone el ahorro de las bombillas LED, que pregone el aumento de frecuencias en navidad (aunque este año no hubo, ¿verdad?), pero no hagan lo mismo con el cierre de vestíbulos, subida de tarifas, disminución en el número de trenes o no sepamos a ciencia cierta el motivo de algunas obras de este verano.