OHL abandona el Cercanías a Navalcarnero y la Comunidad de Madrid le perdona la multa

0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Buffer this page

El problema de las obras del cercanías a Navalcarnero se enquista. Hace un par de días salió a la luz algo que ya adelantábamos en el mes de septiembre, que el Cercanías no llegaría a esta localidad de la A-5 en 2013. A día de hoy más de 150 millones de euros están enterrados y abandonados entre estos dos municipios en una traza ferroviaria creada al albur del boom urbanístico, con soterramientos innecesarios y unos costes que, en circunstancias normales, hacen inviable la construcción de esta línea.

De esto parece haberse dado cuenta la constructora, OHL, que ha decidido abandonar la obra hasta que se renegocie con la Comunidad de Madrid el contrato de concesión que le encargaba la construcción y explotación de este ramal. En declaraciones a 20minutos.es la propia constructora reconoce inviable el proyecto. Entre tanto, la tuneladora está parada y enterrada bajo Móstoles y los túneles han sido tapiados tal y como temíamos.

Este abandono de la obra es si cabe más doloroso porque la administración, en lugar de sancionar a la empresa, le condona la multa que según el contrato tendría que abonar por los retrasos de esta obra, que tendría que estar inaugurada hace varios meses. Según fuentes conocedoras de la situación, esta sanción no se ejecuta porque OHL es contratista habitual de la Comunidad, con participación en las concesiones de los Metros Ligeros y los hospitales de nuestra región.

Y ahora ¿que?

No se sabe. Lo único que está claro es que los trenes no llegarán en 2013 a Navalcarnero y que cada día que el tajo permanezca abandonado acrecienta el deterioro del mismo y de las máquinas, pudiendo llegar a hacerlas completamente inoperativas. No sería la primera vez que se abandona una obra pública en nuestra región: diversos tramos de la línea 6 del metro permanecieron años en estado de semiabandono por falta de capacidad económica para llevar a cabo la obra. Esto supuso inundaciones de los túneles, deterioros estructurales y aumento de costes.

El caso de Navalcarnero es más grave, puesto que la tuneladora, una máquina extraordinariamente cara y compleja, sigue enterrada bajo Móstoles sin los cuidados necesarios. Además, al estar ejecutada gran parte de la plataforma en superficie esta puede sufrir un rápido deterioro al estar a medio ejecutar.

¿La Comunidad de Madrid puede asumir la obra?

A priori no. Este proyecto fue iniciado mediante concesión a precio cerrado, lo que quiere decir que las obras no son de la Comunidad de Madrid sino de la concesionaria. Si la línea hubiese sido planificada y contratada por la administración regional y la constructora no llevase a cabo la obra sería perfectamente legal rescindir el contrato y adjudicárselo a otra constructora, pero al llevarse a cabo por sistema concesional esto resulta inviable.

Por el tipo de contrato elegido, la Comunidad de Madrid aún no ha sufragado un céntimo de la obra, que es financiada íntegramente por OHL. Así, para continuar la obra por otra empresa, sería necesario expropiar la misma e indemnizar a la constructora. En síntesis, la situación pasa necesariamente por la negociación entre esta empresa y la administración.

Entre tanto y hasta que no haya acuerdo, Móstoles y Navalcarnero seguirán empantanados, con zanjas abiertas en las avenidas principales, obras abandonadas y sin visos de que los ciudadanos puedan disfrutar de este tren a medio plazo.

0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Buffer this page
Sobre el autor
Licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración. Máster en Gobierno y Gestión Pública con especialización en políticas públicas de transporte y movilidad. Actualmente cursa estudios de doctorado con tesis sobre la Red Transeuropea de Ferrocarriles de Alta Velocidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

25 thoughts on “OHL abandona el Cercanías a Navalcarnero y la Comunidad de Madrid le perdona la multa

    1. Yo no llamaría “cercanías” al viejo tren de Madrid-Almorox, más bien se trataba de un pequeño ferrocarril rural que, aunque tenía sus usuarios, no pudo hacer frente a la competencia de la carretera y acabo cerrando.

