¿Son normales los últimos atascos en Madrid?

0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Buffer this page

En las últimas semanas hemos asistido a varios lunes aciagos en la movilidad madrileña. Por eso, en este artículo vamos a tratar de explicarlos y a repartir culpas y responsabilidades.

Hay que partir de que el problema de los atascos va más allá de un simple problema de gestión del tráfico. En este sentido, influyen los siguientes aspectos, concomitantes entre sí:

1. El diseño de la corona norte de Madrid se centra en el uso del coche

La corona norte de la ciudad se está reconfigurando con la construcción en los últimos años de nuevos barrios periféricos (Montecarmelo, Las Tablas, Sanchinarro y Valdebebas. A los que pronto habrá que añadir Arroyo del Fresno), cuya construcción ha ido encaminada hacia el uso del coche tanto a nivel de viario como por la configuración de las calles, con edificios en unidad habitacional y sin apenas actividad comercial (lo que reduce la complejidad urbana y genera lo que se conoce como “vacíos urbanos”, que son zonas usadas exclusivamente de paso pero no para la estancia).

Para colmo, la dotación de transporte público ha ido por detrás de la construcción de estos barrios. Y, ¿qué pasa si se tiene un viario muy amplio, plaza de aparcamiento en casa y calles vacías? Que se tiende a generar el hábito de usar el coche. Por eso, para cuando se presta el servicio de transporte público, es muy difícil que el reparto modal se reequilibre rápidamente, al tener que actuar sobre patrones de comportamiento ya enraizados.

2. Ha fallado la planificación territorial

Es un problema complejo cuyas causas radican en el precio de la vivienda, los gustos sociales y la getión del territorio. Pero como la explicación de estas causas da para redactar varias tesis doctorales, citaremos únicamente su consecuencia: una suburbanización a nivel metropolitano que ha generado una dispersión urbana sin precedentes.

Esto supone un aumento de las distancias de viaje a los lugares de trabajo, residencia, comerciales, etc, y dificulta la prestación de servicios de transporte público, produciendo un desequilibrio territorial que se traduce en la intensificación del uso del coche.

Además, se han desarrollado varios corredores económicos en torno a las carreteras que confluyen o influyen en los enlaces de Manoteras y Norte (M-30, M-11, M-607, M-603, M-40 y A-1). Eso supone que entre muchísima gente a trabajar en Madrid, que sus corredores preferentes sean carreteras y que además suelan entrar a trabajar aproximadamente a la misma hora.

Hay que tener en cuenta además que la ocupación media del coche es de 1,1 pasajeros/vehículo. Así que más o menos cada persona que pretende entrar en la ciudad ocupa unos 15m2 en un espacio público bastante limitado.

¿Qué pasa cuando entra tanta gente a la vez y va en coche?

Que se producen aglomeraciones de coches porque no hay espacio para todos, hasta llegar a la capacidad que permitan las infraestructuras. Así que, en cuanto hay un condicionante que desestabiliza el frágil equilibrio de tantas carreteras al borde de su capacidad (porque llueve, hay un accidente, etc), el atasco es inevitable. Lo que tendremos que elegir es la magnitud de los atascos que queremos que se produzcan.

¿Entonces quién tiene la culpa?

Estas semanas parece que la culpa se ha situado en el tejado del Ayuntamiento de Madrid y se han llegado a decir burradas como que el consistorio había cambiado el sistema de gestión del tráfico, algo tajantemente falso. Además, la mayoría de las carreteras que se colapsan no son de su competencia y los usos del suelo que tienen aparejadas estaban ahí hace bastante más de 100 días, lo que aleja las culpas del actual gobierno municipal.

De hecho, parece obviarse que las carreteras de acceso a Madrid presentan una mayor capacidad de tráfico que los enlaces y calles del interior de la ciudad. Por eso, los atascos se van a seguir produciendo salvo que cambiemos nuestra conducta a la hora de movernos como proponemos desde hace más de 6 años desde ecomovilidad.net. Aquí las culpas son compartidas entre la Comunidad de Madrid, como responsable de urbanismo y del transporte público, y el Ministerio de Fomento, titular de las autopistas de acceso así como de la M-40 y M-50 y, por ello, responsables de aplicar soluciones que reduzcan la dependencia del uso del coche.

¿Se han propuesto soluciones?

