#yonopago: delincuencia e incivismo en el metro

Foto: Kike Rincón / Madridiario

En ocasiones surgen reivindicaciones contra las subidas del precio del transporte en las que se anima a la gente a colarse como forma de protesta. Especialmente llamativa en los medios ha sido la del pasado domingo, cuando un grupo de manifestantes asaltó la estación de Callao bajo el movimiento «Yo no pago». Su objetivo estaba en saltar y abrir los torniquetes de acceso y reivindicar el fraude en el transporte público frente a la subida del precio del transporte y los recortes sociales.

Desde ecomovilidad.net hemos recordado las consecuencias de viajar sin billete. En este caso, aunque la ilegalidad se justifique de otra forma, el efecto es el mismo: viajeros incívicos que se creen más listos que el resto, cuando en realidad sólo están perjudicando al sistema de transporte y a todos los que viajamos en él.

Una protesta contra la subida del billete

En primer lugar, resulta difícil comprender el motivo de la convocatoria: protestar contra la subida del billete del metro. Y es que por primera vez en muchos años, este mes de enero no se han encarecido las tarifas del transporte.

Durante años los viajeros hemos soportado subidas del abono que duplicaban el IPC, o encarecimientos del 22% en el MetroBús. Y desde esta página hemos denunciado la abusiva subvención de abonos a visitantes del fútbol o de las JMJ, o el rechazo de la Comunidad a la subvención ministerial de 10 millones de euros para abaratar el Abono Transportes. Tendría sentido haber protestado en aquellas ocasiones, pero no ahora.

Uno de los muchos carteles que han sido "aclarados".

Muchos apuntan a la campaña «Más por menos» como posible causa del descontento, ya que no es difícil encontrar un panel que no esté pintado de forma reivindicativa. Y aunque las pintadas sean una forma de vandalismo, el hecho de escribir sobre soportes de papel desechables lo convertía en una forma creativa y efectiva de protesta sin mayor perjuicio.

Colarse no es la solución

Sin embargo, saltar el torno es un gesto incívico y un insulto para el resto de viajeros que han pagado su billete conforme a la ley. Pero no se trata sólo de un aspecto legislativo, también hay que preguntarse qué estamos consiguiendo al colarnos en el metro.

Pongamos que el movimiento germina y las cifras de fraude suben hasta el 25%; reduciéndose en consecuencia la aportación tarifaria al sistema. El resultado sería una desviación en el balance de las cuentas del transporte que sólo podría solucionarse de dos formas: subiendo las tarifas y/o reduciendo el servicio. Consecuencias ambas nefastas para los viajeros. ¿De verdad estamos reivindicando una causa justa saltando los tornos?

Por tanto, desde ecomovilidad.net pedimos a las autoridades implicadas (Comunidad y Delegación de Gobierno) que impidan los intentos de delincuencia de este tipo, intensificando los controles anti fraude y reforzando la vigilancia en los puntos de convocatoria. Y a los integrantes del movimiento, ya que se basan en el ejemplo griego, queremos recordar las muchas autopistas de peaje infrautilizadas de nuestra región que reciben subvención pública para cubrir el error que supuso su construcción. Atacar al transporte público no es una buena solución si lo que se busca es justicia social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 thoughts on “#yonopago: delincuencia e incivismo en el metro

  1. quizas no deberias pagar tan religiosamente por el billete ante tal estafa. seguir siendo estafados. recordar que es un servicio publico y que moverse no es un lujo, es una necesidad.

  2. Estoy de acuerdo con el articulo, tan solo puntualizar que llamar delincuencia a saltar el torno me parece algo excesivo.
    Pero es completamente cierto que como medida de protesta no consigue nada y que a los que perjudica es a los que pagamos religiosamente por el billete.
    Si la protesta hubiera sido crear un enorme grupo para pedir la hoja de reclamaciones en cada estacion de un recorrido, para denunciar malfuncionamientos, o dar una tamborrada en los accesos de Gran Via.
    Pero la protesta ha sido algo asi como «yo soy mas chulo y me cuelo, paga tu pringao»

  3. Enhorabuena por el artículo. Explica todo muy bien.

    No obstante, creo que una vez más, debería Metro plantearse muy seriamente retirar esta campaña, que provoca cabreo e indignación (con razón), así como por el cinismo y la subjetividad que tiene su mensaje.
    Comparto especialmente con el artículo, el que buena responsabilidad del espectáculo del #yonopago , lo ha provocado la esta campaña.