      El cierre del MVP no fue motivado por la reforma del tren de Móstoles. En realidad, el ferrocarril fue clausurado por sus pérdidas, y la reconversión a línea de cercanías llegó pocos años después como un proyecto aparte, reutilizando parte de la explanación.

      En los años 70, hasta la apertura del nuevo tren, los movimientos diarios entre Móstoles, Alcorcón y Madrid se realizaban principalmente en “la camioneta” (“las Blasas”).

  1. Buen artículo, y una pena que haya acabado este asunto así.

    Por otra parte, hay que recalcar que estas obras por ahora no nos han costado ni un duro a los contribuyentes, a diferencia de lo que está sucediendo con los rescates de las autovías radiales, o los faraónicos AVE’s a todas partes que luego no se utilizan.

    Esperemos pronto veamos una negociación que lleve a buen puerto, las cosas. Aunque está claro, que el tren no será rentable, deben buscarse soluciones.

    Un saludo.

    1. Directamente, ni un duro. Indirectamente, una multa de 5 millones de euros sin cobrar. Además se tienen calles cortadas, restricciones a la circulación y suciedad de obra para un proyecto paralizado desde hace meses. Es normal que la gente se indigne…

  2. Estos si que son unos delincuentes… y luego os quejais de lo del #yonopago desconociendo por completo la iniciativa cuando esta gente de OHL nos está costando millones de euros

  3. Esta obra nunca debió ser iniciada. Fue uno de esos disparatados proyectos de la CAM para atraer votos, así como para apuntalar un especulativo desarrollo urbanístico en Navalcarnero que pretendía así duplicar su población.

    La pena es que no se puede deshacer lo hecho y recuperar lo invertido.

    1. Lole: No se puede recuperar lo invertido, por la sencilla razón QUE NO SE HA INVERTIDO NADA DE LA HACIENDA PÚBLICA. Todo el dinero invertido ha sido a costa de OHL. Precisamente por eso es tan difícil ahora el que se reanuden las obras, sin que antes haya una negociación con esta impresentable constructora, que no cumple lo firmado.

      Y eso lo pone la noticia. Si antes de opinar alegremente, nos leyésemos las cosas…

      1. Cuando hablo de recuperar lo invertido no me refiero literalmente a inversión pública directa, sino a todo lo que ello conlleva, como bien apunta Fernando de Córdoba un poco más abajo.
        Y añado algo más: Navalcarnero en términos relativos es el municipio más endeudado de la provincia (si no me equivoco). Se han dejado hasta el último maravedí en una disparatada expansión urbanística que nace coja porque falta el Cercanías irresponsablemente prometido. Esta inversión pública municipal no se puede recuperar deshaciendo lo hecho.

        De todos modos Yo mismo, gracias por la puntualización.

    2. Lole, imagino que vivirás en una ciudad perfectamente comunicada y la obra de tren a Navalcarnero te la trae al fresco, la viabilidad del tren se aprobó en su momento y si no no se hubieran iniciado las obras, lo que pasa es que el PP y OHL son amiguitos y no pueden sancionarles, ahí está el tema. Mientras tanto más de 25.000 habitantes que hay en Navalcarnero nos sentimos abandonados y engañados.

      1. Psichodelik
        No sé por qué dices que esa obra de tren me trae al fresco. De hecho, ya he dicho varias veces que me parece que nunca se debería haber iniciado. No se pueden hacer inversiones con criterios tan cuestionables. Sí, ya sé que el tren lo iba a construir OHL, pero al final el coste acabará recayendo (y con creces) en el erario público. OHL no regala nada.
        Navalcarnero realmente no necesita ese tren. Ese pueblo está demasiado lejos para convertirlo ahora en ciudad-dormitorio. No se puede poner cercanías en todos los pueblos de la provincia. Caprichitos los justos.

