Siete razones para no colarse en el transporte público

Pagar en el transporte público es una cuestión de civismo. Todos sabemos que los transportes públicos tal y como están planteados no son sostenibles si no pagamos cada uno nuestra parte, pero aún así siempre hay algunos listos que con cualquier excusa justifican el colarse. Nosotros hoy te damos siete razones para no hacerlo.

1. Porque necesitamos transporte público: Y este sólo es sostenible si pagamos por él. El transporte público está subvencionado en gran parte (es decir, que lo que pagas por un billete no cubre el precio real de tu viaje), y para que el sistema se sostenga, es necesario que todos pongamos nuestra parte del precio. Y si eres de los que creen que el transporte público debería estar subvencionado en su totalidad y ser gratuito, hay mejores formas de defender tus ideas que comportarte como si ya estuviesen vigentes.

2. Porque colarse es insultar a los que pagamos: puede que colándote te sientas más listo que los que pagan, pero valga la redundancia, ellos te están pagando el viaje. A quien perjudicas es a los que hacen las cosas bien y pagan cada mes, en ocasiones, renunciando a otras cosas para poder pagar su abono.

3. Porque no pagar por un servicio es robar: Si en una peluquería no te vas sin pagar, o en una librería no te llevas un libro escondido en el bolso, ¿por qué hacer eso en el metro o autobús?

4. Porque el billete te protege: El precio del billete incluye el seguro obligatorio de viajeros, apenas unos céntimos, pero si ocurriese un accidente es la única manera que tendrías de ser reconocido como víctima o afectado y tener derecho a indemnización.

5. Porque si pagas, el sistema mejora. Cuando validas tu billete, tu viaje queda registrado y el Consorcio puede planear mejor la demanda de futuras ampliaciones, las necesidades de mejorar la oferta de una línea (añadir más autobuses, mejorar las frecuencias del metro…). Si no pagas, no eres viajero y no cuentas.

6. Porque si las tarifas te parecen caras, colarse no es la forma de protestar: Si eres de los que ponen como excusa que las tarifas son muy caras o que las subidas son injustas (algo con lo que nosotros mismos estamos de acuerdo) colarse no es la manera de protestar. ¿De verdad crees que van a bajar el precio porque la gente se niegue a pagar?. Formas de protestar hay muchas, y casi todas al alcance de tu mano, pero no utilices este argumento que muchos compartimos para realizar algo ilegal. No nos gustan las subidas como la que se ha hecho, que castiga al usuario habitual, pero hoy por hoy un abono transportes sigue saliendo mucho más económico que sólo el seguro del coche.

7. Porque te puedes meter en un lío: colarse en el transporte público está obviamente prohibido. Al final, por ahorrarte unos céntimos, puedes acabar pasando un mal rato con un inspector y ser sancionado económicamente, sufrir la retirada de tu abono transportes o incluso recibir una denuncia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

33 thoughts on “Siete razones para no colarse en el transporte público

  1. Punto 1
    Se puede pagar por impuestos o donativos voluntartios como la iglesia.

    Punto 2
    Debemos de aceptar la diversidad. Quien es homesexual al heterosexual.

    Punto 3
    Robar es crear déficit directo. Librería si no pagas libro das déficit mínimo de 6 euros a la librería. Ídem si robo de casa de un amigo una bici.
    Lo de la peluquería hay que pagar porque te hacen un trabajo directo y te controlan.

    Colarse y la piratería NO ES ROBAR MONGOLO. Robar sería sacar dinero de las máquinas o taquilla con o sin armas. Colarse NO ES ROBAR. Eso si lo que sería un delito es pegar al revisor o negarse a pagar el billete ante el momento en Renfe o no pagarle el recargo o negarse a sancionarte con 100 euros. Eso si es robar.

    Entrar en un cine sin pagar sin control no es robar pero con control es infringir las normas.

    Punto 4
    Única razón para no colarse porque si da un frenazo y sufres un accidente de oido, vista o movilidad no te indenizan.

  2. «¿De verdad crees que van a bajar el precio porque la gente se niegue a pagar?» –> ¿y de verdad crees que van a bajar el precio escribiendo artículos en la Red?