Sí, pero las posibles soluciones no son sencillas y deben venir de forma planificada porque aisladamente no resolverían el problema: carriles Bus-VAO o nuevas líneas de Cercanías para optimizar el uso del espacio público, aparcamientos disuasorios, peajes de entrada a la ciudad, gestión del estacionamiento en destino, restricción de accesos (como son las APRs),… Hace falta un compromiso real a nivel técnico y político difícil de conseguir pero que debe alcanzarse para no cronificar el problema.

Mientras, se han puesto parches como ampliar carreteras o poner agentes de movilidad a regular el tráfico, que no resuelven el problema de fondo y en ocasiones sólo lo agravan, al plantear el coche como único modo de movilidad.

Y como guinda al pastel, las promesas electorales complican la planificación de la movilidad a nivel técnico, al subrogarla a una promesa que la mayor parte de las veces no tiene detrás ningún informe que evalúe su impacto. Un ejemplo muy característico de esto es el de la nueva A-1 prometida por la presidenta de la Comunidad de Madrid antes de las últimas elecciones autonómicas. La solución de ampliar carreteras genera más tráfico y éste, en último término, llegará a los cuellos de botella que suponen los enlaces y las calles. Parece que la solución pasará más por un reparto más eficiente del espacio público y una mejor planificación del territorio.

¿Son normales los últimos atascos en Madrid?

 

0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Buffer this page
Sobre el autor
Soy Doctor Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos por la Universidad Politécnica de Madrid. Estoy especialmente interesado en el impacto de la planificación territorial y urbana en el transporte y la movilidad (y viceversa).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

29 thoughts on “¿Son normales los últimos atascos en Madrid?

  1. Sin ser especialista en el tema, creo que el problema de la diferencia de tiempos es clave. Viviendo en Madrid, con el metro en la puerta, y trabajando en Alcobendas, tardaba 1h15 en llegar en metro y 30 minutos en coche. Sinceramente, las épocas en las que he podido, quería disfrutar de mi tiempo libre y no pasarlo en el metro, pese a ser una firme defensora del transporte público y buscar expresamente la casa cerca del metro (pagando el incremento que esto supone…). Por otra parte, se habla de las frecuencias, pero pienso que el problema de las aglomeraciones es también importante. Está relacionado, pero en la línea 10 cuando los metros pasaban cada minuto en hora punta, iban igual de llenos, y eso hace muy incómodo desplazarse, por no hablar de ir con un carrito de bebé, una maleta…Por esto, no veo los aparcamientos disuasorios como una opción, por mucho que la gente quiera dejar el coche, por ejemplo, en cuatro vientos, no hay espacio físico en el metro para admitir más gente.

  2. Estoy de acuerdo con el artículo. Me atrevería a decir que incluso demasiado laxo con las tres administraciones con competencias en Movilidad y sus inversiones en los últimos 10 años, pues es demasiado fácil sacarles los colores:

    Ministerio de Fomento: 10 años de inversiones mil millonarias en red AVE y en aeropuertos/ampliaciones de dudosa utilidad, mientras que la red de Cercanías con cientos de miles de viajeros diarios ha visto simples migajas. Por no mencionar como dice en el artículo los olvidados carriles bus-vao.

    Comunidad de Madrid: si entrar en profundizar en la utilidad de la última gran ampliación (excesiva radialidad frente a necesaria centralidad) la política de compra de material rodante inadaptable a la demanda, provoca que los trenes se llenen a costa de acumular viajeros en los andenes, que ven penalizado de manera absurda su tiempo de viaje para llenar trenes de 6 coches. De igual modo, cero carriles bus-vao en carreteras de su competencia como la M-607.

    Ayuntamiento: la política de carriles bus en los últimos 10 años ha sido excelente en Valdebebas, donde su flamante carril bus es aprovechado óptimamente por un bus cada 20 minutos. Pena que el resto de la ciudad no hayamos visto ni un metro de carril bus nuevo en ese periodo….

    En fin, de risa la política de transporte público. Desde luego no se puede pedir que los ciudadanos cambien su manera de moverse si las Administraciones no cambian su manera de invertir en transporte. La mayoría de la gente no coge el coche por status social, por vagos o por mil motivos.

    Simplemente, la muchos les sigue compensando 40 minutos de atasco que una hora (o más) de ineficiente transporte público.

    Aprovecho, si me permitís, para publicitar esta propuesta que tanto beneficiaria a los sufridos usuarios del 70, y en general a los que nos movemos por la zona Noreste de la ciudad.

    https://decide.madrid.es/proposals/2112

    Saludos

  3. Muy de acuerdo con el artículo, creo que lo clava cuando dice: “Mientras, se han puesto parches como ampliar carreteras o poner agentes de movilidad a regular el tráfico, que no resuelven el problema de fondo y en ocasiones sólo lo agravan, al plantear el coche como único modo de movilidad.”

