Obras del intercambiador de Avenida de América: ¿en qué consisten y cuándo terminarán?

Una colaboración de Carlos Romero

avenidaamericaniveles

Seguramente buena parte de los que estáis empezando a leer este artículo sufriréis las obras que se llevan realizando en el Intercambiador de Avenida de América en los últimos años, y que aún les queda. Pero lo importante es: ¿por qué está en obras? ¿Cuánto tiempo va a seguir la cosa así?

¿Cómo funciona, por qué y en qué consisten las obras?

En primer lugar sepamos cómo funciona el intercambiador. Este se divide, cuando está a pleno funcionamiento, en cuatro plantas: la primera planta (-1) para autobuses de largo recorrido, la segunda (-2) para autobuses urbanos e interurbanos, y las tercera y cuarta (-3 y -4) plantas para el Metro y aparcamientos de residentes y de rotación. Esto último puede parecer extraño en una infraestructura de esta guisa, pero cabe recordar que el intercambiador está explotado en régimen de concesión por Iridium (perteneciente al grupo Dragados) hasta 2050, y que obtiene beneficios tanto por el canon por número de usuarios del intercambiador como por el número de usuarios de los aparcamientos.

Los motivos de las obras se deben más bien a motivos de carácter normativo, siendo estos tres:

– Adaptación del intercambiador a la última normativa del CRTM de seguridad en intercambiadores. Esto conlleva, entre otras medidas, la creación de más salidas de emergencia y el uso de materiales más ignífugos. Por cierto, esta normativa es la misma que nos dejaba una imagen tan sorprendente como esta.

– Creación de un tercer túnel que mejore el tránsito de autobuses. Actualmente sólo existen dos túneles, uno de entrada y otro de salida, y ambos bastante estrechos. Por tanto, se opta como solución la creación de este tercer túnel, de salida.

avda-america-10

Planta del antiguo túnel (Imagen: espinillo.org)

avda-america-11

Planta del nuevo túnel (Imagen: espinillo.org)

– Mejora en las instalaciones, en busca de un mayor confort para los pasajeros. El Consorcio “invita” a imitar los nuevos intercambiadores (Príncipe Pío, Plaza Elíptica…) con separación entre las zonas de espera y las de estacionamiento de los autobuses mediante mamparas. Aprovechando ya esto, se climatiza el intercambiador.

En otras palabras, lo que se está haciendo es crear un túnel nuevo, abrir un nuevo espacio en el lado sur de las plantas -1 y -2 para acoger la maquinaria necesaria para la climatización y demás ayudas al confort, mejorar las salidas de emergencia y “redecorar” los dos pisos para autobuses.

Como vemos, es una obra de cierta magnitud, por lo que podemos pensar en dos preocupaciones: afecciones al usuario y afecciones a las arcas públicas. En cuanto a las afecciones al usuario, se han buscado que sean mínimas, por lo que se trabaja planta a planta (por lo que siempre hay una planta de autobuses disponible) y se ha evitado perjudicar lo mínimo posible al tráfico rodado en superficie. En cuanto al dinero, esta obra se realiza con fondos privados de la empresa concesionaria, y por tanto, la Comunidad de Madrid no sufre el palo de inmediato. Esto se compensa, como no podía ser de otra forma, con una subida del canon que recibe Iridium por los usuarios del intercambiador.

¿Cómo van las obras y cuánto le quedan?

Extrañamente (si comparamos con muchas de las grandes obras de la última década), las obras de ampliación del Intercambiador van en plazo y, si no aparecen inconvenientes que se traduzcan en retrasos, la obra finalizará en el segundo trimestre del próximo año.

A corto plazo, el acontecimiento más importante es la apertura del nivel -1, en principio el próximo 26 de junio. Con esta apertura, los autobuses entrarán las dársenas del primer sótano y liberarán dársenas del -2, haciendo desaparecer problemas como el uso compartido por Alsa y el 229 de una dársena de descenso de viajeros.

La puesta en marcha del primer sótano tiene dos consecuencias. La primera, la instalación de los equipos de climatización, ventilación y otros aspectos de confortabilidad; hecha de manera progresiva pues parte de estos equipos darán servicio a la planta -2 al término de las obras. La segunda, el cambio de los trayectos de entrada y salida de los túneles, el mismo día en que se abra el primer sótano, con el fin de seguir con las mejoras en los túneles existentes. Por tanto, también se podrá celebrar la apertura del nuevo túnel.

Con la liberación de dársenas de la planta -2, se da pie a comenzar las obras de esta planta, que a pesar de tener más superficie que la planta ya remodelada, no presentará mayores dificultades, puesto que un porcentaje importante de esta obra se lo lleva el equipamiento para el confort de los usuarios, y este equipamiento se encuentra en su mayoría en la planta -1. En cuanto a las zonas comerciales, en algunas de estas se puede apreciar el estado final y el cambio con respecto a lo que había antes de las obras. Sin embargo, esto dista aún de estar completamente acabado y se sigue trabajando en las zonas comerciales de las plantas -1 y -3.

Por último, queda la urbanización de la zona de los impares de Avenida de América, que debido a la falta de espacio para distintas actividades (por ejemplo, el hormigonado de muros y de una serie de dinteles) tuvo que ser alterada. Esta parte, que está afectando a los vecinos de la zona, se empezará a devolver a su estado previo a partir de este verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 thoughts on “Obras del intercambiador de Avenida de América: ¿en qué consisten y cuándo terminarán?

  1. Hola gracias por la informacion.
    Los vecinos estamos ahora bastante consternados con la magnitud q esta alcanzando el «mamotreto» (por llamarlo de algun modo) externo que estan montando. Es como 3 veces superior al que habia y no nos hacemos a la idea de como va a quedar.
    Sabes si en el proyecto se contempla la concesion de espacios para nuevas zonas de restauracion como ha sucedido en el de Moncloa?. En la planta -3 de acceso al metro solo hay una cafeteria/bar de bocatas que es de los mas cutre que hay en Madrid.
    Con tanto viajero ya podian poner otras opciones de comida y menos tienda de chorradas q no aportan demasiado.
    Gracias

  2. Menos mal que están arreglando este intercambiador. Era un desastre.

    Lo que echo de menos en la calle con el tema de las obras, es algo de información para el peatón, es un desastre tener que caminar por esa zona y bastante facil perderse entre las obras al ver que la calle que usabas está cortada con vallas. Saludos.

  3. ¿No sería posible poner enlaces a las imágenes del árticulo a un tamaño un poco más grande? Tal como están ahora es imposible distinguir nada

    1. ¡Hecho! Ya se puede ampliar pinchando sobre la imagen.

      Normalmente esto sucede siempre por defecto, pero por algún motivo en este artículo no salía así. Disculpa las molestias.

  4. Cuando diseñaron por primera vez el intercambiador de Avda.América, convirtieron involuntariamente a sus usuarios en cobayas. Gracias a la experimentación con estos sufridos cobayas se pudieron hacer los demás intercambiadores.

    A ver si ésta es la reforma definitiva en mucho tiempo.

  5. Vaya, yo pensaba que la iban a clausurar. Cada vez que la uso siento el aliento del cáncer en mi nariz. A ver si esas nuevas mámparas lo ponen al otro lado de la barrera.
    En fin, gracias por el artículo. Soportaremos las obras con estoicismo.