    «Formas de protestar hay muchas» –> ¿cuáles?

    «y casi todas al alcance de tu mano!» –> insisto: ¿cuáles? ésta es la única forma de protestar que aportas:

    «pero hoy por hoy un abono transportes sigue saliendo mucho más económico que sólo el seguro del coche.» –> en otras palabras: confórmate, podría ser peor

    conclusión: las mentes serviles son cómplices de las leyes injustas 🙂

  3. La gente que se cuela en el metro no suele tener dinero. Lo que daría porque un año desaparecieran los extranjeros que viven aquí y pagan abono mensual y los ancianos no compraran el abono mensual. De que viviría el Metro si estas personas son más del 50% que da dinero al dicho transporte. Y eso sin contar con los estudiantes entonces casi nadie compraría abonos mensuales. NO veo mal que la gente se cuele en en metro, es más los policías viajan gratis, los seguratas también y los trabajadores del metro lo mismo.

  4. Lo que no veo justo, esque se cuelen personas y el conductor no le diga nada, por miedo o porque se la suda, y yo que solo intente colarme una vez y mas que nada porque no me quedaban bonos, de lugar a parar el autobus, y gritar delante de todos que hasta que no pagase no se movia, y obviamente ya np me iba a quedar en el autobus ni aunque pagara por hacerme pasar verguenza y bajarme. Pienso que hoy me puede pasar a mi, pero alomejor mañana se le hace a una persona mayor y tampoco es que sea un gran sacrificio…

  5. Yo puse una hoja de reclamaciones a la EMT por permitir que se colasen unos chavales en un buho y los de seguridad pasar olimpicamente… El transporte es de todos, y por lo tanto, todos debemos contribuir a mantener y mejorar el servicio.

  6. estoy completamente de acuerdo con todos, pero mi pregunta es si por esquivocacion o error, digamos que lo has hecho, deberias decir que lo mejor es reconocer la equivocacion, pagar la sancion y no volverlo hacer nunca mas para evitarse problemas siempre

    Comentario transformado a minúsculas

  7. Me gusta mucho el post, pero sobra dar razones, porque lo único que hace falta es RESPETO, lo que da lugar al CIVISMO. Parece mentira, que la población adulta no tenga esta consciencia. En los países nórdicos les va bien simplemente por eso, por Respeto. Salu2

  8. Yo me cuelo de vez en cuado, lo admito, a lo mejor no es la manera más correcto de expresar mi protesta contra el desproporcionado crecimiento del precio del bono de 10. Cuando llegué a Madrid, hace 5 años, el bono costaba 5,6€, ahora son 9€. Un crecimiento absurdo si lo comparamos con el crecimiento normal de los precios. Por otro lado, a pesar de haber sido prometido, el abono joven sigue sin cubrir a los estudiantes. Así que, a veces, no pago el billete, porque para mi 1€ más o menos me cambia y aun así, pago más de lo que debería pagar según mi criterio.
    PD: soy estudiante universitario de una doble carrera y tengo acceso a internet desde hace 10 años, he visto a gente colarse de todas las clases sociales, no es verdad lo que decís de las clases bajas sin internet.

  9. Me parece correctísimo. Sólo un apunte: esta entrada está un poco descontextualizada.

    Me explico.

    Precisamente los que frecuentamos estos blogs (que por cierto, he encontrado de casualidad) somos gente formal que pagamos nuestros impuestos y colaboramos (con mayor o menor agrado) con el sistema.
    Ergo, este mensaje debería ir dirigido a toda aquella gente que se cuela en el transporte público y mucho me temo que dicho perfil de individuo, raramente sea «bloggero» o tenga Internet siquiera.
    Más que una denuncia útil, encuentro esta entrada un foco de opinión entre iguales: un golpe encima de la mesa que sólo sirve para los pocos que estamos dentro de la sala.