    Por la parte gubernamental, es como la pescadilla se muerde la cola. Hay que incentivar el no uso del coche, pero para eso hay que invertir en mejorar el transporte público, pero como no hay dinero… amenazamos con prohibir coches y motos. De ese círculo vicioso sólo se sale apostando decididamente por el transporte público, tanto en líneas de bus como en frecuencias de paso de trenes y metros. La frecuencia media del metro en Madrid es absolutamente vergonzosa. Dicho esto, los que culpan al actual ayuntamiento del problema saben perfectamente que los atascos de Madrid son algo atemporal.

    Por la parte ciudadana, y centrándome en la circulación dentro de la almendra central que es lo que conozco, hay mucha falta de educación e incivismo. Las personas que a diario se mueven dentro de Madrid sólas en un coche de cinco plazas, mayoritariamente diesel, teniendo alternativas razonables de transporte público o pudiendo compartir o pudiendo usar medios de transporte unipersonales, son incívicas. Las personas que paran en doble file entorpeciendo el tráfico en multitud de calles anchas, estrechas, rotondas, generando cada uno su pequeño atasco, son incívicas. Las personas que piden que se respete su libertad de ir en coche donde les plazca, son incívicas, porque su libertad acaba donde empieza la de los que no tendríamos por qué respirar el humo de su diesel. Y las personas que provocan un atasco en sábado o en domingo en la gran vía son, además de incívicas, algo masocas. ¿No les vale con estar toda la semana atascados?

    Por último, aunque no va del todo con el tema, hay gente en foros y en prensa quejándose de que la policía municipal sólo se dedica a poner multas. Yo personalmente no he visto jamás un municipal multando a conductor o peatón alguno, por ejemplo, por ignorar los semáforos en rojo. Y sin embargo en España, según noticia de esta semana, hay 11.000 muertos por atropello al año. Cuando te quejas formalmente al ayuntamiento (a este, al anterior…) te dicen: “bueno, al final es el incivismo de la gente y son ellos los que se juegan la vida”. Pero oiga, ¿¿y la vida de los demás, de los que circulan respetando las normas??

  4. Estoy absolutamente de acuerdo con el artículo, otra cosa es que la gente necesite justificarse de por qué usa el coche o no para sentirse mas o menos culpable.
    El problema es que se tarde 20min en hacer un trayecto en coche y 1h en tte publico, es muy deprimente. Es hora de mejorar el transporte publico, conectándolo más, aumentando sus frecuencias (que son de risa), para que cuando no sea realmente viable, entonces si se use el coche.
    Un saludo!

  5. Para facilitar el transporte público y disminuir la contaminación,habría que hacer
    1/ cierre de la M 50,se reduciría un 20% la circulación en la Carretera de la Coruña hacia la carretera de Colmenar y de Burgos,menos contaminación para Madrid en verano y mejora del ozono
    2/soterrar la Avenida de la Ilustración
    3/ cierre subterráneo de la M 30 en Manoteras
    4/anillo de la M 30 de metro,elevado de los coches ,circundando la ciudad ,sin conductores,como en los aeropuertos
    5/llegada a la M 30 del metro de terminales de las líneas actuales del metro,hacia el centro de la ciudad
    6/ instalación en las carreteras nacionales y regionales (Colmenar Viejo,etc) de trenes elevados automáticos,finalizando en la M 30 del metro con intercambiador,sin autobuses
    7/los autobuses que vienen al centro de la ciudad desde la perifería,cambiarían su recorrido al hacerlo de forma transversal en forma de ocho en las paradas de tren de las carreteras nacionales y regionales
    8/dos billetes uno desde el centro de la ciudad hasta la M 30 y otro desde la M 30 hasta Ávila,Toledo,Segovia,Guadalajara ,etc y sus paradas intermedias
    Gracias por poder expresarme

  6. ¿Y qué solución se propone? ¿Confiscar los coches de la gente y prohibir su uso? ¿Obligar por ley el teletrabajo? En los casos en los que siquiera es posible ir al trabajo en transporte público desde el extrarradio (hay casos en los que ni siquiera es factible), implica perder al menos una hora diaria en desplazamientos.
    Sin mencionar las frecuencias de paso de muchos medios de transporte público que parecen de risa

    1. Hola Mario,

      ¿O debería llamarte Fernando? ¿O Carlos? Es que con tanto cambio de nombre con la misma IP cuesta saber si eres único o trino 😉

      En todo caso, me alegro de que el artículo te esté entusiasmando tanto como para entrar de vez en cuando a comentar. ¡Resulta inspirador contar con un público tan fiel!