        Y en cualquier caso, una línea de tren que finaliza en Móstoles no será en ningún caso una buena alternativa para los ciudadanos que han escogido Navalcarnero como lugar de residencia teniendo su puesto de trabajo en Madrid. Al final, los tiempos de desplazamiento serán demaasiado largos. Unos seguirán prefiriendo moverse en coche. Y el resto en el autocar que les lleva directamente a P.Pío.

        Así que al final, ¿quién realmente necesita un tren así? ¿Sus habitantes? Opino que no, y ya he dicho porqué. Los que realmente necesitan ese tren son el alcalde y los promotores inmobiliarios. Un tren así, que a pesar de sus defectos es un eficaz reclamo publicitario, facilitará la venta de pisos en ese disparatado desarrollo urbanístico que han organizado allí. Digo disparatado y lo repito. Y el que lo dude que eche un vistazo en Google Map y compare su tamaño con el del resto del pueblo.
        Un tren así, insisto, facilitará las ventas de pisos (pelotazo urbanístico), pero para poco más servirá.

        Lo que más me joroba es que este despropósito no es sólo inciativa de ese alcalde que ha dejado las arcas de Navalcarnero echas un asco. Ha contado con el respaldo tenaz desde hace años de nuestra señora presidenta. La que luego presume de saber gestionar fondos públicos como nadie.

        Creo que dejo claro que esta obra está muy lejos de traerme al fresco.

        1. Entonces ,Cercedilla o El Escorial no estan lejos,como tienen tren, segun tu teoria. Tambien creeras que los coches no se averian o no recalan en el taller 4 o 5 dias, Parque Coimbra no tiene habitantes verdad, y a Xanadu no le interesa a nadie ir en cercanias, o quizás los pueblos aledaños a Navalcarnero no quieran coger el tren alli, el cercanias hasta Navalcarnero desatascaría la A5 un 30%, tampoco les apetece a los conductores ir mas rapido a casa o al trabajo les molan los atascos mogollon.

          1. Cercedilla o el Escorial están junto a una vía de largo recorrido. No supuso ninguna inversión relevante comunicarlos con la capital llevar hasta allí el cercanías. Así pues, la analogía no es válida.

            Lo que no es de recibo es invertir (ya sea directa o indirectamente) en una línea totalmente nueva para que un ayuntamiento pueda dar su pelotazo urbanístico. Por cierto, al de Navalcarnero sus proyectos de futuro le han estallado en la cara. Tiene la mayor deuda relativa de la CAM. Está al borde de ser intervenido.

          2. Lole, Navalcarnero sí tuvo cercanías, pero lo cerraron en 1970 debido a una reforma de la línea entre Aluche y Móstoles (se convirtió a vía ancha, hasta entonces era de vía estrecha), y en todos estos años no se han acordado de recuperarlo, pese a que en su día llevaba un buen número de pasajeros, y pese a que en teoría la reforma debería haber llegado a Navalcarnero y no quedarse sólo en Móstoles.

  4. Vergonzoso lo de OHL (la empresa del marqués Villar Mir) y vergonzoso lo de la CM. Claro, que a ver quién es el politicucho que se atreve a sancionar a la empresa que te construyen, paga y mantiene otras infraestructuras: metros ligeros, hospitales (el nuevo de Móstoles, por cierto), etc.

    Ya saben, una de las ventajas de la gestión privada es que te abandonan la obra.

    1. El nuevo hospital de Móstoles cierto que lo construye OHL. Pero no por concesión de la Comunidad de Madrid, sino por adjudicación directa de la propietaria del mismo: CAPIO. Es decir, es una obra entre particulares. Una vez entregada la obra, OHL se desvincula totalmente del nuevo hospital, y ya solo quedan dos meses para eso.

      Es decir, esto no tendría que ser un obstáculo para el asunto del metro, que es un asunto totalmente aparte.