    1. Tienes toda la razón, Mario, y lo tuve en cuenta al escribir el artículo. Sin embargo, este es el único medio que tenemos…

      En todo caso, creo que siempre viene bien tener más argumentos en mente para nosotros mismos o para poder contestar a alguien cuando surja esta discusión 🙂

    2. Pues yo no estoy muy de acuerdo. No conozco el perfil del lector de ecomovilidad.net. Entiendo que aquí no van a aparecer pro-coches o anti-bicis, salvo que vengan rebotados de otra web, pero de ahí a crear un perfil de «lector-medio»…

      Pero sobre todo, discrepo con el perfil del «colador». No siempre tenemos que etiquetarlo con «persona de clase baja y escasos recursos». En los viajes que he hecho, he tenido ocasión de ver cómo se colaba gente de toda clase y condición, muchos de ellos seguramente con internet. A veces, se defrauda más por el hecho de colarse en sí, que por el ahorro económico.

      Y sobre todo, he palpado en la sociedad (incluso en mi entorno) una tolerancia al fraude en el transporte público, como un «no pasa nada». Como en el resto de artículos de ecomovilidad.net, no se escriben con el fin de cambiar de idea al que piensa radicalmente contrario, sino de insertar en el conjunto de la sociedad unos principios básicos, y de reforzar al lector que quiere hacerse una idea. Estoy seguro de que este artículo ha hecho replantearse ideas a más de uno.

      PD: Yo el primero; en mi infancia era un colón en toda regla… :S

      1. Estoy de acuerdo con lo que dice Adri, se cuela gente de toda clase y condición, y no necesariamente por ahorrar. Ayer se me dio una circunstancia curiosa, tras leer este mismo artículo, tuve que salir un rato a la calle. Pues bien, andando por la calle y delante de mi tres chavales (bueno, de entorno a los 21 años, a ojo), mantenían una conversación sobre cómo utilizar de forma fraudulenta el abono transportes para que no los pillaran. Y yo me quedé ¿¿¿¿???? Y es que aunque equivale en definitiva a colarse, el uso fraudulento como tal por desgracia está a la orden del día.

  10. Sólo hay una razón para no colarse en el transporte público. Y es que no se ha de hacer. Si eso no se entiende, no vale la pena dar más razones.

    Más cuando las consecuencias son irrisorias, es mucho más barato colarse que pagar porque no hay controles suficientes. yo en años de ir en metro sólo me han pedido el billete una vez, en Europa en cambio si he vivido más controles, insuficientes, también para que resulte más caro que pagar, pero como mínimo disuasorios, no te sentías tranquilo si no pagabas.

    Menos amenazas y tornos y más controles. Si yo he pagado no quiero estar como un gilipollas en cola para salir porque dos canceladoras están estropeadas y no hay personal. O tener que dar rodeos para llegar al tramvia, que entrar por la puerta delantera al Bus o no poder despedir a la persona amada corriendo por el andén (que bucólico) por tener que pagar un billete.

    Los primeros que me faltan al respeto son los que me tratan como a ganado y no confían que voy a ser honesto, que ponen más interés en que yo pase por el aro que en incordiar al que no paga, gasta más dinero en maquinas que en personal de vigilancia que se autosostendria por la recaudación de las denuncias, e incluso si no fuera así, el coste de duplicar ascensores, hacer vestíbulos y la pedagogía de la vigilancia ya lo compensa. Las guerras no se ganan desde el cielo, hay que tener soldados en el terreno.

  11. Los puntos 4 y 5 están equivocados, al menos en Madrid.
    Las canceladoras no saben las veces que se pasan los billetes. Para contar los viajeros hay gente que los cuenta. Así de artesanal. Con las tarjetas de chip es otra historia, pero aún son algo poco implementado.
    Es evidente que si uno tiene un accidente en el metro, tener el billete es una ventaja, pero aun sin tenerlo uno puede ser resarcido: imaginad que a uno se le cae el techo y se ha colado. ¿No tiene derecho a reclamar que se le haya roto la cabeza?

    1. Las canceladoras si saben las veces que se pasan los billetes; otra cosa es que se utilicen métodos alternativos de contaje para mejorar las (exiguas y siempre insuficientes) estadísticas.