  7. No todo el mundo es tan afortunado como vosotros, que puede escoger: si ir en Transporte Publico o en Coche.
    No todos tenemos esa suerte. Mucha gente solo tiene la opción de COCHE, Sí o SÍ.

    Pongamos un ejemplo:

    Una persona que vive en Majadahonda o las rozas y trabaja en San Sebastian de los reyes ()tiempo ida vuelta)
    – Opcion Coche: (50 min) DESCARTADO por que genera atascos.
    – Opcion Helicptero: (40 min) DESCARTADO por que contamina.
    – Opcion a Pie: (12h y media)
    – Opcion trasporte Publico: (3 horas y Media en Cercanías) 2 horas y media más.
    – Opcion Bici: (7 horas) ->según ecomovilidad, !!!!!La mejor Opción !!!!!

    Este caso no es aislado, hay muchísima gente que esta en circustancias peores:
    Vive en las Matas y trabaja en 3 cantos.
    Vive en Torrejon y trabaja en el aeropuerto Madrid Barajas.
    etc…

    Esta es la realidad de Madrid, os guste o no.

    Además tenemos este otro problema:
    https://twitter.com/NacionRotonda/status/656058801028632576/photo/1

    1. La realidad de la ciudad de Madrid (datos de 2012) es que reúne el 49,7% de la población de la comunidad y el 61,6% de los empleos. Si nos centramos en la Almendra Central, la desigualdad es aun mayor, pues esta región, cuya superficie es el 0,5% de la de la comunidad, reúne el 15,4% de su población y el 35,4% de sus empleos. La realidad de Madrid es que es completamente radial, la mayoría de las residencias se sitúan en el extrarradio y la mayoría de los empleos en el centro, lo que ocasiona que los desplazamientos mayoritarios sean periferia – centro y viceversa. Los atascos en Madrid no los ocasionan las personas que viven y trabajan en puntos opuestos de la periferia, los ocasionan los que van a trabajar en coche al centro teniendo una alternativa válida de transporte público (que también debe ser potenciado para que resulte atractivo y para que pueda asumir una mayor cantidad de desplazamientos).

      Por otra parte, y citando también a Nación Rotonda: https://twitter.com/NacionRotonda/status/656076539927265280?ref_src=twsrc%5Etfw
      Esto NO es un movimiento para eliminar todo vehículo motorizado de la superficie de Madrid, lo que se pretende es desincentivar a los que se empeñan en llevar su coche a la puerta del trabajo porque no les apetece viajar en algo tercermundista como es el transporte público aunque sea un recorrido competitivo en tiempo. OBVIAMENTE, hay desplazamientos que no tienen una alternativa pública en condiciones y sólo se pueden realizar en coche, pero son la minoría, no “la realidad de Madrid”.

      1. Muchas gracias por tu comentario cargado de buenos argumentos, zaidvk.

        Una pregunta, porque tengo curiosidad por echar unos números respecto al tema y quiero usar fuentes los más oficiales posible: ¿en qué fuente has encontrado los datos que citas en el primer párrafo? Muchas gracias de antemano.

        Un saludo,
        Samir

        1. He sacado los datos del Plan de Movilidad Urbana Sostenible que aprobó el anterior ayuntamiento: http://www.madrid.es/UnidadesDescentralizadas/UDCMovilidadTransportes/MOVILIDAD/PMUS_Madrid_2/PMUS%20Madrid/Plan%20de%20Movilidad%20de%20Madrid%20aprobacion%20final.pdf
          Yo lo he encontrado buscando en Google, pero luego me he dado cuenta de que también es la fuente que usó Nación Rotonda ayer en Twitter.

          Y muchas gracias a ti por tan buenos artículos. 😉

          1. Excelentes comentarios. ¿Consta en cifras en alguna parte si hay un sustancial aumento de desplazamientos entre puntos de periferia a cambio de reducirse los de periferia-centro? Es por respaldar mi intuición de que las deslocalizaciones de empresas desgraciadamente están haciendo disfuncional nuestra red de transportes.

    2. Has ido a escoger mal ejemplo. Según la tabla oficial de horarios de Renfe Cercanías, el trayecto Majadahonda a Alcobendas-S.Sebastián de los reyes tiene un tiempo medio de unos 55 min,. incluyendo el trasbordo en Chamartin. Con las frecuencias de la C4 tampoco sería grave tener que perder o dejar pasar algún tren.