    Ojalá sirva de reflexión, y se planteen campañas en el futuro que realmente fomenten y conciencien de las ventajas de tomar el Metro y el transporte público en general.

    Un saludo.

  4. A los que piensan y dicen que el movimiento sólo promovía saltar el torno pero no viajar, me remito a consultar el hashtag #yonopago en twitter, y comprobar como la mayoría lo utilizan para hacer apología para colarse siempre que se pueda, y no de forma puntual ni de protesta.

    Sin duda, el salto del torno sienta un pésimo ejemplo y deslegitima cualquier reivindicación, por muy justa que sea. No encuentro diferencia entre #yonopago y los movimientos pro-fraude como cuelate.info o #memetro, por poner dos ejemplos.

    Si este es el ejemplo que quieren seguir, pues no me representan. Hay motivos para quejarse, pero no así.

    1. No se si Twitter es un termómetro social demasiado fiable, la verdad.

      Lo que yo diría es que en la acción de la que estamos hablando, la gente no se coló para viajar, sino para protestar. Protesta que, por cierto, era pacífica y terminó con la inevitable carga (violenta) policial.

      1. La siguiente podría ser saltarse los tornos del Bernabéu en día de partido (de forma pacífica, claro) protestando por que el Madrid nunca gana al Barça, pero sin intención de llegar al graderío para ver el partido. Solo como reivindicación. A ver que pasa…

        Si hubiera sido una protesta pacífica de verdad, no se provocarían situaciones incívicas ni ilegales, como lo es saltarse un torno. Al fin y al cabo saltarse un torno es como robar. Y si nos ponemos en plan espabilao, el acceso a la instalación, aunque sea para verla, y no viajar se hace pagando, por lo que ya se está cometiendo algo ilegal.

        Un saludo.

        1. Equiparar
          «saltarse un torno» con «robar»

          es tan proporcionado y coherente como comparar
          «acción-protesta» con «colarse en el fútbol»

          Saludos,
          Fernando

          1. Cuando no pagas por una prestación de servicio estas robando, muy a tu pesar, aunque cueste 1.50€.

            Además, ¿quién habla de colarse en el fútbol? Es una acción-protesta por el mal funcionamiento del Madrid con el Barça a pesar de los millones que cobran. Una acción coherente, lógica y útil como la del #yonopago …

            No obstante, con el cinismo de mi comparativa, lo que quería decir, es que uno cuando se cuela o roba en cualquier lado, no le suelen tratar con cariño y buenas formas.
            No entiendo como te muestras tan escandalizado con la reacción de la policía ¿como reprimirías tú una actitud de alguien que te roba o se está colando?

            Saludos.

            Un saludo.

        2. Naranjo, informate sobre lo que es la desobediencia civil y luego opina porque tienes un cacao con los terminos violencia, pacifismo, incivico e ilegal bastante importante.

          PD: La unica violencia que hubo aquel dia en el metro fue la brutal e injustificada carga de la Policia (busca videos). Colarse en el metro es solo una falta administrativa.

          .

  5. Chapeau para este artículo. Yo no lo habría dicho mejor. Y a todos estos incívicos, además de irse a casa con unos buenos palos encima, sanción económica a todos por colarse, impuesta por el personal de Metro de Madrid con la ayuda de la Policía.

    Un único apunte, en este caso lingüístico: En castellano, prevalece el uso de comillas latinas (« ») frente a las anglosajonas, tanto dobles (» «) como simples (‘ ‘).

    Un saludo (:

  6. Este es un reportaje de 5 estrellas y no es por peloteo. Sólo los propios usuarios salimos perjudicados de esto.

    Además, lo de Callao ha creado mucha confusión entre la gente ya que piensan que han subido las tarifas sin avisar. Van más de 5 personas que me han preguntado hasta cuándo pueden canjear los billetes comprados en 2011.