      De las canceladoras se puede saber en tiempo real cuantos viajeros han entrado, donde, en que hora y que tipo de billete. Lo que no se puede hacer es seguimiento origen/destino, de ahí los conteos manuales.

      En caso de accidente, tener el billete no es «una ventaja» sino una obligación. Un caso llamativo fueron las decenas de personas que fueron condenadas en el 11M por intentar defraudar al consorcio de compensación de seguros por fraude, al intentar cobrar el SOV pese a que no estuvieron en los trenes.

    2. Las canceladoras de tarjetas sin contacto de la EMT de Madrid están conectadas al terminal del SAE junto al puesto de conducción. Al validar la tarjeta sin contacto (actualmente sólo se puede hacer con el abono anual), en la pantalla del SAE le aparece al conductor un mensaje con la validación. De esta forma queda registrado de forma precisa en qué parada se ha validado el viaje, y en el futuro, cuando la tarjeta sin contacto sea el soporte utilizado de forma mayoritaria, se podrá saber con detalle cuántos pasajeros se suben en qué sitio y a qué hora (y la adaptación de la oferta a la demanda se podrá determinar con facilidad).

  12. Pues yo he vivido el caso opuesto, ya van tres veces en las que cogo un interurbano para moverme entre dos puntos de Galapagar, y al no disponer de billete de 10 viajes solicito un sencillo, y el conductor (que estas tres veces ha sido el mismo), coge el dinero, se lo mete al bolsillo y me dice que pase.
    Yo, al ser un trayecto corto y por evitar problemas, no quise pedi el billete, pero me he fijado que no solo conmigo lo hace, sino con todos aquellos que piden billete dentro de la misma corona tarifaria, en cambio si van a Madrid, ya si que les expende el billete y mete el dinero en el cajon habilitado para ello.

    1. Pues si tiene cuatro años, no ocupa asiento y va acompañado por un mayor con billete, está viajando legalmente; por tanto no se le está «colando».

      Creo que es sentido común; nadie se cuela «sin querer», aunque luego esta sea la excusa que más oyen los revisores.

      1. Respuesta incorrecta, Adri, porque al menos en Metro y Bus los billetes completos (sin posibilidad de reducción) son obligatorios a partir de los cuatro años. Pasa en pocas ciudades europeas importantes, pero entre ellas Madrid, que no tiene tarifa reducida en menores.

        1. En ese caso, se aplica lo mismo que en el post: si el reglamento dice que hay que pagar, no hacerlo es colarse. Por mucho que defendamos otro sistema de billetes, otro tipo de tarifas u otro ritmo de subida…

          Hay una plataforma de padres que piden un billete gratuito para niños: http://metrobusinfantilgratis.blogspot.com/ Manifestaciones, concentraciones, recogidas de firmas, reuniones con colectivos y partidos… esa es la manera. Pasar sin pagar, no.

          1. Conozco la campaña, y la apoyo, especialmente ahora que se lanzan a la calle… 🙂

            Pero fíjate en el metro y el bus, porque no hay padre o madre que no cuele a sus hijos, al menos hasta los cinco o seis años… Es una barbaridad tan grande cobrar el billete entero, que desde los conductores de autobús a los jurados del metro, pasando por los propios inspectores, todos hacen la vista gorda.

  13. No estoy muy de acuerdo contigo Fernando, ya que a mi al menos no me gusta estar haciendo de policía. O provocar a los macarras que se estan colando para que me la lien a mi.
    También respecto a los que pagamos, pienso que hacer las cosas bien no es ser burros, u ovejas, o algo asi. Al contrario.
    Me parece que hacer las cosas bien, es un forma de estar bien con uno mismo.
    Actuar de acuerdo a mi propia ética, o a lo que pienso; para mi al menos es saludable.

  14. Yo pienso que la gente que paga el transporte tiene la obligación moral de denunciar a quien ve que se está colando, sobre todo por uno de los puntos en los que dicen que los que pagan le están pagando el viaje del que se cuela. Yo pienso que el que se cuela se está descojonando de los «burros» que pagamos y creo que si nos «chivasemos» más, alguno se lo pensaría dos veces antes de saltar las barandillas.