      Es decir, poco más de lo que se tarda en coche o helicóptero, según tus propias cifras.

  8. Mientras no se mejore el transporte público… Toda la zona norte (Boadilla, Villanueva de la Cañada, Brunete e incluso gran parte de Majadahonda) son el hogar de muchos trabajdores en madrid, pero su transporte público es simplemente lamentable; ir de boadilla a Ciudad Universitaria, un trayecto en coche de 20 minutos, implica estar 1 hora y 15 mins en un autobus o usar una combinación de metro y Metro Ligero de 1 hora y tres trasbordos. Es mucho más práctico ir en coche. Los autobuses están igualmente sujetos al trafico y no sirven de mucho, y esa zona ha sido abandonada por el cercanías. Veo difícil que se deje de usar el coche mientras muchas ciudades periféricas de 50.000 habitantes o más solo tengan como alternativa el autobus, y la red de cercanías sea poco útil (extraradio olvidado, sin parada en la zona de moncloa-princesa-Ciudad Universitaria).

    1. Boadilla, Majadahonda, Brunete, Villanueva de la Cañada. Municipios con baja densidad de población y lejanía relativa del núcleo urbano. La baja densidad impide la dotación de medios de transporte de masas por motivos obvios. Así que no hay ninguna solución buena. Los metros ligeros de Boadilla y Pozuelo son disfuncionales. Mal proyectados. Es lo que pasa cuando nos cuelan infraestructuras disfuncionales (aunque electoralmente rentables). No sólo hay que comerse la deuda resultante, pues no se amortizan nunca; hay que padecer sus disfuncionalidades durante décadas. Otra muestra del legado de Aguirre.

    1. Eso lo dices tú, no el artículo. Yo diría que es por una mala gestión del territorio. Que quieres que sea podemita, genial. Con el mismo mensaje ayer me llamaban ultraliberal en El País y El Mundo por proponer peajes pantalla en los accesos a la ciudad.

      Será que, por suerte, me educaron para ser crítico con todo y con todos… Así que me gusta bastante debatir, siempre constructivamente. ¿Dónde dices que está la propaganda? Gracias 😉

    2. Sin embargo, de los responsables de infraestructuras y urbanismo que determinaron el crecimiento de la ciudad en el norte, la mayoría son del PP. Concretamente Gallardón y Aguirre. Padecemos su legado. Y esto creo que es la verdad, sea yo o no podemita (que por cierto, no lo soy).

  9. Siempre he tenido la impresión de que la mayoría de madrileños viven en un extremo de la ciudad, y trabajan en el otro.
    Por otro lado, los usuarios de los autobuses siempre se comen los atascos y además van mas despacio que los coches porque tienen que ir parando. Tal y como están diseñadas las calles, no le veo ventajas a ir en bus.

    1. Si se fija en la M30, M40 o en líneas de metro como la 1, 9 ó 10, podrá ver claramente que hay un flujo intenso hacia el norte de mañanas y al revés de tarde. Es decir, que hay más viviendas que puestos de trabajo en el sur y lo contrario en el norte.

      De ahí que su impresión.

  10. Ojalá y que tanto colapso conciencie de una vez a los conductores, y se produzca el efecto contrario al del “agujero negro”: si ves que el atasco eterno lo sufres día sí y día también, acabarás perdiendo la paciencia y optarás por el transporte público.

    Ahora bien, más les vale que mejoren todos los medios alternativos. No entro en cuestiones políticas, porque se deben mejorar TODOS (Metro, EMT y Cercanías, cada uno de su padre y de su madre). Si conseguimos que los conductores cambien el vehículo privado por el transporte público pero éste va con las penosas frecuencias de hoy en día, entraremos en un bucle infinito en el que no se sabrá qué opción escoger, porque ambas serán igual de malas de cara al usuario.

    1. El problema es que para mucha gente en su coche llega en menos de la mitad del tiempo (salvo en días como el de ayer, claro) que en transporte público, incluso aunque no tenga que esperar 5 min. o más en el andén. Por eso, mejorar las frecuencias (ojalá lo hiciese, dios) no les va a incentivar dejar el coche en casita. Ellos dirán “que lo hagan los demás”.

      Y antes de que alguien me replique con muy mala leche, no me estoy refiriendo a los que al vivir en el quinto pino, no tienen buenas alternativas al transporte público.