  7. Dos apuntes:

    -«Delincuencia» hace referencia a la comisión de delitos (o faltas). Creo que es obvio que el uso que haces del término es excesivo.

    -Dices lo siguiente: «sólo podría solucionarse de dos formas: subiendo las tarifas y/o reduciendo el servicio». Pues bien, creo que olvidas una tercera: incrementando la transferencia de fondos públicos destinados a cubrir el déficit de operación (o sea: cubriendo esa bajada de ingresos por vía presupuestaria)

    Saludos,
    Fernando.

    1. Fernando, sabes tan bien como yo que actualmente la tasa de cobertura de Metro no llega al 40%. Es decir, que más de la mitad ya está cubierto vía impuestos.

      Bien es cierto que una de las causas son las ampliaciones faraónicas impagables. Una forma de protesta sería no premiar con votos a los que amplían el metro hasta el infinito y no pedir que cambien los trenes cada 5 años o que pongan metro en la puerta de mi casa.

      En el caso que proponemos, incrementar la aportación presupuestaria para cubrir las pérdidas por colarse me parecería aún más doloroso. No tenemos que pagar entre todos el fraude de unos pocos.

      (Y esa frase sería extrapolable a mucha la casta política del país.)

      1. Sólo quería hacer esos apuntes, porque creo que la contestación a ese movimiento es exagerada. Porque el movimiento es incipiente, porque el movimiento es diminuto y sobre todo: porque el movimiento, en realidad, va más allá de «no pagar en el metro».

        Se trata, creo, de una respuesta indignada a políticas de reducción del papel de lo público, vía subida de tasas/precios públicos.

        Está claro que la alternativa (no protestar ante las subidas injustificadas de precios) es mucho más pacífica con los presupuestos generales de la Comunidad de Madrid, pero desde luego va a conducir (espera y verás) a lo contrario que defiendes:

        transporte público más caro > menos demanda > menos ingresos por tarifa

        Claro que la vía del medio sería pedir a la gente que exigiese (en vez de simplemente votar) pero, oye, eso sencillamente no va a ocurrir.

        Saludos,
        Fernando.

        PD.-Yo personalmente sugiero una forma inmediata de incrementar los ingresos: dejar de dar abono transporte gratuito a los empleados/funcionarios de la Comunidad de Madrid.

        1. Habria que plantear esa respuesta, consecuentemente, en aquellos servicios que se han visto afectados por la reducción del papel de lo público en su fincanciación como son las Universidades, la Sanidad, los Servicios Sociales….

          Yendo al frío dato, las tres administraciones han aportado 69 millones de euros más para el sostenimiento de la red de transportes en este ultimo presupuesto. Así que en la red de transportes no sólo no se reduce el papel de la financiación de la administración sino que se amplía.

          El problema de fondo es que la ciudadanía premia el populismo barato del metro para todos que lleva haciendo el PP desde 1995 y que ha llevado el sistema al borde del colapso. Allí donde llega el metro hay un vuelco político. Conclusión: metro al infinito. Y así tenemos ampliaciones impagables como los ML (a 4.51€ euros nos sale cada viajero transportado frente a los 1,59 que cuesta transportar ese mismo viajero por la red «clásica» de metro)o como el Metronorte o el Metroeste.

          Contra eso es contra lo que hay que luchar. Y esa lucha se gana ganando la conciencia colectiva de la gente para que no premie a quien despilfarra el dinero de todos, no saltando tornos que la imagen que traslada es que es positivo y una contestación «de clase» el ir sin billete

      2. …ampliaciones faraónicas impagables

        Lo que son «ampliaciones faraónicas impagables» son los automóviles privados y sus infraestructuras (que si M-40, que si M-50, más carreteras, autovías, etc.)

  8. En el movimiento Yo no pago no se colaba la gente para viajar, se entraba en el metro como forma de protesta. Tampoco se trata de promover que nadie pague nunca sino de un grupo que se reune para hacer la acción concertada y de esa manera visible. Tampoco el movimiento se centra exclusivamente en el metro de Madrid. En fin, que tildarlos de «viajeros incívicos que se creen más listos que el resto», en fin…